Cuento de Navidad

Esta noche de Navidad os voy a contar mi historia porque creo os puede resultar entretenida y útil. Yo era una pequeña estrella que vivía en el firmamento rodeada de muchas hermanas, unas eran más grandes y refulgentes que otras, pero no teníamos celos ni competencias entre nosotras. Algunas reconocíamos a Venus como nuestra guía pues era la más madrugadora, la que lucía con más intensidad y la que nos llevaba por caminos nuevos.
Un día nos dijo que iba a conducir a unos sabios de oriente hasta Belén, una pequeña ciudad judía donde se había producido un nacimiento. Aquellos hombres tenían interés en conocer al recién nacido y le habían pedido su colaboración.
– ¿Venís? Nos preguntó a algunas. Supone alejarnos de nuestra ruta pero creo que puede merecer la pena. Son hombres inteligentes y cultos con lo que su interés estará bien fundamentado.
A mi todo lo que suponía novedad me atraía, con lo que me apunté enseguida. Para facilitar a los sabios la visión de Venus debíamos de acercarnos más a la tierra, lo que nos dio la oportunidad de ver con mayor nitidez sus paisajes y lo que por allí pasaba. Era de noche cuando sobrevolamos un pueblo en el que había bastante gente concentrada y la curiosidad me llevó a adivinar lo que estaba pasando. Por lo visto, se había caído un niño a un pozo que no era excesivamente profundo, pero la falta de luz impedía que pudieran socorrerle. Los fuegos que acercaban a la boca se apagaban enseguida, por los gases que salían de aquel agujero, lo que mataría al niño en poco tiempo.
No lo pensé dos veces
– ¡Venus! Grité, no me esperéis, voy a acercarme más a la tierra. Luego cuando termine lo que quiero hacer, correré para alcanzaros.
Tuve que bajar mucho pues soy pequeña y para que mi luz alumbre, debo de estar muy cerca del lugar que me necesita. Así que, bajé y bajé, hasta que el pozo quedó perfectamente iluminado. David, que era el padre del niño, gracias a mi fulgor, pudo bajar atado a una cuerda y alcanzar el cuerpo de su pequeño que estaba a punto de desmayarse. Los demás, desde la boca del brocal, les alzaron con presura.
Me hubiera gustado que hubierais visto la cara de esa madre al coger al niño en sus brazos. Lo besaba y lo abrazaba con pasión mientras derramaba lágrimas de emoción. Fue en ese momento cuando alguien dijo
– ¡Que luz más rara hay esta noche!
En ese momento supe que me tenía que ir y volver de nuevo con mis compañeras pero cuando subía acerté a ver a una mujer que bordaba a la luz de una lamparilla de aceite y le decía a su marido
– Tengo que entregar este trabajo mañana pues si no lo hago no me pagarán y necesitamos el dinero. Es un bordado muy fino y no veo
No tuve valor para seguir mi camino. Volví a bajar y entré por la ventana de la casa. Acostumbrada a estar siempre en movimiento me quedé muy quieta durante toda la noche hasta que la mujer acabó su obra de arte ¡Sus puntadas eran perfectas! Cuando llegó la mañana ya me podía ir pero ¡Cómo me dolía el cuerpo de estar tantas horas en la misma postura!
Al subir tuve la mala suerte de coger una tormenta de arena que me puso perdida, mientras que un rayo cayó sobre un par de mis puntas doblándolas. Intenté enderezarlas sin éxito lo que retrasó mi camino. ¡Tenía una pinta! Cuando llegué a Belén se habían ido los magos y las estrellas y yo, iba a hacer lo mismo, cuando oí una voz que me decía
– Estrella, no te vayas que quiero hablar contigo. He visto lo que has hecho en el camino y me ha gustado. Tus compañeras no se han fijado en lo que pasaba en la tierra y las que lo han hecho, han considerado que no les concernía. En cambio tú te has esforzado y has conseguido quitar más de un dolor en el mundo. Te voy a ofrecer que te quedes conmigo
– Niño, no sabes lo que dices, he perdido mucho brillo con la arena que se me ha pegado al cuerpo y algunas de mis puntas se han doblado por un inoportuno rayo que me cayó encima. Ya no sirvo para mucho.
– A mi no me importa lo que has perdido pues me gustas como eres. Me agradaría que accedieras a meterte dentro de mí, quiero ser la luz del mundo y necesito gente como tú. Cuando veamos un problema, ya sabes que cuatro ojos ven más que dos, salimos con tu luz al paso y lo arreglamos.
– Acepto encantada pues esta noche sentí una gran satisfacción por lo que había hecho. No me importó dejarme en el camino algunas cosas que, al fin y al cabo, no tienen importancia. Pero te voy a pedir una cosa ¿puedo contar esta historia a mis amigas las estrellas y a todos los que me quieran escuchar? Me ha gustado mucho la experiencia y cuantos más seamos para aliviar los dolores del mundo mejor será ¿no te parece?
Al niño le pareció bien mi propuesta y por eso os la cuento a vosotros ¿Queréis uniros a nuestra causa?
Isabel Gómez Acebo

One Response to “Cuento de Navidad”

  1. Gracias, Isabel, por este cuento, que es precioso. Es muy interesante que una estrella, “destinada” a ser observada, sea tan observadora… La verdad es que el cuento nos invita a mirar la realidad y a comprometerse, y a dar de sí lo que somos; nos recuerda que meterse en harina nos deja los músculos resentidos, el vestido lleno de manchas y el corazón satisfecho; nos alienta a no desesperar cuando pensamos que hemos llegado tarde, y nos anima a contar cómo se ha hecho realidad en nuestras vidas la Buena Noticia.
    Es una gran historia.
    Un abrazo.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)