Un espectáculo bochornoso

Reconozco que las veces que he visitado el Santo Sepulcro he tenido que nacer un esfuerzo para sobreponerme a la suciedad y al aspecto mugriento y descuidado de muchos de los sacerdotes a cuyo cargo está el templo. Tras la primera impresión negativa conseguía superarla pensado que la encarnación era precisamente la decisión que Dios […]