Detrás de las Estadísticas

Desde hace algunos meses, los medios de comunicación trasmiten que estamos ante una “mejora de la economía”, o que “el paro está bajando”. Sin embargo, basta con mirar a nuestro alrededor para constatar que esta bajada del desempleo se está dando a costa de una mayor precarización: temporalidad, inestabilidad, contratos por pocas horas, falsos autónomos… se está creando un empleo cada vez más precario, una precariedad que nos afecta especialmente a la población joven.
En primer lugar, queremos estar atentos a cómo los medios de comunicación muestran siempre una cara de la realidad, pero no profundizan en sus análisis, y no exponen toda la verdad. Actualmente, los medios de comunicación más conocidos están concentrados en pocos dueños. Un único grupo empresarial puede tener varios periódicos, radios y cadenas de TV; y eso hace que diferentes medios digan todos las mismas noticias, perojo37_portada a menudo son noticias sesgadas.
En segundo lugar, desde la revista “Juventud Obrera”, queremos mostrar cuál es la realidad que vemos, que percibimos y que vivimos. Queremos mostrar desde la experiencia cómo la precariedad laboral está afectando a un gran número de jóvenes. Es importante que vayamos más allá de las estadísticas, más allá de las cifras, y nos paremos en las personas concretas, en los rostros de la gente y en las situaciones que estamos viviendo.

Partiendo del contenido de esta revista, os invitamos a contemplar
vuestra propia vida, siendo conscientes de las situaciones de precariedad
que estamos viviendo. A continuación, fijarnos en las personas que tenemos
a nuestro alrededor, descubriendo rostros concretos que a pesar de haber
encontrado empleo, no se trata de un empleo digno de calidad.
Además, leamos los medios de comunicación de una manera crítica, y
no nos dejemos confundir por ellos. Por último, hagamos “denuncia”, seamos
capaces de difundir cuál es la realidad que vivimos, estando atentos
a los signos de los tiempos que vivimos, igual que lo hacían “los profetas”,
seamos profetas de nuestra época.
Ante unos medios de comunicación que nos intentan manipular, seamos
constructores de esperanza: denunciemos aquellas situaciones que sufrimos,
pero seamos también capaces de difundir todo lo bueno que estamos
haciendo. Tenemos la capacidad de difundir aquellos pequeños signos de
esperanza que poco a poco están transformando el mundo.

http://www.joc.es/web2/publicaciones/revista-jo/item/87-n-37-febrero-2017