Presupuesto familiar, primera parte

No sé si el asunto de hoy te puede resultar atractivo e interesante con la que está cayendo. Como sabrás, desde hace varias semanas los Presupuestos Generales del Estado del 2011, sus enmiendas y por supuesto su aprobación, ocupan titulares y editoriales en todos los medios de comunicación. Y me parece que más de uno ha empezado a coger manía a la pobre palabra, sí, sí “presupuesto”. Por lo dicho, antes de que la animadversión alcance un nivel tan alto que tú, amigo lector, no seas capaz de leer con actitud relajada mis palabras, lo mejor será que intente explicar cómo confeccionar un presupuesto familiar (siempre intento cumplir mis promesas).

Se define presupuesto al cálculo anticipado de los ingresos y gastos de una actividad económica (personal, familiar, empresarial, asociativa, y por supuesto de un Estado) durante un período, normalmente anual. Es un plan de acción expresado en términos económicos. Elaborar un presupuesto permite evaluar la consecución de unos objetivos.

Los protagonistas de "Billetes de ida y vuelta" analizando el presupuesto familiar

Los protagonistas de "Billetes de ida y vuelta" analizando el presupuesto familiar

Un presusupuesto familiar es un documento en donde proyectamos futuros ingresos dinerarios, y futuros gastos (los que incurrimos para cubrir las necesidades familiares o pagar las deudas contraídas).

¿Cuál es el objetivo de un presupuesto familiar? Ésta debería ser la primera pregunta que una familia se tendría que formular a la hora de diseñar un presupuesto. Porque aunque existen programas informáticos que nos ofrecen modelos de presupuesto e incluso permiten simulaciones, cada familia debe saber para qué quiere dicha herramienta. Os daré unas pistas:

  • priorizar los gastos.
  • estar al corriente de nuestra capacidad de ahorro (ingresos menos gastos) y, de ese modo, saber si estamos logrando un nivel de ahorro que nos permita, en un futuro más o menos inmediato, por ejemplo, cambiar de coche, renovar mobiliario, irnos de vacaciones etc. o si podremos invertir en productos financieros.
  • identificar las partidas donde se concentra el mayor porcentaje de gastos y así estudiar si es posible reducirlos.
  • conocer nuestro nivel de endeudamiento (gastos como consecuencia del pago de deudas) y, de esta forma, decidir si debemos limitar el uso de deudas o, en todo caso, si es posible adquirir nuevas.
  • o simplemente “llegar a fin de mes”.

En un presupuesto familiar, a no ser que surjan imprevistos desagradables, los ingresos principales son conocidos. Una familia los prevé con bastante exactitud, los habituales son: los salarios de los adultos (si tienen la suerte de trabajar y cobrar) o el subsidio de desempleo, y si ya está jubilado la pensión. También puede haber entrada de dinero por rentas como: intereses bancarios, dividendos de acciones, cobro de alquileres (si hay bienes inmuebles “productivos”). No sólo sabemos la cantidad sino también cuándo entrarán en nuestra cuenta corriente. Luego existen una serie de ingresos menos predecibles que dependerán de la generosidad familiar y de la suerte (si somos amigos de los juegos de azar y la fortuna nos sonríe).

Respecto a los gastos, están los que conocemos su importe exacto: hipoteca o alquiler, gastos de comunidad, colegio de los hijos, cuotas deportivas, aportaciones a ONG’s, suscripciones, seguros (médico, coche, hogar), etc. Otros gastos aunque corrientes, agua, luz, gas, teléfono, alimentación, gasolina, limpieza, donativos, etc. pueden ser variables pero se suelen mover en un intervalo pequeño. Y otro capítulo de gastos estará en función de nuestro disponible: ocio (cine, restaurante), viajes, calzado y vestido, y otros caprichos.

Como siempre podemos tener imprevistos es aconsejable que mes a mes la diferencia entre ingresos y gastos sea positiva y así poder afrontarlos.

Como habrás leído el título del post es Presupuesto familiar, primera parte. Hay varias razones para dividir este asunto en dos: la primera que tengas un tiempo para cuestionarte el objetivo de tu presupuesto y analices cuáles son los ingresos y gastos familiares, dicho con otras palabras, conocer cómo entra dinero en casa y cómo sale y por supuesto cuánto y cuándo. También para determinar el nivel de detalle de las partidas de gastos y si éstas las quieres agrupar de alguna forma (ej. relacionado con los hijos, con el coche, con el ocio). Otra razón para la existencia de una segunda parte es que no quiero que este post te resulte demasiado denso, engorroso y que no te produzca animadversión. Si estás acostumbrado a trabajar con una hoja de cálculo va a ser muy sencillo, pero si te parece de esto hablaremos en la segunda parte.

Te he puesto deberes para unos días, sobre todo a Marta que tal como escribió en su atento comentario a mi primer post Dinero de plástico a modo de “tarjeta de presentación”, está muy interesada en saber cómo abarco la difícil cuestión del presupuesto familiar. Ánimo Marta, tú puedes conseguir que el adverbio difícil se acerque lo más posible a fácil, tan sólo tienes que dedicar un ratito al análisis de tus ingresos y gastos.

¡Hasta la próxima entrega!

6 Responses to “Presupuesto familiar, primera parte”

  1. buena idea el blog
    nos hace falta a las familias victimas de la crisis saber algo mas de economia

  2. Curioso,:yo siempre le digo a mi marido que tenemos que plantear un presupuesto familiar mensual o trimestral y siempre me dice que es una chorrada!!! A ver si ahora consigo que le vea la utilidad………..

  3. Luego está el punto de vista psicológico. Un compañero de trabajo ha dejado de hacer el presupuesto por que se deprime ; ))

  4. Muy buen aporte. Realizar un presupuesto es una gran manera de llevar a cabo el control eficiente de los ingresos y gastos. Realizar el análisis financiero pertinente mediante este método es una gran ayuda a la hora de generar ahorros y evitar endeudamientos innecesarios.

  5. Aunque muchos estamos de acuerdo en los beneficios de hacer un presupuesto y controlar los gastos a menudo el problema es que hacerlo, y hacerlo bien, lleva tiempo y disciplina. Afortunadamente hoy hay webs y aplicaciones para móviles que hacen casi todo el trabajo. Estoy pensando en una aplicación web que utilizo desde hace unos meses para controlar mis gastos, llevar un presupuesto y en definitiva gestionar mis finanzas personales. La web se llama Wallo ( http://wallo.com ) y os la recomiendo.

  6. Gracias Manuel por tu aportación. He consultado la web y parece muy útil. Seguro que puede ayudar a todos aquellos que quieren controlar sus entradas y salidas de dinero.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)