Piscinas y religiones

Cuando yo era niña en un club de Madrid se reglamentaban los días que se podían bañar los varones y las mujeres en su piscina, algo que me parecía muy raro. Más extraño aún fue que, en un viaje familiar a Roma, uno de nuestros hijos, simpatizante del Opus Dei, nos pidió que fuéramos a […]