Humor contra la crisis

Las Principales Teorías Económicas explicadas con vacas:

Socialismo: Tú tienes 2 vacas. El estado te obliga a darle1 a tu vecino.

Comunismo: Tú tienes 2 vacas. El estado te las quita y te DA algo de leche.

Fascismo: Tú tienes 2 vacas. El estado te las quita y te  VENDE algo de leche.

Nazismo: Tú tienes 2 vacas. El estado te las quita y te  dispara en la cabeza.

Burocratismo: Tú tienes 2 vacas. El estado te pierde una, ordeña la otra y luego tira la leche al suelo.

Capitalismo  tradicional: Tú tienes 2 vacas. Vendes una y te compras un toro. Haces más vacas. Vendes las vacas y ganas dinero. Luego te jubilas rico.

Capitalismo moderno: Tú tienes 2 vacas. Vendes 3 de tus vacas a tu empresa que cotiza en bolsa mediante letras de crédito abiertas por tu cuñado en el banco. Luego ejecutas un intercambio de participación de deuda con una oferta general asociada con lo que ya  tienes las 4 vacas de vuelta, con exención de impuestos por 5 vacas. La  leche que hacen tus 6 vacas es transferida mediante intermediario a una empresa con sede en las Islas Cayman que vuelve a vender los derechos de las 7 vacas a tu compañía. El informe anual afirma que tú tienes 8 vacas con opción a una más. Coges tus 9 vacas y las cortas en trocitos. Luego vendes a la gente tus 10 vacas troceadas. Curiosamente durante todo el proceso nadie parece darse cuenta que, en realidad, tú sólo tienes 2 vacas.

Capitalismo  americano: Tienes dos vacas. Vendes una y fuerzas a la otra a producir la leche de cuatro vacas. Te quedas sorprendido cuando ella muere.

Economía japonesa: Tú tienes 2 vacas. Las rediseñas a escala 1:10 y que te produzcan el doble de leche. Pero no te haces rico. Luego ruedas todo el proceso en dibujos animados. Los llamas ‘Vakimon’ e incomprensiblemente, te haces millonario.

Economía alemana: Tú tienes 2 vacas. Mediante un proceso de reingeniería consigues que vivan 100 años, coman una vez al mes y se ordeñen solas. Nadie cree que tenga ningún mérito.

Economía rusa: Tú tienes 2 vacas. Cuentas y tienes 5 vacas. Vuelves a contar y te salen 257 vacas Vuelves a contar y te salen 3 vacas. Dejas de contar vacas y abres otra botella de vodka.

Economía china: Tú tienes 2 vacas. Tienes a 300 tíos ordeñándolas. Explicas al mundo tu increíble ratio de productividad lechera. Disparas a un periodista que se dispone a contar la verdad.

Economía iraquí: Tú no tienes vacas. Nadie cree que no tengas vacas, te bombardean y te invaden el país. Tú sigues sin tener vacas.

Economía  india: Tú tienes 2 vacas. Las pones en un altar para adorarlas. Después sigues comiendo arroz al curry.

Economía suiza: Hay 5000000000 vacas. Es obvio que tienen dueño pero nadie parece saber quién es.

Economía francesa: Tú tienes 2 vacas. Entonces te declaras en huelga, organizas una revuelta violenta y cortas todas las carreteras del país, porque tú lo que quieres son 3 vacas.

Capitalismo italiano: Tienes dos vacas. Una de ellas es tu madre, la otra tu suegra, ¡¡maledetto!!!

Capitalismo británico: Tienes dos vacas. Las dos están locas.

Economía española: Tú tienes 2 vacas, pero no tienes ni idea de donde están. Pero como ya es viernes, te bajas a desayunar al bar que tienen el Marca. Si acaso, ya te pondrás a buscarlas el miércoles después del puente de San Aniceto.

Reconozco que es malo y largo, pero si te ha producido una sonrisa, vale la pena. Hoy no vivimos y leemos más que tragedias y conviene cambiar el chip

 

 

 

 

3 Responses to “Humor contra la crisis”

  1. Muy bueno….

  2. Hasta cuándo los ciudadanos españoles han de soportar una monarquía que venida de la falsedad es la mentira? ¿Hasta cuándo los ciudadanos han de sufrir la agresión de los poderes? ¿Hasta cuándo los gobernantes han de servir escandalosamente a quienes esquilman al pueblo? ¿Hasta cuándo los partidos que dicen representar la democracia han de constituir el biombo que solapa todas las insidias? ¿Hasta cuándo hemos de seguir creyendo que la riqueza es obra de los poderosos? ¿Hasta cuándo las leyes deben ser concebidas desde la moral de la represión? ¿Hasta cuándo los jueces y los fiscales seguirán hundiendo sus raíces en el contaminado humus de la minoría? ¿Hasta cuándo la angustia y la desesperación han de constituir el más duro de los impuestos? ¿Hasta cuándo hemos de creer el catecismo de los que han podrido la realidad con los títulos de una estólida sabiduría? ¿Hasta cuándo el orden ha de consistir en el silencio? ¿Hasta cuándo esos católicos aupados a la jerarquía del gobierno seguirán sin realizar el mandato de que los pobres poseerán la tierra? ¿Hasta cuándo el indignado grito de rebeldía frente a la opresión constituirá un delito? ¿Hasta cuándo el hambre seguirá siendo una fatalidad inevitable? ¿Hasta cuándo la majestad será honrada bajo el palio hecho con la piel de los que nada pueden? ¿Hasta cuándo la santidad seguirá constituyendo el remedio para la impotencia? ¿Hasta cuándo durará el espolio de los que, como cantaba el poeta, tienen «los pies y las manos presos»? ¿Hasta cuándo el miedo constituirá el abono de la ignorancia? ¿Hasta cuándo la palabra «libre» excitará la represión del que maneja el poder? ¿Hasta cuándo exigir justicia constituirá un atentado? ¿Hasta cuándo el poder nos herirá protegido por el velo de los argumentos escritos en lengua que no entiende el pueblo?
    ¿Por qué los representantes de la nación se envilecen actuando, según clamó el santo caballero ya vencido, como servidores de «señores que en gusanos se convierten»? ¿Por qué empecinarse hasta el escándalo moral en ocultar la partida de nacimiento de una monarquía que no fue proclamada por la calle? ¿Por qué una reina, destrozada como mujer y soberana, decide huir hasta donde no la alcance la luz turbia de la Corona? ¿Por qué tantos ciudadanos confiesan su pecado monárquico sin propósito de enmienda? ¿Por qué los ministros, los banqueros y quienes les ponen la mesa para el solaz diario se limitan a jugar al ajedrez con las vidas sin más propósito que prolongar su lujuria de poder? ¿Por qué el escándalo que esparce la tormenta augusta alborota a la razón mientras las masas son invitadas a portar la leña para su propio sacrificio? ¿Por qué se desprecia al pueblo sacralizando de nuevo al ser que reclama a Dios como su padre? ¿Por qué, como en los siglos del poder absoluto, hay que susurrar calladamente el escándalo de las dos Cortes? ¿Por qué no se puede someter al juicio popular la existencia de una monarquía en un siglo que precisa redimir su espíritu de la injuria del fascismo? ¿Por qué la obligación de tantas cargas ha de amortizarse en el clamor de la indignación callada? ¿Por qué nada de lo que se dice desde el poder concuerda con la verdad sin que los cimientos del país se conmuevan? ¿Por qué el empobrecido ciudadano ha de pagar tantas horas viciosas sin ser suyas? ¿Por qué hacen que los corazones honrados que quedan en una nación sin brújula hayan de llorar por la muerte de un elefante? ¿Por qué tan disparatado circo con equilibristas sobre la cuerda floja de una existencia agotada, domadores de ciudadanos adormecidos, tramoyistas de la realidad fingida?

  3. Me he reido y lo he mandado a otros para que se rían… y eso es bueno, muy bueno.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)