Una enfermedad inoportuna

Lo teníamos todo preparado para que los hijos no se preocuparan de nosotros y para conseguirlo habíamos organizado un viaje, un pequeño viaje que nos permitiera pasar la noche de fin de año fuera de casa. Pero el hombre propone y Dios dispone pues el día antes de salir cogí la gripe con mucha fiebre y tuvimos que anular nuestro programa. Como ya estaban nuestros familiares fuera de Madrid no pudieron acompañarnos, como hubieran deseado, y tuvieron que recurrir a llamadas telefónicas

            Ha sido la primera vez en 50 y tantos años que hemos pasado la Noche Vieja, mano a mano, y que hemos estado durante siete días sin familia alrededor. Como la nuestra es muy grande debo decir, con la boca chica, que nos ha gustado no sentir el ruido de los niños, los problemas de nuestros hijos y nietos (creo que ellos, con mayor motivo, podrán decir que han dejado atrás nuestros achaques que son muchos) pero sobre todo hemos podido saborear la conversación de dos adultos que se quieren y que tienen mucho que contarse. Claro que la conversación la podemos tener todos los días del año pero, por algún motivo que se me escapa, no encontramos tiempo.

            La enfermedad, si se puede llamar así a una gripe, me ha  hecho concebir unos propósitos para el nuevo año distintos de los que había imaginado. En primer lugar escuchar las cosas que intenta decirme mi cuerpo pues con la edad tiene mucho que contar y no siempre es bueno con lo que no le presto atención. Me he propuesto cuidarlo  y mimarlo pues, al fin y al cabo, es la única herramienta que tengo para relacionarme con la naturaleza, con los hombres, con mi familia, con mis amigos y con Dios.

            Y tras esta segunda luna de miel, con mi maravilloso marido, he tomado la decisión de facilitarle la vida, en la medida que me sea posible, y de charlar de antaño y de hogaño, cambiar puntos de vista y pareceres pues, como somos muy distintos, ese diálogo nos favorecerá a los dos.

            Por supuesto, que también han entrado en mis propósitos los de todos los años como adelgazar, hacer gimnasia, rezar más y no incluyo aprender inglés porque no me hace falta y para dedicarme al estudio del alemán soy demasiado mayor. Se preguntarán mis lectores donde entra Dios en estos proyectos y les contestaré que su persona está en mi cuerpo alimentándolo con su aliento de vida y en la persona de mi marido con la que formo una sola carne desde que juramos amarnos siempre. Creo que Dios participa de mis ilusiones pues ¿Qué otros programas podrían ser mejores?

2 Responses to “Una enfermedad inoportuna”

  1. Gracias, Isabel, por compartir tu sabio programa para empezar el año. Se lo pasaré a mi marido también. Es bueno ir viendo que demanda cada etapa de la vida: escuchando al cuerpo, al marido (o mujer), y haciendo que el tiempo “se pierda” en lo esencial e importante de cada tramo del camino de la vida y de la Vida.

  2. ¡Qué razón tienes! Feliz Año

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)