Disfrtuta tu café

Un grupo de profesionales,  todos triunfadores en sus respectivas carreras,  se juntó para visitar a su antiguo  profesor. Pronto la charla devino en quejas  acerca del interminable ‘stress’ que les  producía el trabajo y la vida en  general.  El profesor les ofreció  café, fue a la cocina y pronto regresó  con una cafetera grande y una selección  de tazas de lo más ecléctica: de  porcelana, plástico, vidrio, cristal -unas  sencillas y baratas, otras decoradas, unas  caras, otras realmente exquisitas… Tranquilamente les dijo  que escogieran una taza y se sirvieran   poco del café recién preparado.  Continuó:  Lo  que ustedes querían  era el café, no  la taza, pero instintivamente  buscaron las mejores. ‘Les  aseguro que la taza  no le añadió calidad  al café. En  verdad la taza solamente  disfraza o reviste lo  que bebemos La  vida es el café.  Los  trabajos, el dinero,  la posición social,  etc. son meras tazas,  que le dan forma  y soporte a la  vida y el tipo  de taza que tengamos  no define ni cambia  realmente la calidad  de vida que llevemos. A menudo, por concentrarnos sólo en la taza dejamos de disfrutar el café. La gente más  […]