Dollar-a-year men

Mientras me documentaba sobre la tasa de transferencias financieras  (para cumplir con mi promesa de la tasa Tobin) me he topado con una bonita y curiosa historia. He conservado su título en inglés puesto que me resulta difícil acertar con la traducción. Además creo que se entiende perfectamente y si no es así, espero conseguirlo tras contarte la historia.

Cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial un comprometido grupo de comerciantes, banqueros, industriales, profesionales etc. puso su talento, conocimiento, experiencia al servicio de la nación. El entonces presidente, Woodrow Wilson, consiguió sensibilizar un sentimiento patriótico con su famosa frase a war to end all wars (se podría traducir como la guerra para acabar con todas las guerras). Como en EEUU existía, y todavía existe, una ley que prohíbe al gobierno aceptar los servicios gratuitos de cualquier persona, a este grupo se les daba una cantidad simbólica. A todos esos hombres competentes que se pusieron a trabajar en su campo de experiencia, se les pagaba un dólar al año por ese trabajo. Ellos ayudaron a impulsar la economía nacional en esos tiempos tan difíciles.

Aunque se inició a raíz de la Primera Guerra Mundial, esta figura ha permanecido desde entonces. Volvió a tomar fuerza durante la Segunda Guerra Mundial. 1 dolar enmarcadoDe nuevo, un grupo selecto de hombres de empresa llamados “Hombres de un dólar anual” (ya os lo he traducido) fueron los encargados de garantizar la producción militar y de alcanzar los objetivos de calidad. Gozaban de gran prestigio en la sociedad americana y ellos, orgullosos, solían enmarcar los cheques que por valor de un dólar les entregaba el departamento del Tesoro. Los canadienses imitaron a sus vecinos durante este período bélico. Fue CD Howe, ingeniero y político, conocido como el “Ministro de Todo” quien reclutó a muchos ejecutivos de empresas. Las compañías prestaban a sus mejores profesionales y estos recibían el mismo pago simbólico que sus vecinos estadounidenses: un dólar al año.

Esta figura perdura aunque con un escenario no tan bélico y sin el sentido patriótico con el que se creó. Varios directivos y presidentes de empresas han optado por asignarse tan solo un dólar por distintas razones. Uno de los casos más recientes es John Mackey, co fundador en 1980 de Whole Foods Market  gran defensor de los alimentos orgánicos y motor de las mejoras en el bienestar de la cría de los animales. En 2003 fue nombrado empresario del año y en 2006 anunció a sus empleados que se iba a reducir su salario a 1$, que donaba su cartera de acciones a instituciones benéficas e incluso estableció un fondo de 100.000$  para emergencias relacionadas con los problemas personales de sus trabajadores. Los resultados de Whole Foods fueron tan buenos que Mackey consiguió un bonus de 33.830 dólares en el 2008 y en el 2009 la cifra ascendió a 710.077 dólares. Con esta remuneración por un trabajo bien hecho, obviamente con un dólar al año como salario tiene más que suficiente.

Anteriormente otros ejecutivos americanos habían renunciado a su salario. El caso más ilustrativo puede que sea Lee Iacocca, “héroe de los ochenta”. A finales de los setenta la compañía automovilística Chrysler soportaba grandes pérdidas. Iacocca  que acababa de ser despedido de Ford aceptó dirigir a Chryler. A lo mejor por que no tenía nada que perder o inspirado por esos hombres que impulsaron la economía de su país durante las guerras mundiales, redujo su salario a un dólar. En cinco años le dio la vuelta a la situación de la empresa, no solo consiguió pagar las deudas contraídas sino también tener superávit. Las malas lenguas dicen que Chrysler logró sobrevivir gracias a los recortes de impuestos del Gobierno y a una campaña de intervencionismo contra las importaciones japonesas.

Otro caso es el del fundador de la conocida y exitosa compañía informática Apple,  Steve Jobs. Aunque solo cobra 1 dólar anual, al poseer un alto porcentaje de las acciones de esta rentable empresa sus ingresos no son nada despreciables.

Por lo que os he contado está claro que ninguno de estos hombres de negocios ha trabajado de forma altruista por lo que no se puede confundir con el movimiento del voluntariado. Ahora bien, todos aceptaron retos y sobre todo creyeron en sus empresas.

Desconozco si en Europa en los períodos de guerras existieron programas similares. Si tú amigo lector tienes conocimiento por favor compártelo. Y sobre todo si ahora en este largo período de crisis hay ejemplos al respecto. Me gustaría pensar que en el viejo continente sus ciudadanos son capaces de poner “sus talentos” al servicio de los demás.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)