Sobre este blog

El nombre elegido para el blog es La caja registradora. Si lees su definición adivinarás el porqué de esta elección.

En este espacio intentaré aclarar términos, conceptos en definitiva palabras y acrónimos que acompañan a cifras relacionadas con el mundo económico financiero que tanta energía no está exigiendo, sobre todo, estos últimos años.

Los asuntos financieros forman parte de nuestra vida cotidiana: Compramos, vendemos, intercambiamos, contratamos, asumimos riesgos, escuchamos y leemos noticias económicas que a veces nos confunden y casi siempre nos asustan. La educación en este ámbito es obvio que es necesaria. Ésta ha de ser sencilla y clara, conocer su lenguaje nos ayudará a saber interpretar toda esta invasión de cifras.

Si con Billetes de ida y vuelta he intentado acercar a los más pequeños de la casa a los asuntos financieros, pretendiendo ser una buena herramienta para familias y educadores a la hora de enseñar el valor, el manejo y buen uso del dinero, con La caja registradora apuesto por la divulgación financiera económica para toda la familia. Aunque mi objetivo es informativo y formativo a nivel de conocimientos, dada mi trayectoria de “cuentista” seguro que alguna moraleja se me escapará, ahora bien, prometo que esté llena de sentido común.

Y para acabar un deseo: Si uno de los significados de “luz” es dinero, confío que La caja registradora ayude a iluminar a nuestros lectores en sus pasos económicos financieros.