De la herida, a la felicidad de las Bienaventuranzas

Este año, en el campamento de la JOC, una joven al presentarle las Bienaventuranzas, en concreto “Bienaventurados los pobres…”me dijo: “Todo eso que nos dices invita a la resignación, ni felices ni nada; yo por mucho que las releo no encuentro un mensaje de esperanza por ningún lado, Suenan a promesa después de la muerte. ¡Pues vaya Buena Noticia!”.

Esta reflexión de Esther me hizo pensar que este mensaje de esperanza, de ánimo, de impulso, de invitación a cambiar y construir algo nuevo, no lo hemos entendido del todo o yo no he sabido transmitirlo a los jóvenes con los que estoy.

¿Dónde está nuestra Nueva Noticia? Es una pregunta que puede resonar en los/as jóvenes militantes que se están acercando a Jesús, a conocerlo más, amarlo más y a seguirlo más. Es una pregunta que nos compromete como acompañantes a formular desde nuestras vidas la respuesta, nos cruzamos con la mirada de Jesús, su mensaje agudizará nuestra mirada y nos pondrá en marcha.

Esta Nueva Noticia nos enfrenta cara a cara con el mundo de los jóvenes. En el campamento de este año. ¡Cuántas carencias afectivas observamos, cuánto verse sin presente y sin futuro, cuánto maltratarse con promesas de cuerpos perfectos y cuantas relaciones irreales! Y todo ello construido sobre nuestros miedos, nuestra indiferencia y nuestro egoísmo.

Acompañar jóvenes es una Gracia, para mí, para a las responsables de Iniciación y para la comisión de campamento.

Acompaño a militantes que curan heridas del camino (las internas y las externas), que acompañan el sufrimiento, el desaliento, que están rodeados de otros jóvenes y consiguen por momentos que dejen de ser “no acompañados“ y se sientan protagonistas de sus vidas. Son ellos, los que se convierten en Bienaventuranza, en Buena Noticia, poniéndose al servicio de sus compañeros y ofreciendo herramientas como la Revisión de Vida para que continúen su viaje.

Con todos ellos, militantes o no, con sus heridas, vive El Maestro, que también fue humillado y machacado ante la mirada impasible de muchos. En nuestra vivencia de las Bienaventuranzas, han de descubrir que son sus elegidos, mostrándonos así que la lógica de Dios es radicalmente opuesta a la lógica del capitalismo que ignora a la persona y mata nuestra humanidad.

Nuestra vida, ¿puede ser esa nuestra Nueva Buena? ¿Puedo presentar mi vida, como repuesta a Esther?

“Yo Padre, te pido que las Bienaventuranzas sean una opción de vida para seguir encontrándonos con el Maestro en la vida de los jóvenes más machacados, comprometiéndonos con ellos para que se haga realidad la justicia de tu Reino. Que sean una interpelación constante para las personas que les acompañamos, manteniendo viva nuestra esperanza, contra todo pronóstico”.

Yolanda Moreno Albalate (Ciudad Real)

Artículo de Portada Boletín Acompañar JOC

Para leer más : http://www.joc.es/web2/index.php/publicaciones/acompanar/item/102-acompanar-digital-16

JÓVENES DE AC ¿QUÉ LE PEDIMOS A LA IGLESIA?

COMO JÓVENES DE AC, SINTIÉNDONOS AGENTES ACTIVOS DE ESTA COMUNIDAD
 201810Sinodoobispos¿QUÉ LE PEDIMOS A LA IGLESIA?
Estamos en un momento importante en la historia reciente de la Iglesia, donde la realidad Sinodal envuelve toda la pastoral juvenil. En estos últimos meses, la asociación y movimientos juveniles de Acción Católica (ACG – J, JEC, JOC y MJRC) hemos trabajado toda clase de iniciativas, encuestas, diálogos y propuestas, para preparar, con profundidad, este gran acontecimiento. Estamos llenos de esperanza por los frutos del Sínodo, donde se marcarán los “nuevos rumbos” para la pastoral con los jóvenes del mundo.
Las y los jóvenes en este momento histórico y eclesial nos sentimos llamados a ser agentes activos de transformación del mundo según el proyecto de Dios. Reconociéndonos miembros de pleno derecho de la comunidad eclesial, acompañados y en comunión con los pastores y demás carismas y ministerios que enriquecen al pueblo de Dios.
 Ante todo lo vivido, la pregunta de “¿qué le pedimos a la Iglesia?”, aún cobra más sentido. Ilusionados y llenos de expectación en que “algo importante está pasando” solicitamos a nuestra la Iglesia, desde la fraternidad y la colaboración, un gran listado de deseos cargados de anhelos y sueños.
 Somos jóvenes que deseamos una Iglesia que sepa escuchar nuestras demandas, insatisfacciones o incluso decepciones, que esté atenta a nuestras expectativas y deseos profundos, así como nuestra manera de entender y de soñar la Iglesia.
Resaltamos la urgente demanda de construir una Iglesia que sea “hogar” acogedor sin distinción, dialogante, servidora, acogedora, integradora, atrevida y creativa. Capaz de renovar el lenguaje para hacerlo sencillo, cercano y actual, de manera que posibilite la comunicación con las personas más jóvenes.

(más…)

Salimos a la calle para reconquistar nuestros derechos

El 1º de mayo para las/os jocistas es una fecha señalada en nuestra militancia por lo que supuso y por lo que en la actualidad significa analizar y transformar la realidad que nos precariza, explota y empobrece como clase obrera. Cada día luchamos por unas condiciones laborales justas y dignas donde no sólo el trabajo sea decente sino también nuestro ocio, nuestro descanso y nuestras relaciones.jo43_portada
Cada 1M nos planteamos la vivencia de este día, miramos nuestra vida y contemplando la de tantos jóvenes. Estas realidades nos empujan a salir y tomar a las calles de nuestras ciudades. Encontramos en estos espacios la oportunidad de sentirnos acompañados, de no sentirnos derrotados y de estar aportando a la historia la dignidad del ser humano. Salir y alzar la voz nos libera y nos transforma.
El panorama del mundo del trabajo focalizado en los jóvenes y más aún en las mujeres, desde una perspectiva de género, es desolador: (más…)

La JOC de Europa en el Día de las personas refugiadas

La JOC de Europa, reclamamos un compromiso en firme con las personas refugiadas

Coincidiendo con el Día Mundial de las Personas Refugiadas, la JOC de Europa alzamos la voz ante la dramática situación de millones de personas que desde hace años están viendo como sus derechos como seres humanos están siendo ultrajados ante el continuo rechazo de nuestros gobiernos que miran hacia otro lado.

La OIM (Organización Internacional para las Migraciones), en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, informa que 18.575 migrantes y refugiados han llegado a Europa por vía marítima durante los primeros 91 días de 2018. En lo que va de año, más de 500 personas han muerto cruzando el Mediterráneo en el intento de buscar una vida digna fuera de su país huyendo de los conflictos e intereses bélicos que provocan miles de muertes de personas inocentes.2018_20JComunicado

El informe anual de ACNUR ‘Tendencias Globales’, que analiza el desplazamiento forzado en todo el mundo basándose en datos de gobiernos, agencias sociales y datos del propio ACNUR, arroja que 65,6 millones de personas se encontraban desplazadas a finales de 2016.

Vivimos en un sistema que practica la estrategia del descarte y la irresponsabilidad ante toda aquella persona o sector de población que no interesa y estorba, siendo su objetivo el invisibilizarla o criminalizarla. Así es como abocamos a una vida de exclusión y empobrecimiento a tantas personas y familias que solo aspiran a una vida mejor, disfrutar de protección, de seguridad y de la misma dignidad que nosotros, los llamados “del primer mundo”, tenemos.

La indiferencia y la irresponsabilidad son las respuestas que estos seres humanos van encontrando a lo largo de su dura travesía, sobre todo por parte de los gobiernos y sus legítimos representantes: Leyes de extranjería que asfixian y sitúan a estas personas en una situación de peligrosa vulnerabilidad. (más…)

Encuentro de Secretariados Europeos JOC

Con motivo de la Trilateral, Secretariados de la JOC (Juventud Obrera Cristiana) del sur de Europa: Portugal, Italia, España y Catalunya, nos hemos reunido en Oporto, Portugal, del 18 al 21 de mayo de 2018. Durante estos días de encuentro, hemos compartido y reflexionado sobre “La militancia cristiana como vocación para toda la vida” y “Somos Acción Católica en relación con otros movimientos”.
La JOC manifestamos la precariedad vital en la que estamos instaladas las y los jóvenes, por consecuencia de este sistema capitalista y patriarcal, que está impregnando nuestras vidas marcadas por el presentismo, sin permitirnos tener una mirada hacia un futuro donde podamos desarrollarnos como personas dignas.
Nos preocupa qué tipo de jóvenes estamos construyendo en base a aquello que la sociedad de hoy ofrece (competitividad, individualismo, consumismo, etc.), en una situación precaria, frágil y que no permite construir un proyecto de vida continuado. Una de las causas que identificamos es como el trabajo no dignifica al joven. (“Un joven trabajador vale más que todo el oro del mundo, porque no es un esclavo, ni una máquina ni un animal de carga sino un hijo de Dios” J. Cardijn) Y ante esta realidad, nosotros nos preguntamos ¿cómo acompañamos y damos respuesta a esta realidad?2018Trilateral
Como jóvenes, no tenemos una estructura vital fuerte y vivimos las distintas facetas de nuestra vida en compartimentos separados, pero esta fragilidad requiere una fe, que es el pilar que da fundamento a nuestro compromiso militante. Hemos descubierto en el estilo de Jesús una militancia para toda la vida, sabiendo que esto supone un proceso de crecimiento lento, adaptado para cada militante y acompañado gradualmente. El proyecto de la JOC, es una alternativa, porque ofrece un equipo, una comunidad, una formación y herramientas como la Revisión de la Vida, el cuaderno de la vida, el proyecto personal, la riqueza de ponerse en acción con otros…, que hace madurar la responsabilidad y el protagonismo de los jóvenes.
Estamos convencidos, además, que el Evangelio es fuente de vida y de inspiración para las y los jóvenes de hoy. Y que la JOC es una ventana que nos permite comunicarnos con el Espíritu de Jesucristo, liberándonos de toda opresión en la que vivimos día a día. (más…)

Hambre y sed de sentido

“Lo trascendente tiene que ver
con la experiencia del asombro,
de la admiración, de la gratuidad”Acompañar-Digital_14

Estamos viviendo un cambio acelerado en el contexto de una globalización económica liderada por el neoliberalismo y la primacía del capital. Entre otras características, las generaciones más jóvenes viven instaladas en el “presentismo” “inmanentista” y “autosuficiente”. Querámoslo o no, asistimos a un cambio de época, con sus riesgos y sus oportunidades.
Dios ha dejado de ser una hipótesis razonable en las sociedades mal llamadas “desarrolladas”. Sin embargo, desde la JOC entendemos que este tiempo que nos toca vivir es una oportunidad, un “Kairós” que nos regala el Padre/Madre Dios para que lo encontremos a Él y lo experimentemos donde Él quiere ser hallado y disfrutado.
La Iglesia, si quiere ser fiel al Evangelio, no puede situarse frente al mundo, sino compañera de camino, cómplice de sus anhelos y aliada de sus búsquedas. Sin miedos y sin prejuicios los cristianos nos sentimos convocados a interpretar los nuevos signos de vida que se dan hoy en el mundo, así como a identificar las aberraciones que atentan contra la dignidad de las personas y la vida del planeta; dispuestos a dar una respuesta desde el Evangelio.
Ante la realidad, no cabe la huida, el rechazo, la lamentación continua; desde la fe entendemos que la vida en su complejidad nos ofrece mil lecciones y oportunidades. Todo tiempo es momento de gracia y momento propicio para experimentar el amor incondicional del Padre/Madre Dios. Ahora bien, el momento presente exige una Iglesia con buenos reflejos para mantener lo esencial que da sentido a la vida de las personas y al mismo tiempo que sea capaz de generar formas nuevas y flexibles de presencia y de pastoral que den respuesta a los nuevos interrogantes. (más…)

Encuentro de Formación JOC

Este fin de semana, más de 80 jóvenes de la JOC, procedentes de barrios humildes y obreros de todo el país, nos hemos reunido en Madrid en un encuentro de formación sobre “Las relaciones de poder y de justicia” en el marco de la próxima campaña de acción que comenzará a trabajar el movimiento.

Las y los jóvenes de la JOC, reconocemos que el camino del Reino de Dios parte de todas las personas que con nuestras opciones de vida las hacemos cada día más empobrecidas, de todas aquellas a las que no miramos o utilizamos para seguir manteniendo nuestro estilo de vida capitalista y heteropatriarcal.

Por tanto, somos jóvenes que estamos convencidos de nuestra opción por las personas más empobrecidas, en una relación de amor y acompañamiento, observando lo invisible de la sociedad y dejándonos tocar por sus situaciones.

Durante el encuentro, estuvimos con un “santo” de la puerta de al lado, un compañero senegalés nos compartió su experiencia y vivencia hasta llegar a nuestro país y por todo el viacrucis que vivió una vez puestos sus pies descalzos en tierra europea. Dejando su trabajo y su familia, creyó y apostó casi dejándose su vida por el “sueño europeo”.

Un hombre que después de haber sufrido la violencia en todas sus facetas y en todas las que os podéis llegar a imaginar, de ese corazón roto y humillado, de ahí… brota el amor, la esperanza y el perdón, siendo capaz a día de hoy vivir con una sonrisa y una fuerza que contagia de esperanza a quienes le conocemos. Sin duda, una experiencia de fe en un Dios que revoluciona el corazón de aquel que se deja querer y acompañar.

¡Otro mundo si es posible!

“No hay fronteras ni violencia para que pueda brotar un amor puro y sincero”

encuentros de abril 2018

Ellas son nuestra profecía y nuestra esperanza

En el momento actual asistimos a una nueva oleada de reivindicaciones de igualdad en derechos entre hombres y mujeres, unas reivindicaciones que si bien han nacido en el ámbito social se han introducido también en el ámbito de la fe y de la comunidad eclesial. Las mujeres creyentes, marcadas por la búsqueda de una nueva y más liberadora identidad social y cristiana, sentimos la necesidad de acercamos a los textos de Nuevo Testamento para entender qué encontraron en Jesús nuestras antepasadas.

El acceso a Jesús no es directo, está mediado por los relatos que se escribieron entre los siglos I y II, en contextos sociales y culturales muy alejados del nuestro. Una tarea muy importante de la teología feminista ha sido aportar una hermenéutica de la revelación que nos permite sacar a la luz otros aspectos que aportan novedad frente a la exégesis tradicional, y poco sensible a las búsquedas de las mujeres.

Desde las nuevas claves de interpretación aportadas por las teólogas podemos enfocar otros elementos del paisaje y otros personajes de las narraciones, y encontrar el mensaje de esperanza que contienen. No podemos olvidar que es imprescindible comprender y conocer el contexto para extraer de los relatos su verdadero significado (Dei Verbum, 12).

Por eso es importante recordar que la fe cristiana se arraiga en el testimonio de un grupo de hombres y mujeres palestinos que creyeron en Jesús como el Mesías y el Hijo de Dios. Y descubrieron en su testimonio (vida y obras) la acción de Dios en la historia, una “Buena noticia” que daba cumplimiento a la promesa de los profetas y al anhelo más profundo del Pueblo de Israel.

La actividad de Jesús estuvo marcada por el anuncio del Reino de Dios, una expresión que nos habla de denuncia y esperanza, que significa la irrupción de Dios en la historia para sostener al pobre y anunciar la fidelidad misericordiosa de Dios. Para Jesús la realidad, la cotidianidad, es el lugar de la intervención de Dios que irrumpe en lo profano haciéndolo lugar de encuentro y transformación, frente a la sacralidad excluyente y opresora con los más pobres que evidenciaba la práctica religiosa de la fe de Israel en ese momento.

Para entender la radicalidad del mensaje del Reino, sobre todo en lo que tiene que ver con las mujeres, debemos recordar cómo era la situación de las mujeres en el mundo judío del siglo I. En primer lugar su pertenencia al pueblo judío era secundaria, el rito de iniciación a la fe, la circuncisión (Gn 18), era un rito masculino que colocaba a la mujer en situación de dependencia del padre, el marido o el hijo. En segundo lugar, el espacio sagrado estaba regido por las “leyes del pureza” (Lev), que establecían la impureza de una mujer a causa de su menstruación, el parto, y que las separaba de lo sagrado por su condición de mujer. En tercer lugar, la situación social de la mujer que, señalada como impura y en un segundo lugar, queda situada en la privacidad de la casa, subordinada a la tutela del padre o el esposo, y desamparada si enviuda.

En ese contexto el Reino de Dios anunciado por Jesús irrumpe entre los pobres y entre las mujeres como un soplo de esperanza. Porque predicó un seguimiento inclusivo donde ellos (Jn 1, 48) y ellas se sintieron llamados (Jn 20, 15) y, dejando lo que estaban haciendo (Mt 4, 20; Jn 4, 28) le siguieron. Porque fueron sanadas y sanados por él, recuperando su dignidad de hijas (Lc 13, 16) e hijos de Dios (Lc 14, 5). Porque escucharon atentas su mensaje, como un discípulo a su rabino (Lc 10, 39). Porque fueron llamadas por su nombre, como el pastor a las ovejas de su rebaño (Jn 20, 16). Porque dieron testimonio de su fe (Jn 11, 27) como sus compañeros (Mt 16, 16), incluso anunciándoles la resurrección (Jn 20, 18). Porque fueron tratadas como sujetos, personas capaces de expresarse y dialogar (Jn 4; Mt 7, 24-30); porque se les dio un lugar en la comunidad, la diakonía, después de ser sanadas de sus dolencias personales (Mc 1, 29-33).

Por estos motivos y por la misericordia con la Jesús se acercó a las situaciones humanas de exclusión que se encontró, entre las que las mujeres eran una mayoría silenciosa, podemos afirmar que la persona de Jesús y su anuncio del Reino fueron motivo de esperanza para muchos pero especialmente para las mujeres. Ellas le siguieron desde el inicio de su vida pública (Lc 8, 1-3), le ofrecieron su casa (Lc 10, 38-42), anunciaron su mensaje (Jn 4 , 28-29), fueron testigos de los últimos momentos de su vida (Jn 19, 25; Mt 27, 55-56; Mc 15, 33-41; Lc 23, 49), encontraron su tumba vacía (Jn 20,1-2.11-18; Mt 28, 1-10; Mc 16, 1-8; Lc 24, 1-12; Lc 24, 22) y anunciaron su resurrección (Mc 16, 7; Mt 28, 7; Lc 24,22; Jn 20, 18). También las encontraremos participando de las tareas de evangelización como a Lidia (Hch 16, 15-40), o participando en tareas comunitarias como Tabita (Hch 9, 36-42).

Las mujeres desempeñaron un papel fundamental en los inicios cristianos que nacía del encuentro personal con Jesús y su fe en él como el Cristo anunciado que las dotó de la libertad de las “hijas de Dios”. Por eso, recuperar y reconocer su memoria nos puede ayudar a confrontar la fe con nuestros valores culturales, y hacer resurgir los valores del Reino, que andan muy lejos de privilegios, exclusiones y “purezas”. Así, las mujeres del Nuevo Testamento y sus comunidades nos ofrecen la posibilidad de repensar las relaciones comunitarias actuales, para recuperar una comunidad inclusiva, que escuche la experiencia de Dios de las mujeres y de los hombres y las valore en igual medida, que la diferencia sexual no sea la base para generar desigualdad, ni  para justificar la exclusión.

Las seguidoras de Jesús encontraron en él una mirada que les cambió la vida y se sintieron acogidas y llamadas a la misma misión de los varones, transformar el mundo para construir un futuro según el sueño de Dios. Ellas son nuestra profecía y nuestra esperanza y con ellas resuena el mensaje de Jesús:

“… dondequiera que se predique el Evangelio por todo el mundo se recordará también lo que hizo esta mujer”. (Mc 14, 9)

“Mujer quedas libre de tu enfermedad”. (Lc 13, 12)

“Mujer ¡grande es tu fe! Que te suceda como quieres”. (Mt 15, 28)

Carmen Picó Guzmán

Articulo publicado en la revista JO 42 Marzo 2018

 

Proyecto Evangelizador de la JOC

jo41_portadaIglesia en Salida al Encuentro de los Jóvenes del mundo obrero.

Después de unos días en Gran Canaria celebrando nuestro 48º Consejo General de la JOC; compartiendo la vida de muchos jóvenes, sus dificultades, necesidades, miedos, retos en la vida… donde hemos estado militantes de la JOC de toda España y de otros países amigos. Hoy ponemos especial empeño y cariño en hacer llegar a otras y otros jóvenes todo nuestro trabajo y que sea eco en cada rincón.
Incertidumbre, precariedad laboral, sin un trabajo decente, siempre hundidos en la esclavitud al servicio del capital, sin canales reales de participación para que nuestra voz sea escuchada y valorada, sin oportunidades, sin presente y sin futuro, sufrientes de un contexto y estructura social que fractura nuestras vidas; sin acceso a una vivienda digna, estudios cada vez con un mayor número de condiciones; aumentando así la injusticia y las desigualdades. Éste es  el rosto de la Juventud, es aquí donde Jesús de Nazaret se encarna para ser vida, para ser luz y esperanza.
En este Consejo General, la JOC volvimos a reafirmar nuestra confianza en la juventud. Afirmamos con fe, que los jóvenes estamos preparados para ser protagonistas de nuestra historia, somos consciente de la responsabilidad que tenemos en esta sociedad para transformarla y hacerla más humana, solidaria, sostenible, feminista y fraterna.

(más…)

La Juventud Obrera Cristiana toma la calle para denunciar la precariedad de los jóvenes

Bajo el lema “No es país para jóvenes pero nos quedamos para transformarlo”, la JOC cierra su consejo general con llamadas a “una sociedad más humana”.

Más de un centenar de jóvenes pertenecientes a Juventud Obrera Cristiana marcharon este sábado por Las Palmas de Gran Canaria para desarrollar un acto reivindicativo en el marco de la celebración de su cuadragésimo octavo consejo general, el primero que se celebra en Canarias. Los jóvenes se distribuyeron según su zona de procedencia a lo largo de la calle Triana, donde llevaron a cabo distintas actuaciones con las que pretendían visualizar la realidad juvenil y aportar alternativas.
Cada una de las performance ha dado

vida a datos como el paro juvenil, del 36% en menores de 25 años según la EPA del tercer trimestre de 2017, la pobreza laboral, el 20% de los jóvenes que trabajan tienen un nivel de ingresos inferior al 60% del ingreso medio según la OIT, el fracaso escolar, con una tasa del 19% de jóvenes entre 18 y 24 años siendo España es el segundo país de la Unión Europea, la imposibilidad de independizarse, sólo un 6% de las personas menores de 25 años puede hacerlo (último trimestre 2016. Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España. – Riesgo de pobreza) el riesgo de pobreza, el 38,2% de las personas de 16 a 29 años se encuentran en riesgo de pobreza según AROPE de 2015 o la falta de protagonismo  sólo 1 de cada 3 personas jóvenes tiene algún tipo de participación incluida la participación en grupos deportivos.

Tras las actuaciones, los participantes emprendieron una marcha en la que estuvieron acompañados por una batucada de jóvenes del movimiento de La Aldea. Al ritmo de los tambores recorrieron la distancia que separa el parque de San Telmo hasta la plaza de las Ranas, donde se procedió a la lectura de un manifiesto en el que los miembros de la organización mostraron su “confianza en la juventud” y asumieron como propia la responsabilidad que tienen los jóvenes en la sociedad actual “para transformarla y hacerla más humana, solidaria, sostenible, feminista y fraterna”.

JOCConsejo-1 JOCConsejo-2 JOCConsejo-3