Un ejemplo de las religiosas

Acabo de terminar un artículo en el National Catholic Reporter de Joan Chittister y me ha parecido que podía interesar a los lectores de este blog. En la primera parte comenta la dimisión de Benedicto XVI, para subrayar que es un momento de cambio para la Iglesia, que puede seguir el camino que empredieron las comunidades religiosas femeninas.

             “Las religiosas tienen algo que enseñar a la Iglesia sobre los procesos de conversión y desarrollo necesario en estos tiempos. También se encontraban encasilladas en otro mundo, vivían separadas del pueblo, se vestían con ropas diseñadas hace siglos y no contaban con identidad, personal e individual. El resultado fue que se iban separando cada día más de la gente a la que debían servir, porque se encontraban  lejos de sus necesidades y sentimientos.

             La renovación de estas comunidades, tuvo que pasar por tres cambios antes de permitirse la posibilidad de tomar decisiones o planificar el futuro. Era necesario realizar una desmitificación para una posterior integración y relación. La vida religiosa tenía sus monarquías, que debían ser derrocadas para que naciera la creatividad, y las dotes de sus miembros florecieran para ponerlas al servicio de todo el mundo.

             El primer paso suponía aceptar el Concilio Vaticano II en lo que suponía  colegialidad y subsidiaridad, adoptar los conceptos de responsabilidad compartida y aceptar las decisiones individuales. Este camino hacía necesario abandonar la autoridad absoluta que se había creado en torno a los superiores para que las decisiones importantes fueran tomadas por toda la comunidad. Las religiosas empezaron a decidir por sus vidas, mujeres adultas y educadas que hasta ahora habían sido privadas de hacerlo. Como ejemplo, escoger la hora de acostarse, fijar una visita con el médico e incluso reglamentar sus horas de oración. Las superioras se empezaron a pensar que debían ser figuras de Jesús en la comunidad, es decir líderes espirituales y no legisladoras, monitoras o abejas reina.

             En segunda instancia, las religiosas debían aprender a integrarse en la sociedad a la que tenían que servir. Hacerlo no exigía prescindir de un vestido simbólico, pero había que poner el hábito al día de manera que fuera más simple y más integrador. Muchas religiosas, como hiciera Jesús, comprendieron que tenían que ser personalmente el símbolo, algo mucho más difícil que llevarlo puesto.

             Muchas voces se levantaron para augurar que estos cambios eliminarían el respeto conseguido por las generaciones anteriores. Yo no puedo hablar más que por mi comunidad pero puedo afirmar, que separadas del pueblo, encerradas como seres de otro planeta, vestidas para demostrar lo especial que éramos, no generamos el mutuo respeto del que gozamos ahora en nuestras relaciones con las personas para las que nos desvivimos. Vienen a pedirnos apoyo espiritual, buscan a religiosas concretas para encontrar consuelo o consejo y se integran con nosotras como ayuda en nuestro ministerio y reflexión espiritual.

 Finalmente, tener en cuenta las preocupaciones que plagan nuestro mundo como la paz, justicia, los temas femeninos… y admitiendo que hay cuestiones que dañan la credibilidad de la Iglesia como el clericalismo, sexismo, sexualidad, las implicaciones con otras religiones, se consigue que las religiosas sean honestas y compasivas dentro de la Iglesia peregrina.

 Desde mi punto de vista, la jerarquía eclesial puede tener la oportunidad, desde el cruce de caminos que ha marcado Benedicto XVI, de empezar a desmitificar, a buscar la colegialidad y a efectuar un discernimiento que incluya al pueblo de Dios en los grandes temas de nuestra época.

 Al final, supone aprender alguna cosa de las mujeres. Pero el mero hecho de reconocerlo ¿no supondría avanzar un tercio del camino necesario? Ahí dejo este pensamiento.”

                                                                        Joan Chittister

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)