Mary Poppins, Srta. Rottenmeier y Sra. Doubtfire (*)

Mi hermano ginecólogo tiene que atender con cierta frecuencia partos no programados, su mujer, matrona de profesión, le acompaña en estas urgencias. Recuerdo con una sonrisa una noche de hace ya más de catorce años. Mi cuñada llamó a casa de mis padres en busca de la ayuda de los abuelos. Como yo estaba pasando […]