“¿Extraños amigos?” en Sal Terrae

IMG_20170216_210833 copia

En su número de febrero, la revista de pastoral Sal Terrae, editada por la Compañía de Jesús, recomienda con entusiasmo el libro ¿Extraños amigos? Cuando ciencia y fe se aventuran al diálogo.

16463785_1318107778211662_51713869011149184_o

ROTA, A. y CORDERO, F., ¿Extraños amigos? Cuando ciencia y fe se aventuran al diálogo, San Pablo, Madrid 2015, 214 pp.

Ya desde el título, se intuyen los logros de esta obra tan acertada como necesaria. Forma y fondo se acompasan y coordinan de tal manera que, bien se puede decir en este caso, la forma es el mensaje. Y esto es así porque los autores, una ingeniera y un sacerdote, se embarcan en un diálogo donde, como diría san Ignacio, están “más dispuestos a salvar la proposición del prójimo que a condenarla”. Escuchar, acoger la verdad que brota del corazón, es amar. Acoger la palabra del otro es lugar de encuentro inmarcesible, es fuente de amistad. La escucha activa y atenta a los planteamientos del compañero les permite construir un discurso perfectamente entrelazado, donde no se pierde la unidad y armonía de todo el conjunto. Cada uno de ellos, en su palabra nacida del corazón y la pasión de su vida, transmiten alegría y entusiasmo. Verdad, bondad y belleza son siempre irresistibles. Sin intentar convencer, son convincentes porque estarán convencidos.

Como buenos profesores, han tenido el acierto de abordar el diálogo entre la ciencia y la fe desde la creatividad y el humor. Por su facilidad para expresar con palabras sencillas las realidades más complejas, por la plasticidad de sus metáforas y comparaciones, por su fuerza sugerente y evocadora, por su tono ágil, vivo, directo y conversacional, por la originalidad de sus planteamientos y su buen humor, por su positividad siempre, la lectura de estas páginas es un atractivo placer desde el primer momento.

La obra, convertida así en un areópago de crecimiento mutuo, se divide en doce capítulos donde, a partir de diversas escenas bíblicas, se abordan distintos temas desde las dos perspectivas: la científico-técnica y la religiosa. Y como en Pentecostés, donde “cada uno los oía hablar en su propio idioma”, aquí también se produce el milagro de la comunión en la diversidad. Y con la publicación del texto disfrutamos y nos enriquecemos todos.

Es conmovedor asomarse desde estás páginas a contemplar la belleza incomparable de un arco iris, descompuesto en sencillas gotas de luz y de color; o las erupciones volcánicas, presentadas como necesarios movimientos fisiológicos del cuerpo de la Tierra; o la maravilla de las lentes del ojo humano, inteligentemente dispuestas para captar las imágenes reflejadas por la luz solar.

La originalidad de Ana Rota y la inteligencia de sus metáforas, sumada a la profunda autenticidad de Fernando Cordero, se potencia de tal manera que, sin pretenderlo, ciencia y fe se hermanan y convierten en pura retórica la pregunta que da título al libro. Lejos de mostrar la ciencia y la fe como extraños amigos que se mantienen recelosos en la distancia, los autores de esta obra cantan a coro otra melodía más armoniosa; desde su amistad, desvelan, con sus palabras hechas vida, la verdadera cara de lo real: razón y fe son, como dice la canción, Amigos para siempre.

Como decía Louis Pasteur, “un poco de ciencia aleja de Dios, pero mucha ciencia devuelve a Él”. Son muchos y muy notables los creyentes que, a los largo de la historia, se han significado por sus relevantes aportaciones en los más diversos ámbitos científicos. Y, sin embargo, en los últimos tiempos, en nuestra sociedad occidental la fe se presenta a veces como una rémora para los avances de la ciencia; progresar parecería incompatible con la creencia en ningún dogma.

Esta obra, llena de pasión y vida, trasciende todo prejuicio y se aventura confiada a iluminar la insondable densidad de lo real. Ojalá sean muchos más cuantos se atrevan a transitar por este areópago con la humildad del compañero de camino.

Mª Dolores de Miguel Poyard

03 religion y educacion EXTRAÑOS AMIGOS portada.indd

 

 

Discussion area - Dejar un comentario