Contacto Masivo JOC

Contacto Masivo foto

Somos la JOC, Juventud Obrera Cristiana y hace un año comenzamos nuestra campaña de acción “RelaciónArte, juntas sumamos, y juntas cambiamos”. La Campaña es un medio que tenemos para llevar acción colectiva a través de un proceso continuado de acción- reflexión dividido en tres etapas, Ver, Juzgar y Actuar. Teniendo como objetivo tomar conciencia de las situaciones que vivimos las personas jóvenes y ponernos en camino para transformarlas junto con otras.

Esta campaña surge como resultado de una reflexión de todo el movimiento entorno a las relaciones de las personas jóvenes, contemplando nuestras vidas y las de aquellas que nos rodean. Tras un análisis y acercamiento a la realidad juvenil descubrimos carencias, oportunidades y dificultades de las personas jóvenes a la hora de relacionarnos. Por ello, como movimiento nos planteamos centrar nuestra campaña de acción entorno a las relaciones, profundizando cómo nos configuran de forma directa los roles de género y las redes sociales en nuestra manera de relacionarnos, tomando conciencia si estas relaciones son basadas desde el poder y dominación como pretende esta sociedad capitalista hetero- patriarcal o son de justicia y cuidados como así deseamos y nos propone Jesús de Nazaret. Con este análisis pretendemos:

  1. Analizar desde las relaciones que establecemos cómo jóvenes, que tipo de persona está configurando el sistema capitalista patriarcal.
  2. Descubrir qué aspectos, mecanismos, estrategias de la sociedad nos impiden desarrollarnos como personas libres, felices y con dignidad.
  3. Acercarnos y acompañar los distintos sentimientos que toda esta situación genera en la juventud.
  4. Encontrar a la luz del Evangelio, con la juventud como protagonista, relaciones saludables y humanizadoras.
  5. Promover la participación y el valor de lo colectivo como herramienta para transformar.

 

Partiendo de estos objetivos constatamos que:

  • El sistema ve a las personas jóvenes como consumidoras no como agentes transformadores activos de relaciones más justas y sostenibles.
  • El uso cotidiano de dispositivos tecnológicos nos hace relacionarnos de manera más individualista provocando carencias en nuestras habilidades sociales.
  • Observamos que los medios de comunicación, la publicidad, la educación sexista… son poderes que nos manipulan y nos proponen una manera concreta de ser y actuar asignando a cada género un patrón, estereotipos y etiquetas.
  • Descubrimos muchas posibilidades positivas, como el acercamiento a aquellas personas queridas que por circunstancias se encuentran lejos; acceder a información objetiva de lo que pasa en el mundo, además de ser herramienta de denuncia y anuncio de unas relaciones justas.
  • Este mundo-sistema pensado, planificado, construido y revisado mayoritariamente por el género masculino beneficiando a su vez a este sector de la población.
  • Descubrimos en las dinámicas diarias que el ser género femenino significa en muchos de los casos estar al servicio del género masculino y sus necesidades.

Como personas Jóvenes Obreras y Cristianas sentimos que nuestro compromiso es actuar sobre aquellas injusticias que nos oprimen, nos precarizan y rompen nuestras perspectivas de futuro imposibilitándonos desarrollar nuestro proyecto de persona con dignidad.

Sin embargo, este modelo de vida no nos paraliza, estamos convencidas de que juntas estamos preparadas para “buscar el Reino de Dios y su justicia” (Mateo 6,36) participando activamente de la cultura del encuentro con otras jóvenes. Reafirmando en este acto nuestras convicciones más profundas como jóvenes cristianas y obreras, llamadas a ser protagonistas para transformar un mundo donde las relaciones nos humanicen y nos dignifiquen como hijas del Dios de la ternura. 

La JOC nos situamos al lado de las personas más empobrecidas y manifestamos de esta manera la necesidad de dar respuestas colectivas que anuncien relaciones humanizadoras, sabiéndonos que junto a otras estamos haciendo posible una vida que ponga en el centro la dignidad de cada persona; “porque juntas sumamos, juntas cambiamos”.

 

Juventud Obrera Cristiana. (JOC)

 

Mi corazón joven quiere construir un mundo mejor

Raquel Lara
(Secretaria Nacional de la JOC)

Con gusto e interés he acogido la nueva exhortación “Cristo vive” que con tanto cariño nos diriges a las personas jóvenes. He sentido la alegría de tu acompañamiento confiado y sereno que nos estimula y nos provoca al seguimiento de Jesucristo. Como militante de la Juventud Obrera Cristiana (JOC), sintiéndote amigo, hermano y compañero en el camino de la vida, quiero agradecerte sobre todo el cariño y la preocupación que tienes por nosotros los jóvenes, nuestra vida concreta, nuestros proyectos y nuestras dificultades, y haber tenido el gesto de regalarnos otra joya de tu magisterio, presentándote una vez más, como el “testigo‐misionero” que cada bautizado está llamado a ser.
Cuando las palabras salen del corazón de las personas nunca vuelven vacías, sin duda estimulan; cuando esas palabras van avaladas con gestos sinceros, nos entusiasman, y si el entusiasmo encuentra un corazón abonado surge el compromiso. Tú estás convencido de que el corazón de todo joven es un campo que Dios prepara para dar fruto, y con un lenguaje claro, directo, propositivo y entusiasta nos convocas a la esperanza, a desarrollar una vida plena de sentido y a comprometernos en la transformación de la realidad desde el encuentro personal con Jesucristo.
Gracias porque en todo momento consigues inquietarnos, cuestionarnos, pensar y estimular todo el potencial que llevamos dentro, gracias por creer en cada uno de nosotros y querer contar con nuestros dones en la construcción de una iglesia fiel al Evangelio. Tu exhortación, que suscita interés desde el primer párrafo, es toda una provocación de quien vive con “entusiasmo” y solo quien vive entusiasmado tiene la capacidad de “entusiasmar a otros”. Como buen comunicador mantienes un tono directo, cercano, en plano de igualdad para hablar de todo sin prejuicios ni tabúes, también de las posibilidades, los riesgos y los dones que cada joven encierra y está llamado a desarrollar.
Y con este sentir, estamos dispuestos a hacer caminos juntos alentados por el Espíritu de Jesús y conmovidos por el grito de las personas empobrecidas. Francisco, tus palabras no me dejan indiferente, eres capaz de asumir la crítica y las aportaciones que los jóvenes hacemos a la Iglesia y al mismo tiempo eres capaz de descubrirnos que el deseo del joven de “construir un mundo mejor” coincide con el deseo de Dios. Y nos pones, sin complejos, en relación con Jesús, para que experimentemos por nosotros mismo la novedad que Él ofrece.
Nuestra relación con Jesús nos confirma ese deseo y la promesa firme de Dios de alumbrar “un cielo nuevo y una tierra nueva”, en definitiva, el deseo inscrito en el corazón de todo ser humano de construir una civilización más justa y fraterna.
El compromiso social del joven, como rasgo específico, para la transformación del mundo según el proyecto liberador del Padre‐Madre Dios es el don que suscita el Espíritu de Jesús en cada uno de nosotros bajo la incansable y pesada etiqueta que esta sociedad nos coloca: la generación indiferente, alienada e individualista que al sistema capitalista le conviene que tengamos. (más…)

Priorizando a las personas

PRIORIZANDO A LAS PERSONAS DESCARTAMOS LA INDECENTE PRECARIEDAD

De nuevo, ante el 1º de Mayo, Día Internacional del Trabajo, las organizaciones que promovemos la Iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente unimos nuestras voces y fuerzas en esta fiesta de los trabajadores y trabajadoras y de San José obrero para celebrar el sentido creador del trabajo, y para poner de relieve la urgente necesidad de poner fin a la lacra de la precariedad laboral que caracteriza el actual sistema de relaciones labores y que lesiona los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias.
Constatamos que el trabajo decente, que forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, es un elemento imprescindible para la justicia social y la cohesión de toda la humanidad.
Como denuncia César, de Zaragoza, “la mayoría de trabajos que me ofrecen las empresas son precarios, horas sueltas, sustituciones puntuales… No dan para vivir de forma digna, ni mucho menos. Este tipo de trabajo me genera mucho estrés y tengo miedo del día de mañana. Por eso, este 1º de mayo acudiré a la calle para junto a otros intentar conseguir un trabajo digno”.
La indecente precariedad del trabajo está afectando duramente a la juventud hundida en una pobreza crónica que les imposibilita un proyecto de vida; a familias cuyas necesidades básicas quedan sin asegurar o sin cubrir, como son el techo, luz, comida, ropa o medicamentos; y a personas mayores que sufren una vejez sin calidad a causa de unas pensiones indignas. Se trata de situaciones provocadas por un sistema capitalista injusto que sitúa el trabajo, no como fuente de vida y dignidad, sino como recurso al servicio imperioso del capital a costa de la precariedad latente de las personas trabajadoras y de la exclusión de todos a los que el papa Francisco define como “descartados”. jo48_portada
Afirmamos que el trabajo es esencial para la vida de las personas porque ayuda a construir nuestra humanidad. A través de él potenciamos, desarrollamos y expandimos nuestras capacidades y cualidades. Es necesario repensar el sentido del trabajo, de la economía y de la empresa, devaluadas en nuestra sociedad. Para ello tenemos que exigir a políticos, gobernantes y poderes económicos unos derechos que son básicos para la construcción de una sociedad cuyo sentido y función sirvan al bien común.
El trabajo está en función de la persona y no la persona en función del trabajo como señaló Juan Pablo II en Laborem exercens, 6. En la reflexión sobre el futuro del trabajo realizada por la Organización Internacional del Trabajo con motivo de la celebración del centenario de su creación hace hincapié en la urgencia de unificar la lucha contra la precariedad. Propone, para ello, un programa centrado en las personas y basado en la inversión en las capacidades de los individuos, las instituciones laborales y en el trabajo decente y sostenible.

Contruyendo igualdad

¡UNA LUCHA DE TODAS LAS PERSONAS!

Seguimos celebrando el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, como símbolo de la lucha pacífica en la que históricamente tantas mujeres trabajadoras se han organizado y siguen haciéndolo por el reconocimiento de su dignidad.
Lucha que hoy sigue más viva que nunca para reivindicar el fin de la desigualdad, violencia e injusticia que aún muchas mujeres sufren:
Precarización laboral, donde el desempleo femenino es del 16,2%, frente al masculino del 13,1%. Desigualdad salarial, con una brecha del 14,2% que supondría que las mujeres españolas trabajan gratis a partir del 10 de noviembre, si se compara su
sueldo con el de los hombres.
Violencia contra la mujer. En los primeros 17 días del año han sido asesinadas 8 mujeres, a las que hay que sumar las 975 asesinadas desde 2003, año en que en España se comenzaron a registrar estos crímenes como «violencia de género». No son solo cifras, son vidas desprotegidas frente al auge de algunos planteamientos políticos que atentan contra la seguridad e integridad de las mujeres, criminalizando a las víctimas.
Un techo de cristal que por ejemplo, en el sistema universitario español, se refleja en que la presencia de mujeres disminuye al escalar puestos de responsabilidad.
Ante tantos atentados a la dignidad de las mujeres trabajadoras, no podemos callar y por ello, la HOAC y la JOC, como Iglesia encarnada en el mundo obrero y del trabajo, queremos decir alto y claro que:
Es urgente que apostemos por otra economía que tenga como centro a la persona, el bien común y el cuidado de la naturaleza, que abandone este modelo depredador que genera desigualdad, pobreza y muerte…, y que establezca una relación de equilibrio tanto con el planeta como con las personas, especialmente las más empobrecidas. […]
Necesitamos desfeminizar los cuidados, porque el cuidado es responsabilidad de la humanidad, por lo que no es exclusividad de las mujeres. Para ello necesitamos comenzar a desaprender cánones establecidos por este sistema capitalista y patriarcal
y dar pie a formas nuevas de relacionarnos para posibilitar una igualdad real. […]
Además, hacemos una llamada para avanzar hacia la igualdad real en el seno de nuestra Iglesia, donde se reconozca el papel
y el protagonismo de las mujeres dentro de la comunidad eclesial y en la tarea de anunciar el Evangelio. Una Iglesia que en sus estructuras aplique los principios y valores del Evangelio y sea capaz de reconocer la dignidad y el valor de las mujeres en plano de igualdad con los hombres como lo hizo Jesús de Nazaret.
Jesús eligió a las mujeres para ser las primeras en anunciar que había resucitado, mujeres valientes, que confiaron,  permanecieron fieles hasta el final y que no tuvieron miedo a salir corriendo y anunciar que Jesús estaba vivo.
Por ello, junto al resto de compañeras y compañeros, nos sumamos a las movilizaciones de las organizaciones que buscan visibilizar la discriminación que sufren las mujeres trabajadoras, heridas por este sistema capitalista injusto, que deshumaniza y es tan contrario a los planes de Dios.
La JOC y la HOAC trabajarán para que así sea.

Santamente Rebeldes

Lo que estamos viviendo y padeciendo en la barriada de la Paz es denigrante. Tres días prácticamente sin luz en pleno mes de enero. Toda actividad humana casi paralizada, niños/as que no se levantan a tiempo para ir al colegio, padres desesperados por no saber cómo combatir el frio, discusiones en las esquinas, en los bares.
Se suceden los días con apagones cada vez más frecuentes y prolongados. La vida en estas circunstancias no se puede desarrollar con normalidad y cada día que pasa la situación va a peor; soy testigo de que en los cuatro últimos años la situación se va deteriorando paulatinamente.
Las familias que dependen de la electricidad para cocinar no pueden hacerlo. Un frío que por mucha manta que te pongas no te permite entrar en calor. Niñas/os, adolescentes y jóvenes que han vuelto del colegio y se han encontrado que el problema de la luz sigue sin resolver. Las tiendas del barrio, así como los/as educadoras/ es de la zona, los/as trabajadoras/ es públicos (servicios sociales) no pueden realizar su labor. Las/os jóvenes que están haciendo bachillerato o módulos no pueden estudiar ni en sus casas ni en los locales que algunas instituciones como la parroquia tenemos destinados a ese fin.
Las/os enfermas/os que necesitan condiciones favorables para recuperarse no las encuentran. Por la noche es de pánico transitar por las calles a oscuras; el calor solo lo encuentras si puedes hacer una candela en la puerta de la casa. Ritmos de vida que se rompen, tensiones a flor de piel, “todos contra todos”.
Luego, los medios de comunicación ‐ que sirven a los que les pagan‐ hablarán de las inversiones que Endesa hace, nuestros políticos expondrán a bombo y platillo medidas (insuficientes, parciales) que no llegarán a ejecutarse. De cualquier manera, unos y otros, para no asumir la responsabilidad que les corresponde, nos culpabilizaran y, como viene ocurriendo, una vez más la opinión pública acabará criminalizándonos. Sin embargo, no hablarán del tendido eléctrico que está obsoleto, ni de las personas que pagan los recibos y no tienen el servicio, o de aquellas que quieren regularizarlo y se encuentran con dificultades económicas y con protocolos interminables, tampoco se dirá nada de los electrodomésticos que se han averiado, ni de los alimentos que hemos tenido que tirar a la basura. Nadie hablará de las consecuencias tan perjudiciales que la falta de fluido eléctrico tiene para la salud pública, sobre todo para los más vulnerables: niños/as y ancianos/as. Desgraciadamente nadie hará referencia a que todo esto está incidiendo en una población que acumula carencias y que esta situación no hace sino agravar los conflictos y truncar el desarrollo de todos los planes educativos que se están llevando a cabo en el distrito.
Tampoco nadie denunciará las «desmedidas» actuaciones «públicoprivadas» (empleados de Endesa acompañados por la policía nacional cortando el suministro eléctrico indiscriminadamente a calles enteras) actuaciones que se hacen con frecuencia sin la presencia de un/a trabajador/a social, que evalúe y acompañe las dramáticas situaciones que viven muchas de estas familias.
El lunes, jornada que transcurrió toda ella sin luz, para tener la reunión del arciprestazgo tuvimos que desplazarnos a los locales de la “fundación Lestonnac”(La escuelita) que la Compañía de María nos cedió. Por la tarde, mientras llegaba la hora de celebrar la Eucaristía y continuar con el consejo de pastoral, que por cierto, tuvimos que celebrar literalmente a dos velas, en mi habitación, con una manta cubriendo mi cuerpo, sentí la impotencia de los que se ven sometidos a situaciones inhumanas, sentí la rabia de aquellos que no tienen forma de hacer oír su voz, ni reclamar sus derechos.
Sentí el “escalofrió del frio”, pero sobre todo me dio miedo el “escalofrío de la indiferencia”. Es terrible percibir en la propia carne que el mal de la indiferencia nos está autodestruyendo. Ahora comprendo que haya gente que pierda los modales, las formas y hasta los principios básicos de la convivencia; y me da miedo constatar que yo mismo me veo empujado a dejarme llevar por la rabia y la indignación, respondiendo y situándome ante la sociedad de la misma manera que ella lo hace con nosotros: demonizándola, agrediéndola.
Me preguntaba: en una sociedad “formalmente democrática”, “ególatra” y “narcisista” ¿solo cabe el pataleo y la resignación? ¿No existe más ley que la de la selva? Fueron muchos los textos de la Escritura que se me vinieron a la cabeza:“¿Qué has hecho de tu hermano?”(Gen.4, 10) “He escuchado el grito de mi pueblo” (Ex.3, 7) “Yahvé Dios es el defensor del pobre, del huérfano y
de la viuda” (Deut.10, 18) “Dichosos los que trabajan por la justicia” (Mt.5, 6) “Ante cualquier necesidad ‐ pobre, enfermo, inmigrante‐ te solidarizaste conmigo” (Mt.25, 35). (más…)

La Juventud Obrera Cristiana celebra su Coordinadora General

La Juventud Obrera Cristiana (JOC) ha celebrado este pasado fin de semana, 23 y 24 de febrero, su coordinadora general. Las y los responsables de las distintas diócesis junto a consiliarios y acompañantes, han revisado los retos que como movimiento pusieron en marcha a partir del 48º Consejo General, así como la Campaña de Acción sobre “RelaciónARTE. Juntas sumamos, Juntas cambiamos”. En esta coordinadora ha tenido lugar también la sustitución del tesorero general del movimiento. Todo ello, marcado por el espíritu del Sínodo de obispos sobre “Jóvenes, fe y discernimiento vocacional” y la JMJ en Panamá.

La sesión se inició con un tiempo dedicado a la oración. Ocasión, para compartir y agradecer la vida de tantos jóvenes de los barrios obreros donde estamos presentes día a día, así como de los militantes y adultos que hacen posible la evangelización en estos ambientes de exclusión y periferia. Más tarde, evaluaron todo lo que está suponiendo los tres retos que orientan el trabajo del movimiento en estos próximos tres años;

  1. Llevar acción militante en nuestros ambientes naturales haciendo protagonistas a otras/os jóvenes en la construcción del Reino.
  2. Crecer en una experiencia cotidiana y continua de encuentro con Dios, que parta de la vida, que envuelva y dinamice nuestra acción y estilo de vida siguiendo el testimonio de Jesús.
  3. Crecer como militantes y como movimiento, en un estilo de vida responsable, justo y sostenible con el planeta y desde una opción por las personas empobrecidas.

“Ser testigos del Dios de Jesús en sus ambientes” es el objetivo que está en el horizonte de todas las acciones que el movimiento promueve y, una vez más, el encontrarse estos días ha supuesto tomar conciencia de que vivimos en un mundo enfermo y herido, en el que, desde nuestro encuentro con Jesús y siguiendo su estilo de vida, estamos llamados a ser buena noticia que libera, a la vez que profetas que denuncian el sistema que excluye y mata, sobre todo a los más empobrecidos y entre los que se encuentran jóvenes, mujeres e inmigrantes.

“Ser levadura en la masa” ese es el objetivo de la campaña que el movimiento está llevando a cabo: “RelaciónARTE. Juntas sumamos, Juntas cambiamos”, a través de la cual los jóvenes toman conciencia del tipo de relaciones que imperan en la sociedad, relaciones de poder, de dominio, interés, manipulación… realidad que está demandando la necesidad de establecer relaciones saludables a nivel personal, con los otros/as y con nuestra madre tierra. Toda una reconversión que haga posible el desarrollo de todos/as y cada uno/a de las personas, así como un desarrollo sostenible.

La jornada culminó con la celebración de la Eucaristía, que presidió el consiliario general, en ella se ofrecieron todas las acciones y trabajos que la JOC está llevando a cabo, así como los deseos de construir unas relaciones fraternas que contribuyan a humanizar la vida y a respetar la casa común. Como siempre Mario ayudó a iluminar todo lo vivido a la luz del Evangelio y a dar gracias por la posibilidad de colaborar con Jesús en la construcción del Reino de Dios, animando a las/os jóvenes a ser conscientes de su misión entre las/os jóvenes, a ser “Iglesia en salida”, a ser “santamente rebeldes”.

Pueden encontrar más información en nuestra página web (www.joc.com) y vía redes sociales: en Facebook (@juventudobreracristiana), Instagram (@joc.es) y Twitter (@juventudobrera).                                                                                                                                                                        Madrid, 25 de febrero de 2019.

Caminar junto a la juventud

SÍNODO: JÓVENES CON VOZ

¡Es nuestro momento! Jóvenes cercanos y alejados de la Iglesia, jóvenes de barrio, estudiantes, trabajadores, en paro… todos y todas. ¡La Iglesia nos escucha!

Pero… ¿Qué es un Sínodo?

El Sínodo de los Obispos es una institución creada por el Papa Pablo VI el 15 de sep­tiembre de 1965, en respuesta al Concilio Vaticano II. Etimológicamente hablando la palabra “sínodo”, derivada de los términos griegos syn (que significa “juntos”) y hodos (que significa “camino”), y expresa la idea de “caminar juntos”. Se trata de una reu­nión de obispos, habitualmente en el Vaticano, en la que tratan algún tema propuesto por el Papa y emiten su opinión. Sobre esa reflexión, el Santo Padre realiza una Exhortación Apostólica en la que indica las guías maestras sobre el asunto concreto.

¿Por qué un Sínodo sobre jóvenes?

Concretamente, “Jóvenes, fe y discernimiento vocacional”. No es una casualidad que el Sínodo de los Obispos esté centrado en los jóvenes, un gran porcentaje de ellos muestran descontento, apatía, incluso indiferencia más ante lo eclesial que ante lo espiritual. El papa Francisco ha elegido este tema con el objetivo de apostar con más intensidad y convicción por los jóvenes y su papel en la Iglesia. A pesar de que desde el inicio el Papa ha querido escuchar a todas las personas jóvenes sin filtros, la Iglesia necesita seguir aprendiendo a escuchar y entender el modo en que los jóvenes vivi­mos la fe. Para ello, los obispos han analizado qué está haciendo la Iglesia actualmen­te por los jóvenes y qué debe mejorar para ser capaz de seguir generando “lugares de encuentro” y desarrollo de la personal de manera integral.

Para ello, es necesario que, como Iglesia, salgamos al encuentro de los jóvenes y anunciemos el Evangelio en todos los rincones siendo valientes y proacti­vos. Sin embargo, esto supone salir de nuestras comodidades y esquemas, incluso, asumir riesgos. La JOC como movimiento misionero y de frontera, sabemos que es una responsabilidad dura, porque vivimos la injusticia en nuestra propia vida y junto a otros jóvenes, lo que supone un desgaste físico y emocional, a la misma vez que un caudal de esperanza y de renovación para la Iglesia y para la sociedad. Estamos convencidos que evangelizar es entrega, servicio y amor incondicional; y que vivir en Cristo supone tocar, acariciar y empoderar a las personas más empobrecidas seña­lando las causas que provocan su empobrecimiento.

Por lo tanto, animamos a que, ¡Cuenten con nosotros! Somos jóvenes que que­remos formar parte de la construcción de un mundo nuevo, donde cada persona tenga oportunidad de desarrollarse y vivir con la dignidad que Dios tiene soñada para cada uno de nosotros. Somos jóvenes, y no nos resignamos a ser generación ignorada y sobrante.¡La juventud no podemos quedar al margen! Somos el pre­sente, somos la alegría y la fuerza, somos la esperanza que empuja otro mundo posible.

 

Si quieres ver la revista entera donde aparece como editorial pincha en el enlace:

http://www.joc.es/web2/index.php/publicaciones/revista-jo/item/106-n-46-febrero-2019

Campaña JOC – #RelaciónARTE

#RelaciónARTE: juntas sumamos, juntas cambiamos

Que nos acepten tal y como somos, nos traten con respeto, con igualdad… son claves para tener unas relaciones saludables con las demás personas. Pero, ¿logramos esto en nuestras relaciones con las demás a través de las redes sociales? ¿Nos es más fácil comunicarnos con determinadas personas a través de una red social en lugar de cara a cara?¿Qué relaciones establecemos según nuestro sexo, género, cuerpos diversos, estereotipos y los roles que se nos atribuyen socialmente? ¿Cómo vivimos estas situaciones en el ámbito familiar, laboral o con las amigas/os? ¿Qué circunstancias históricas y en qué sentido las diferencias de sexo engendran desigualdades de valor y poder entre seres humanos? ¿La función del sexo tiene que ver con las ideas acerca
de cómo se forjan relaciones sociales? Piénsalo… y tú, ¿cómo te relacionas?CARTEL-RRSS
La campaña es un medio que tiene la JOC para llevar acción colectiva. Es un proceso continuado de acción-reflexión en torno a tres etapas; VER, JUZGAR y ACTUAR donde se aborda una inquietud juvenil teniendo como objetivo la toma conciencia de las situaciones que vivimos las y los jóvenes para hacernos cargo y protagonistas y ponernos en marcha para transformarlas junto a otras personas.
Somos militantes cristianas y cristianos conscientes de que formamos parte de una sociedad cambiante y que avanza continuamente, aparecen nuevos elementos (avances tecnológicos) y nuevos planteamientos y modelos sociales
(empoderamiento femenino). Pero el sistema capitalista con su codicia desmedida nos deshumaniza y rompe las vidas de tantas y tantos jóvenes. Por ello es fundamental no sólo conocer la realidad sino cuestionarnos de qué manera estamos participando de ella. Este sistema continuamente mina nuestra autoestima y nos impone sus reglas y cánones (utilidad, beneficio, inmediatez, opresión, miedo, desigualdad, competitividad, explotación, éxito,…) desde los cuales establecer nuestras
relaciones las cuales provocan unas desigualdades que claramente repercuten con más dureza en los barrios populares en los que vivimos.
Por ello, creemos necesario y urgente descubrir qué cambio de paradigma antropológico, ético, cultural, económico, social, político y religioso es necesario para que la persona esté en el centro, teniendo claro que es preciso promover un auténtico cambio desde el interior de la persona y lograr que sea una revolución de alcance universal.

http://www.joc.es/web2/index.php/publicaciones/revista-jo/item/105-n-45-noviembre-2018

Discernimiento en la JOC

La práctica del discernimiento en la JOC es más que una metodología

Sínodo, etimológicamente hablando, la palabra derivada de los términos griegos syn que significa “juntos” y hodos que significa “camino”, expresa la idea de “caminar juntos”.
Discernimiento, es tomar decisiones y orientar las propias acciones en situaciones de incertidumbre y frente a impulsos internos contradictorios. Es un término clásico de la tradición de la Iglesia, que se aplica a una pluralidad de situaciones.
La práctica del discernimiento en la JOC es más que una metodología; el Ver, Juzgar y Actuar, es un estilo de vida que surge de una mirada creyente de la realidad, abiertos a la acción del Espíritu en la historia, que nos hace protagonistas en la puesta en marcha del proyecto humanizador del Reino de Dios. Tarea que hay que realizar con los pies en la tierra, es decir, en la solidaridad con los empobrecidos, el cultivo de la interioridad, la escucha de la Palabra y el compromiso personal y comunitario en el trabajo por la justicia.
Estamos convencidos que el Papa Francisco en sus propuestas y en su actividad pastoral no está inventando nada nuevo, está “sacando del arca, como aquel padre de familia del que nos habla Jesús en el evangelio” elementos y claves de la tradición de la
Iglesia que los movimientos de Acción Católica especializados venimos poniendo en práctica desde que fuimos llamados a participar en la evangelización de la Iglesia.
Es estimulante y nos llena de alegría a las personas que transitamos los caminos de la vida desde los proyectos y las claves de “los movimientos apostólicos”, – que queremos ser fieles al Evangelio y a los descartados por el sistema- “ver lo que vemos y escuchar lo que escuchamos” por parte de aquel que está llamado a pastorear al “Pueblo fiel de Dios” en este momento histórico. Desde el ejemplo y el entusiasmo del Papa Francisco nos sentimos, si cabe, aún más responsables de nuestra misión en la Iglesia y del “don” que hemos recibido para bien de toda la comunidad eclesial y de los jóvenes del mundo obrero en
particular.
Por todo esto hoy nos atrevemos a decir humildemente con el salmista: “Nuestro corazón no es ambicioso ni pretende grandezas que superen nuestras capacidades…” y con el discípulo “lo que hemos visto y oído del Verbo de la vida os lo comunicamos para que participéis de nuestra alegría”.

Acompañar – Boletín de Consiliarios de la JOC, Diciembre 2018

http://www.joc.es/web2/index.php/publicaciones/acompanar/item/104-acompanar-40

Campaña de Acción “RelaciónARTE”

La campaña es un medio que tenemos la JOC para llevar acción colectiva dentro de un proceso continuado de acción-reflexión en torno a tres etapas; VER, JUZGAR y ACTUAR donde abordamos un tema de interés juvenil teniendo como objetivo la toma conciencia de las situaciones que vivimos las y los jóvenes para ser protagonistas y transformar la realidad junto a otras personas.  CARTEL-RRSS

Tras un acercamiento y análisis de la realidad juvenil; la JOC percibimos la necesidad de trabajar en profundidad las relaciones, principalmente desde dos focos de interés: ¿cómo nos configuran las redes sociales y los roles de género a la hora de relacionarnos?

Con esta campaña nos queremos cuestionar las relaciones que tenemos entre nosotras/os y en nuestros ambientes mediante las redes sociales y en los roles de género. Queremos saber si estas relaciones son de poder y dominación, como pretenden los intereses de la sociedad capitalista patriarcal a la que pertenecemos o son, tal como Jesús de Nazaret propone, de justicia y cuidados.

Dentro de esta campaña nos proponemos los siguientes objetivos:

1.       Analizar desde las relaciones qué tipo de persona el sistema capitalista patriarcal está configurando, a qué responde, cuáles son las causas y consecuencias.

2.       Descubrir qué aspectos, mecanismos y estrategias de la sociedad nos impiden desarrollarnos como personas libres, felices y con dignidad; ¿somos víctimas, cómplices o meros espectadores?

3.       Acercarnos y acompañar los sentimientos que toda esta situación genera en la juventud.

4.       Encontrar a la luz del Evangelio, con la juventud como protagonista, caminos de transformación de las relaciones.

5.       Promover la participación y el valor de lo colectivo como herramienta para transformar la realidad analizada.

Sin duda, la campaña va a suponer para el movimiento y sus militantes un primer momento de mirar nuestras vidas, formularnos cuestionamientos sobre cómo son nuestras relaciones y qué las están configurando, así como momentos de formación; para ir posteriormente a nuestros ambientes y lanzar interrogantes, crear debates y despertar conciencias.

 

Sigue toda la actualidad en nuestras redes sociales:: Facebook (@juventudobreracristiana) y Twitter (@juventudobrera).