Dinero de plástico a modo de “tarjeta de presentación”

Dinero de plástico no significa que sea de juguete, todo lo contrario es un instrumento de pago de lo más serio. Colocamos el adjetivo plástico al dinero cuando hablamos de las tarjetas de crédito y de débito. Recuerdo una anécdota protagonizada por mi hijo Tom, que me gustaría compartir contigo, amigo lector. Estábamos en una radio local, nos iban a entrevistar acerca de mi último libro infantil Billetes de ida y vuelta. El periodista leía, todavía a micrófono cerrado, el índice, al llegar al capítulo de la Tarjeta de crédito, Tom puntualizó: “¡Qué no es lo mismo que la de débito!” Mi futuro entrevistador reconoció que hasta hacía muy poco desconocía las diferencias y le pidió que las apuntara. Mi hijo con su lenguaje infantil pero acertado demostró que había comprendido que aunque ambas eran tarjetas de pago, no eran lo mismo. Y tú, sí tú, el que lees este blog ¿conoces las diferencias? Te dejo unos minutos para que las escribas en un papel. ¡No has conseguido más que apuntar la diferencia de coste de mantenimiento! Ésta no es la principal diferencia, puesto que en muchos casos ni siquiera existe ya que las entidades financieras como reclamo comercial lo dejan a cero si tienes domiciliada la nómina, la pensión… vaya si eres un buen cliente.

Estarás conmigo que ambas tarjetas permiten al usuario, propietario de éstas, adquirir bienes y servicios de forma inmediata. En el caso de la de crédito se deja el pago de las compras para una fecha posterior (normalmente una vez al mes). En cambio con la tarjeta de débito el pago al igual que la adquisición es inmediato, se descuenta de la cuenta en el momento, siempre y cuando haya saldo disponible, o dicho con otras palabras siempre que tengas dinero en la cuenta a la que está asociada la tarjeta.

Si la de crédito supone una financiación gratuita, ¿por qué la segunda es el medio de pago que más ha crecido en los últimos años? En parte se debe a la crisis, las entidades financieras son más cautas al ofrecer la tarjeta de crédito, dado los impagos que se han producido. En cambio cualquier cuenta bancaria incluye la tarjeta de débito como el principal medio de acceso a los recursos que se depositan en ella. Pero hay otras razones, podríamos llamarlas psicológicas: el desazón que produce tener deudas.

Este fin de semana en el que dos españoles se han proclamado campeones del mundo en motocicleta, he sentido la curiosidad de conocer la trayectoria de uno de ellos, Jorge Lorenzo. El mallorquín primero corrió en 125cc, en el 2005 dio el salto a 250cc donde fue en dos ocasiones campeón del mundo y desde 2008 corre en la categoría reina. He sacado a colación a este deportista no sólo para felicitarle sino para comparar el cambio de cilindrada con el aprendizaje en las diferentes formas de pago. Podríamos decir que 125cc es pago en efectivo, 250cc pago en tarjeta de débito y Moto GP el pago con tarjeta de crédito. Dicho con otras palabras, si no manejamos con responsabilidad el dinero en efectivo no estamos preparados para la tarjeta de débito y menos para la de crédito. En cualquiera de los casos debemos conocer todo acerca de nuestros ingresos: cuándo entraran y en qué cantidad. También necesitamos conocer los gastos, los pagos que invariablemente vayamos a tener. Puede que otro día os hablaré de cómo confeccionar un presupuesto familiar.

Dicen los expertos que se controla mejor el gasto pagando en efectivo ¿por qué? Supongo que ver como salen los billetes y las monedas de nuestra cartera para no volver, nos hace ser más consciente del valor de las cosas. A diferencia de las tarjetas que tras marcar tu pin en el datáfono o firmar el recibo que sale por éste regresan a su lugar de origen (a no ser que seamos unos despistados y la olvidemos en el mostrador). Y un apunte más: La de débito no implica controlar mejor la compra, únicamente evita que nos endeudemos puesto que si no hay dinero en la cuenta es rechazada la compra. La de crédito en función de su categoría: normal, oro, platino tiene un monto máximo, por eso a veces personas con buenos ingresos pero con tendencia a la compra compulsiva la prefieren (de esta forma evitan adquirir cosas innecesarias) además casi todos los bancos tienen un sistema de aviso tras haber efectuado una compra (en función de la cantidad te mandan un SMS al móvil o te llaman por teléfono). Aunque no sobrepasemos el límite de nuestra tarjeta de crédito puede que en el momento que se cargue a nuestra cuenta no tengamos suficiente saldo lo que supondrá una penalización. Por lo dicho, ambas tarjetas no son lo mismo y no compiten entre sí. Más bien, su uso depende de opciones y gustos personales a la hora de comprar.

Espero que mi pequeña lección y reflexión a modo de “tarjeta de presentación” os sea útil.

8 Responses to “Dinero de plástico a modo de “tarjeta de presentación””

  1. ¡ENHORABUENA!
    Me alegro mucho de tu nueva iniciativa.
    Aprender leyéndote es un placer.

  2. Gracias Maria Jose y Tom, por fin lo he entendido.

  3. ánimo y a seguir escribiendo sobre temas interesantes y muy cotidianos, pero que a veces no se conocen con claridad.
    Un saludo y adelante.

  4. La sencillez y la claridad caracterizan los escritos de Maria José. Esperemos que no cambie de estilo con la fama!
    Me interesara conocer como abarca la dificil cuestion del presupuesto familiar,
    Hasta pronto!

  5. Leer tus artículos es aprender, comprender y adquirir una formación sobre el tema que trates de una manera divertida, interesante y amena, y lo más importante: SENCILLA y COMPRENSIBLE.
    No cambies!

  6. Un placer leer tus explicaciones tan claritas como divertidas.
    Esperamos con entusiasmo otro trocito de tu precioso cuento “Dinero de ida y vuelta”, yo lo he leído con mis hijas y desde entonces entienden mucho mejor el valor de las cosas.
    Muchas gracias y hasta pronto!!!!!!

  7. Cuando alguien sabe mucho de lo que habla (y sé porqué lo digo), que fácil lo explica; y …, al contrario, cuando no se sabe muy bien de lo que se habla, que complicado se nos intenta explicar. Te animo a que sigas explicando temas económicos y financieros que nos permitan a todos entender y superar esta famosa “crisis”, que según van las cosas ha venido para quedarse con nosotros un tiempo más largo de lo que pensábamos.

  8. Como siempre y como todo lo que escribes, me encanta. Ese saber enseñar con un toque de humor.
    Sigue así.
    Besos

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)