Mindfulness

En el mundo anglosajón se ha puesto de moda esta palabra, mindfulness, cuya traducción literal es “plenitud de la mente” pero que no se queda reducida al intelecto sino que busca la plenitud de la persona. En general acuden a estas prácticas, que conllevan su obtención las personas que, por su trabajo están sometidas a mucho stress o buscan dar sentido a su vida. Yo tenía muchos amigos extranjeros que, sin ser religiosos, practicaban sus métodos lo que me extrañaba.

            Pues aunque originario del budismo sus prácticas se han secularizado. En síntesis pretenden que el individuo medite buscando un estado de vaciamiento interior para conseguir llegar al yo profundo, sin juicios de bondad o maldad. Una amiga americana que me contaba las excelencias del método, decía que la paz que consigue aumenta las defensas contra las enfermedades, apoya los pensamientos positivos frente a los negativos, ayuda a sortear las distracciones, aumenta la compasión, la empatía y el altruismo,  facilita las relaciones combate el stress y el sentimiento de una vida vacía.

            Un poquito molesta por el entusiasmo que mostraba por unas ideas que me parecían familiares dentro del cristianismo, respondió que a ella nunca le habían enseñado en la Iglesia esas prácticas y tuve que darle la razón. En nuestro credo el camino de la meditación está reservado para los sacerdotes, personas consagradas y algunos laicos. Para los demás, a los laicos normalitos, se les aconseja que vayan a misa y reciban los sacramentos.

            Por eso hay que coger la influencia de la moda y hacerla nuestra. Dejar tiempo en las misas para que los fieles mediten dándoles pistas, organizar cursillos de meditación, olvidarse un poquito del pecado que genera sentimientos de tristeza y apoyar las cosas buenas que hemos hecho en la vida, abrir los ojos al sufrimiento de los demás y como dice el budismo fortalecer la espalda y que nuestro pecho se ablande para ser capaces de soportar  los cuerpos que necesitan ser abrazados.

            Si somos capaces de abandonar liturgias que no dicen nada, en aras de otras que si lo hacen, volverán los templos a llenarse y nuestros corazones de cristianos se  volcarán con los que sufren haciendo que nos sintamos mejores. Algunas personas dentro de nuestras fronteras ya han iniciado este camino, organizando cursillos formativos a todos los niveles. Tengo en mi entorno, gentes poco interesadas en la religión, que han abrazado este método y están felices. Se sienten bien y su alma se ha ensanchado porque se sienten unidas a toda la humanidad.

Es bueno este tiempo navideño para meditar estas cosas y que se puedan practicar el próximo año.

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)