Semana Santa andaluza

Por la mañana me despiertan los tambores, son los chicos de un pueblo que ensayan con entusiasmo su contribución a las procesiones. La mañana es fría y llueve, una lluvia que cae como jarro de agua fría sobre los corazones de los cofrades, que miran al cielo con temor ¿Podrán sacar los pasos a la calle? Han estado todo el año preparando el manto de la Virgen, restaurando lo dañado el año anterior, determinando el turno de los costaleros, cosiendo túnicas y capirotes… ¿Habrá sido en vano, tanto trabajo? A pesar de los presagios negros del hombre del tiempo, no se tomará la decisión final hasta que llegue la hora.

Año tras año, me impresiona la fe de este pueblo, una fe distinta y para muchos incomprensible, pero que conecta a sus fieles con Dios. Sin discusión, la primacía de la devoción se la lleva la Dolorosa, una imagen de mujer joven y bella, que sigue el paso de su hijo crucificado, sin que las imágenes respeten la diferencia de años entre los dos. El único dolor que se ve en la cara de la madre, es un brillante bajo los ojos, que hace las veces de lágrima. Y sin embargo, a pesar de los anacronismos, el espectáculo es bellísimo e invita a levantar los ojos al cielo.

Es una fe que tiene mucho de sincretismo y que a la hora de la ortodoxia, no tiene defensa (no sé los motivos por los que los cancerberos del buen pensar teológico,  no han levantado sus excomuniones) pero acerca a Dios a los hombres. Estos días estaba leyendo las conclusiones de un encuentro en Brasil de teólogos del Tercer Mundo, que reflexionaban sobre las condiciones del catolicismo en sus países. Hablaban de la pérdida de fuerza de las religiones (salvo la musulmana) pero del fortalecimiento de la espiritualidad. Cada ser humano se busca sus caminos.

El templo de la espiritualidad andaluza son las calles de sus pueblos, el incienso lo ofrece el olor a azahar que se desprende de los naranjos, las vestimentas sagradas son los capirotes y mantillas que acompañan a las imágenes, las fugas de Bach se esconden tras los tambores procesionales… y el pueblo vibra, sobre todo con su Virgen, la más guapa de toda la comarca. Dios, sentado en las nubes que amenazan la tarde – noche, sonríe y bendice a esa fe, sin teologías profundas, pero sincera.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)