DE LA RENTA BÁSICA A LA RENTA MÁXIMA, O EL LÍMITE DE LA CODICIA HUMANA

Desde 1995 y al margen de las organizaciones más representativas del movimiento obrero, surgen en todo el Estado Español diversas redes sociales preocupadas por el fenómeno de la exclusión, centrando su actividad en la lucha contra la marginación, el paro y la pobreza.. Entre sus propuestas acuñan la idea de la RENTA BÁSICA como un mecanismo eficaz de reconocimiento de los derechos humanos, de la participación ciudadana y de la redistribución de la renta, siendo a su vez una herramienta política que sirviese para abrir una vía hacia una sociedad alternativa al capitalismo, pasando del reparto del trabajo al reparto de los bienes producidos.

La RENTA BÁSICA se constituía así como una propuesta sumamente interesante y rigurosamente avalada por economistas que con sus estudios demostraban que la sociedad actual ha producido tanta riqueza que es posible asegurar un mínimo recurso económico a toda la población mundial por el simple hecho de formar parte de la comunidad humana. La RENTA BÁSICA se proponía también como una buena medida para apoyar procesos de vuelta al campo, frenando el fenómeno de despoblación del medio rural.

Dicha propuesta no ha estado exenta de polémicas, siendo la más generalizada el ver en ella una herramienta de generación de vagos y de la anulación de la creatividad de la persona para aprovechar el espíritu emprendedor que todos llevamos dentro, dedicado casi siempre al fomento de iniciativas y proyectos encaminados al enriquecimiento individual e ilimitado.

Pero a pesar de las dudas que la propuesta siempre ha tenido entre la población e incluso dentro del mismo espectro de la izquierda, son cada vez más las instituciones públicas que se apropian de la idea para simular su aplicación, descafeinando por completo el sentido de la iniciativa. La crisis económica actual ha servido de revulsivo para impulsar más propuestas en sintonía con esta idea, aunque siempre ha faltado la voluntad política de hacer con ésta medida un verdadero instrumento de redistribución de la riqueza en un mundo donde las diferencias entre los que tienen y los que no tienen donde caerse muertos se agrandan.

Respetando el encomiable trabajo que los colectivos sociales han hecho para desarrollar dicha propuesta, pienso que ha llegado el momento de acompañar al proyecto de la RENTA BÁSICA otro paralelo y que puede perfectamente definirse como LA RENTA MÁXIMA DEL CIUDADANO/NA.

Aunque suene a mensaje Bíblico, el punto de partida no es otro que poner límites a la codicia humana. El espectáculo ofrecido por uno de los exdirectivos del BBVA hace unos días, cuando todos los medios de comunicación se hacían eco de la suma dineraria que dicho señor se llevaba a su casa por abandonar la actividad profesional, supera con creces toda desvergüenza humana.. Es difícil que cualquiera de los cuatro millones de parados, o de los miles de inmigrantes, o de los cientos de agricultores que tienen que cerrar sus explotaciones, o de los millones de hambrientos que pululan por el globo terráqueo, puedan entender dicha compensación.

La lista de prácticas semejantes en la sociedad actual se hace interminable, banqueros de toda índole ( a los que hemos pagado con fondos públicos sus descalabros financieros ), accionistas de cualquier empresa transnacional, especialistas en el manejo de transacciones financieras, ejecutivos de cuello blanco o de cuello negro, futbolistas, propietarios agrícolas ( no agricultores ) que se enriquecen con los fondos de la PAC, políticos corruptos que se suman a la causa de enriquecimiento ilícito con el dinero de todos, seres humanos que han perdido la conciencia ciudadana sin quedarles el más mínimo resquicio ético y que hacen posible el dato estadístico de que el 20% de la población mundial engulla y se apropie del 80% de los recursos Planetarios.

La renta máxima o el límite de la codicia humana no es una propuesta para ejercer la caridad sino para hacer posible un poco de justicia. La renta máxima es la medida que habría que tener en cuenta para saber hasta donde podemos ejercer el derecho de acumular riquezas, porque superando el tope que tendría que establecer la comunidad internacional, estás negando la posibilidad de que otros semejantes puedan vivir con dignidad. La RENTA MÁXIMA no negaría la propuesta de LA RENTA BÁSICA, más bien serían dos medidas complementarias enfocadas a poner freno a la barbarie de acumular riqueza de forma tan descarada y que en estos momentos está poniendo en una encrucijada el futuro de la humanidad.

Entre los muchos indicadores utilizados para diagnosticar el bienestar o malestar de los pueblos, hay uno que paradójicamente podría servirnos de referencia, para ayudarnos a poner las cosas en su sitio. El indicador es fruto del trabajo de algunos de los economistas que se han atrevido a poner la ciencia de la economía al servicio de las personas y no del capital. Ellos nos dicen que el grado de bienestar de la población Cubana sería el ideal a la hora de decidir sobre un indicador justo, equitativo y racional de consumo, para cubrir las necesidades de la población mundial en función del uso sostenible de los recursos del Planeta, sin truncar el futuro de las generaciones futuras. A partir de aquí, que cada uno haga sus cuentas!!!.

Desconozco cuales serían los mecanismos técnicos, jurídicos y políticos para gestionar esta iniciativa, pero estoy convencido que haberlos los hay. Imagino que solamente se necesita, por parte de los que tienen en sus manos los designios del mundo, poner al servicio de la comunidad internacional un poco de sentido común.

Pero, quién pone el cascabel al gato??

Jerónimo Aguado Martínez

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)