Un país sin rumbo

Tengo orgullo de mi nacionalidad española pero confieso que estamos pasando por una época penosa en todos los sentidos. Bogamos sin rumbo, sin liderazgo y cargados de unos viajeros que no piensan más que en si mismos. Cuando hay alguien que descuella ya se dedican los otros a bajarle del carro.
Así nos encontramos con unos políticos de todos los colores que acceden a cargos de la administración para llenar sus bolsillos de los dineros públicos o colocar como funcionarios a sus parientes. Empresarios con un afán de lucro desmedido y trabajadores improductivos y con uno de los absentismos mayores de Europa. Estudiantes que rehuyen entrar en Telecomunicaciones, Físicas, Matemáticas… porque son carreras que exigen mucho esfuerzo. Los niveles de primaria y secundaria nos colocan en el furgón de cola de las naciones desarrolladas. La administración se llena de funcionarios lo que obliga a crear cada día mil papeles para justificar su presencia.
La justicia es lenta, mala y está politizada. Buen ejemplo de esta realidad es el Tribunal Constitucional donde el recurso al estatuto de Cataluña no sale porque hay 10 magistrados que se han mostrado contrarios. Unos piratas de chicha y nabo se han convertido en interlocutores del gobierno español para defender a unos pescadores que llevaban pabellón de Euskalerria y no sabemos que hacer con los que nos hemos traído a España para ser juzgados.
Hablamos muchos de la maldad de la ley del aborto pero menos de las decenas de miles de abortos que se producen todos los años con lo que no se asignan en los presupuestos partidas para evitar este drama. Creo que los cristianos tenemos parte de responsabilidad cuando nos cerramos a la práctica de los métodos anticonceptivos. La Junta de Extremadura se gasta el dinero en enseñar a los jóvenes a masturbarse de lo que están muy satisfechos.
La moral cristiana ya no se practica pero no ha sido sustituida por ninguna otra. Tenemos la sensación de que nuestra jerarquía eclesiástica se pasa el día regañando al personal, en parte para defender su cota de poder cuando el cristianismo se transmite mejor en la debilidad. No tenemos valores y nuestros héroes son personajillos de la televisión que no han hecho más que difamarse unos a otros. Los jóvenes no se levantan para dejar su sitio a personas mayores o embarazadas y sacan la navaja a la menor discusión. Los hijos dejan a sus padres en residencias de ancianos, una veces con motivo pero otras por egoísmo puro y duro.
Lo siento, pero no me gusta España y lo malo es que pienso que tengo mi parte de culpa en esta situación. No he sabido, no hemos sabido, transmitir unos valores que hacían la vida menos salvaje y que daban oportunidades a los menor dotados.

5 Responses to “Un país sin rumbo”

  1. a veces es necesario tocar fondo para subir re-novados. Los fines de etapa suelen ser así . Y es el fin de una etapa marcada por el ego hinchado de una sociedad hedonista. La caida del imperio de lo material, del dinero facil. Tiempo de una catarsis social y personal que nos lleve al inicio de un tiempo en que retomaremos el gusto por lo sencillo, por lo honrado, por el trabajo bien hecho, por criar a nuestros hijos desde el amor, y no desde la competencia, para ser siempre los numeros unos, estresados antes de hora, y rebozados en colesterol. La esperanza cristiana nos sostiene. Y el Amor de Di*s.

    Día del Señor: que nos ilumine para reconducir este caos. Un paseo slowly al sol, nos vendrá bien a todos.

    Saludos Isabel.

  2. Saludos a tí y mil gracias por tus comentarios siempre acertados
    Isabel

  3. Da pena reconocer que hay que estar de acuerdo con lo que dices. Pero para no caer en el pesimismo-depresivo, a lo mejor podías hacer otro artículo en el que señalaras los elementos positivos de nuestra “querida España, esa España mía, esa España nuestra” que cantaba Cecilia.

  4. Tu análisis-comentario me parece lleno de sentido común y me identifico con él, tal vez lo formularía de otro modo, pero sólo serían eso, matices o una formulación diferente.
    Isabel, en un primer mundo democrático, tenemos los gobernantes que nos merecemos: los cristianos hemos rehuído por lo general mancharnos con la política y la hemos dejado en manos de los que mencionas, hombres sin escrúpulos, infrapreparados y mediocres, paa quienes la estética cuenta más que la ética (que desconocen), y sin proyecto alguno salvo su propia continuidad en el despacho y con el audi a la puerta. Me temo que recogemos lo que hemos sembrado, en el mejor de los casos hemos decidido ser “buenos” en nuestro trabajo, siempre que evitemos los conflictos con el poder con nuestra actitud.
    Y así nos va.
    Y así me va a mí, que me tengo que marchar del hospital donde trabajo (obviamente porque quiero hacerlo, también es verdad) porque decidí no callarme (bueno, nunca me callé en ninguna parte donde estuve, pero tampoco entré en la arena política, por lo que no soy inocente del todo).
    Piensa en lo que digo y pregúntate si no tengo parte de razón.
    Un abrazo

  5. Angel, tienes razón en todo lo que dices. Yo soy la primera que vivo mi cristianismo sin dar la cara y tengo que reconocer que tampoco me identifico con los que van por el mundo haciéndolo con lo que estoy… hecha un lío. Un abrazo

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)