Gloria efímera y auténtica

Dos procesiones entraron en Jerusalén un día del inicio de la semana de Pascua. Una estaba compuesta por campesinos y la otra por miembros del ejército imperial que se dirigían a la ciudad para evitar disturbios, ya que la Pascua celebraba la liberación de Israel de otro imperio opresor. Del este, llegaba Jesús aclamado por […]