La Gran Apuesta

Este fin de semana he ido al cine y la película elegida ha sido La Gran Apuesta, basada en el libro del mismo título (en inglés, ‘The big short’) escrito por Michael Lewis y llevada a la gran pantalla por el director Adam McKay. La Gran Apuesta cuenta con motivos de sobra para ir a verla; como antes el documental Inside job y Margin Call (1) habla de las raíces de la hecatombe del 2008. Puede que todavía no la hayas visto pero supongo que habrás oído o leído hablar de ella. Si no has conjugado en afirmativo ninguno de estos verbos intentaré darte razones para que la veas.

La Gran Apuesta nos narra de una forma diferente como se jugó con el dinero ajeno, Lagranapuestapelilibrode su complicidad con otros poderes para crear esa torre o pirámide económica construida con cimientos falsos y un material basado en la nada y… como “algunos” supieron ver años antes que todo podría derrumbarse en cualquier momento. Estos “algunos” son los protagonistas de la película, tipos fuera del sistema pero conocedores de este (especializados en fondos de inversiones) que descubren aterrados el caos que provocará el derrumbe del mercado de inversión dedicado a las hipotecas, las trampas con las que se ha montado, la burbuja inmobiliaria etc. Y como los grandes bancos, los medios de comunicación y el gobierno se niegan a reconocer el colapso económico causado por la crisis hipotecaria.

Pues bien estos tipos se quedan estupefactos ante las dimensiones monstruosas del gran timo y, sabiendo que no pueden vencer al sistema, quieren sacar provecho de él; optan por jugar fuerte después de conocer las claves de lo que está ocurriendo: Y como si conocieran el dicho: “A río revuelto, ganancia de pescadores”, se organizan para enriquecerse con los restos del naufragio. Sí, sí hubo un grupo de gente que cambió de estrategia. No son héroes en  el buen sentido de la palabra, no están motivados por causas nobles, su intención: ganar dineroRealizan inversiones “a corto” antes del estallido. Es decir, “apuestan”, de ahí el título de la película, a que todo se hundirá. Eso les lleva a renunciar al dinero inmediato como hacían todos para ganar mucho más después. Se burlan de ellos, los tachan de locos pero… Supongo que te preguntarás por qué y cómo lo hicieron, os pondré un ejemplo: Es como si se compraran seguros contra terremotos en plena calma tectónica. Algo completamente absurdo si no fuera porque ellos saben que la falla está a punto de ceder. Años más tarde cuando empiezan los primeros temblores venden estos seguros, productos financieros (swaps) y obtienen sustanciosas ganancias.

La Gran Apuesta explica perfectamente las hipotecas basura, la irresponsabilidad de las agencias de calificación, la quiebra del sector inmobiliario… Y aunque tus conocimientos financieros sean limitados seguro que seguirás con interés la película y entenderás lo esencial, gracias a su lenguaje visual y actores muy convincentes; no sé si la razón se deba a que miran al espectador incluso hablan con él de tú a tú o…, lo siento, no soy experta en cine. Solo sé que La Gran Apuesta aunque maneja conceptos difíciles intenta ser entendible, gracias, en parte, a la aparición de cameos de personajes famosos (al menos en Estados Unidos) que a modo de paréntesis explican al espectador esos términos financieros más difíciles y que son imprescindibles para comprender lo que cuenta la película. Hay dos espléndidos: uno para explicar cómo empaquetaban los bancos los títulos respaldados por hipotecas de diferente calidad (los CDO) y otro para explicar las titulaciones sintéticas o CDO sintéticos. A pesar de ese intento la película se deja llevar por el ruido de unos productos financieros que crepitan entre cifras que marean, porcentajes y decimales muchas veces incomprensibles… Y curiosamente NO importa; supongo porque todos conocemos las consecuencias, que en más o menos medida la hemos padecido.

En algunas carteleras de periódico La Gran Apuesta está clasificada como comedia y… Aunque consigue arrancar alguna sonrisa e incluso carcajada, me paree que esta película es más del género fantástico… por los vampiros,  fantasmas y zombis que aparecen. Los fantasmas que mejor recuerdo son dos hombres jóvenes de Florida que explican cómo se han enriquecido vendiendo casas e hipotecas, facilitan todos los detalles de sus amorales operaciones financieras; mejor será que copie la conversación que me impactó:

-¡Están confesando!-dice sorprendido uno de los tipos de Nueva York que investiga si realmente hay burbuja inmobiliaria.

-No, están alardeando-matiza su jefe.

Bromas aparte, no sé en que género encuadrarla y eso que no se trata de la primera ambientada en el mundo financiero. Sí, sí el cine y las finanzas se llevan bien, forman un buena pareja pero yo como siempre prefiero el libro. Os dejo por hoy, me voy a leer el libro de Lewis, espero aprender para ayudar a no cometer los mismos errores.

(1 ) http://blogs.21rs.es/lacajaregistradora/2011/11/01/margin-call/

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)