Los premios Príncipe de Asturias

Durante todo el año la organización que se encarga de los premios Príncipe de Asturias busca huellas de excelencia en los 8 campos en los que concede galardones. Tras esta labor de campo confecciona una lista que ofrece a los diferentes jurados para que escojan a los elegidos y una vez al año se hace la entrega oficial en la capital del principado que es Oviedo.

            Fue ayer el día elegido, una jornada de sol esplendoroso que acompañaba al sonido de las gaitas que se escuchaban por toda la ciudad. Los gaiteros/as que las tocaban iban vestidos con sus preciosos trajes típicos añadiendo color a la jornada.

            Era emocionante ver a los premiados. Personas que han sobresalido en sus campos y que tienen un elemento común en sus vidas, han querido compartir sus éxitos con el resto de la humanidad. Los científicos de la Nanotecnología mejorando toda una clase de métodos y de instrumentos, el fundador de las orquestas infantiles de Venezuela elevando el nivel educativo de la juventud de su país, Margaret Atwood luchando por la paridad de las mujeres, Rafaal Nadal ofreciendo la imagen de un joven luchador que sabe perder y ganar, Google posibilitando la comunicación y la cultura al mundo entero…

Dentro de los que hablaron me quedo con las palabras del escritor Todorov, un búlgaro que tuvo que refugiarse en Francia cuya nacionalidad ha adoptado. Nos dijo que todos somos extranjeros en potencia y que el grado de nuestra civilización se mide por la capacidad de reconocer una misma humanidad en todos los rostros, aunque sean distintos de los nuestros. Un buen mensaje para los tiempos que vivimos.

Las palabras entrecortadas por la emoción de Ingrid Betancourt nos llegaron al alma especialmente cuando recordó los 6 años de vida prisionera en la selva donde a la falta de libertad se unían los sufrimientos de una vida en esas condiciones tan precarias. Nos recordó que siguen muchas personas secuestradas en el mundo y que es nuestro deber concienciar a los que pueden para terminar con esa lacra de la humanidad.

No hablaron pero sus rostros negros nos traían el mundo africano a Oviedo, el mundo de ese continente abandonado por todos menos por gente como ellos, que pudiendo irse a occidente a practicar la medicina se han quedado en su tierra para ayudar a sus hermanos. Allí, en sus laboratorios luchan para conseguir una vacuna contra la malaria, una enfermedad causante de la muerte de millones de personas en el mundo, especialmente niños. Y sus esfuerzos están dando frutos ya que hay medicaciones que consiguen efectos en el 50% de la población o atenuan las secuelas de la enfermedad. Rostros de negritud que no conocíamos y que nos llenan de admiración

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)