“Bienes posicionales”

Antes de que te zambullas en la lectura de este post, quiero desearte un FELIZ 2014-1, no pienses que evito nombrar el trece, no soy supersticiosa, tan solo se trata de una cuenta atrás. Los “expertos” dicen, especulan, comentan que el 2014 será un buen año, por lo que solo queda empezar a arrancar hojas del calendario. Si ya llevamos cinco ¿en qué día estamos?, mejor dicho en qué día escribo este post.

Sí amigo lector,  6 de enero, día de Reyes. Hoy quiero hablarte de un término económico que hace tiempo que quería explicar pero como la actualidad financiera primaba pues… se había quedado en la carpeta de borradores. Además me parece que hoy es un día muy propicio para definir el término “bienes posicionales” (el entrecomillado se debe a que no se encuentra en nuestro diccionario la palabra posicional, pero como no quería titularlo positional good he optado por las comillas). Como siempre, lo primero será definirlo: son productos y servicios cuyo valor depende principalmente del atractivo que genera a otros agentes, en comparación con otros bienes sustitutos. Dicho con otras palabras, es aquel que no se puede reproducir, porque la condición de su disfrute (por unos pocos) es que la mayoría esté excluido de él. Acuñó este término el economista británico Fred Hirsch, concretamente aparece en su libro Social Limits to Growth (1976). Hirsch distingue entre dos tipos de bienes: materiales y posicionales. Los bienes materiales sirven para la satisfacción de necesidades directas; en cambio los bienes posicionales sirven en primer lugar para la satisfacción del deseo de prestigio, status social, reconocimiento, admiración, etc. En general, los bienes posicionales se redistribuyen, mientras que los bienes materiales se pueden fabricar o crear con tiempo y esfuerzo. Ahora bien, la mayoría de los productos tienen un componente posicional y un componente material.

Llegados a este punto seguro que entiendes qué son los “bienes posicionales”. Si todavía no he sido lo suficientemente clara decirte que hasta 1976 en español nos arreglábamos con la expresión “chincha rabiña”, a lo mejor no te dice nada pero si sigo con la canción chincha rabiña que tengo una piña con muchos piñones y tú no los comes . Los “bienes posicionales debido a su escasez física (por ejemplo, obras de arte de pintores fallecidos) o social (primeros puestos en un ranking o jerarquía) se encarecen con el desarrollo económico, al ser limitada su oferta y esforzarse muchos por conseguirlos. Los intentos de adquirirlos benefician principalmente a uno de los agentes a expensas de los demás.

Aunque el primero que utilizó el término “posicionalidad” fue Fred Hirsch lo popularizó el, también, economista Robert H. Frank en sucesivos libros, entre ellos destaca  Falling Behind (2007). Me gusta particularmente la reflexión de  Frank respecto a la tendencia de los ricos a comprarse casas cada vez más grandes, esto ha llevado a modificar el estándar de “casa confortable” para las restantes clases sociales (igual nos puede ayudar a entender la burbuja inmobiliaria). Según este economista la clase media y baja se han visto forzados a endeudarse, trabajar más horas, irse a vivir más lejos, pasar más horas al volante y dormir menos para disfrutar de una casa acorde con sus aspiraciones. Él no lo atribuye a la envidia  sino a un cambio del “contexto local” o “marco de referencia”, lo bautizó como “efecto Aspen” (si eres aficionado al esquí o conocedor del estilo de vida americano, sabrás que Aspen está en las Montañas Rocosas y que es la capital de lujo de los deportes de invierno). Si te parece hablaré de este efecto en otro post. En mi opinión la principal aportación de Robert Frank es que los “bienes posicionales” crean externalidades, o la llamada “carrera armamentista” (positional arms races) me gusta más la traducción, “carreras por la primacía” (me suena menos bélico, aunque me parece que tiene su origen en la guerra fría). Existe una competencia entre individuos o incluso estados. Tales carreras llevan un dispendio de recursos, se trata de un fenómeno derrochador. Para este economista: todos los competidores se beneficiarían si un agente externo limitara la competencia o alcanzaran un acuerdo, algunos hablan de impuestos de lujo… Te dejo, mi familia se ha levantado y tengo que abrir mis regalos. GRACIAS por leerme.

Para terminar un deseo, que este  2014-1, se hable más de COOPERACIÓN y menos de COMPETENCIA.

5 Responses to ““Bienes posicionales””

  1. Informative and precise

    Its hard to find informative and precise info but here I found

  2. News info

    I was reading the news and I saw this really interesting info

  3. News info

    I was reading the news and I saw this really cool info

  4. Informative and precise

    Its hard to find informative and precise information but here I noted

  5. News info

    I was reading the news and I saw this really interesting info

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)