100 días del Kennedy negro

obama.jpg

A los cien días de la llegada de Obama a la Casa Blanca sólo podemos pronunciar una palabra: esperanza. No es poco. Casi le ha dado la vuelta a su país como a un calcetín.

“Hemos tenido que retroceder hasta John F. Kennedy para encontrar un político similar. Si Obama pretendía presentar a Estados Unidos como un nuevo global player, uno más colegial y más abierto hacia otras culturas, lo ha conseguido”, aseguraba no hace mucho el prestigioso rotativo londinense The independent. Lo cierto es que en poco tiempo y en una difícil coyuntura económica, Obama no sólo está cambiando la imagen de los Estados Unidos en el mundo, que Bush por cierto había dejado hecha unos zorros, sino que incluso puede llegar a cambiar el mundo. ¿Exagerado? ¿O magia de un Kennedy negro que parece haber resucitado la ilusión en propios y extraños?

Su paseo por Europa ha sido triunfal. Y no sólo desde el punto de vista mediático o porque su sonrisa, su porte y su voz tengan algo de hollywoodienses. En sí misma la cumbre del G-20  supone un reconocimiento del necesario multilateralismo, que incluye a los llamados países emergentes, en la búsqueda de soluciones globales a la crisis mundial. Es decir que ha desplazado el unilateralismo aislacionista de Bush y, también, el papel central que jugaba hasta ahora el G-7 de los países más industrializados. La declaración final de esta cumbre viene a ser el reconocimiento del fracaso de las políticas conservadoras neoliberales puestas en marcha en los 80 por Reagan y Thatcher, y radicalizadas en los dos mandatos de Bush.

Ahora lo que se plantea  es el compromiso común para garantizar unos sistemas reguladores fuertes,  una mayor coherencia y una cooperación sistemática entre países. Por tanto, se abandona y se da por fracasada la antes beatífica “autorregulación de los mercados financieros”. Después de este encuentro la política y los estados se presentan como la solución a la crisis. Su éxito en gran medida dependerá de la actuación de los sistemas nacionales e internacionales de supervisión y regulación del entramado financiero que se establezcan en las siguientes cumbres del G-20 y en las reformas de los actuales organismos mundiales (FMI, Banco Mundial…).

Por otro lado el aspecto más inteligente de la política de  Obama es  sin duda el de tender la mano al enemigo y reabrir diálogos rotos. Lo ha hecho en Oriente Medio y Turquía. Y lo ha iniciado en América Latina con Cuba y Chaves. Permitir regresar a los cubanos estadounidenses a la isla a ver a los suyos  es un primer paso. Además Obama ha mostrado su interés en dialogar y “refundar la relación” con La Habana; recordó su reciente “esfuerzo de buena fe” al eliminar las restricciones a los viajes y remesas de los cubanoamericanos a la isla, y pidió a Raúl que corresponda con algún paso en derechos y libertades. Castro por su parte ha precisado que el diálogo “ha de ser en igualdad de condiciones, sin sombras sobre nuestra soberanía”. Y se preguntó “por qué no sueltan a nuestros cinco héroes”. Así aludía a la posibilidad de un canje entre los cinco cubanos encarcelados en EE. UU. por espionaje (contraterrorismo, según Cuba) y las decenas de personas encerradas en la isla por acciones u opiniones “contrarrevolucionarias”. En respuesta, a su vez, a la oferta de diálogo del gobernante cubano, Hillary Clinton pronunció una frase de esas que pueden cambiar el curso de las cosas, en este caso de una relación hasta ahora infernal: “La política de EE. UU. hacia Cuba ha fracasado”, dijo y se felicitó por la “apertura” que apreció en las palabras de Castro. “Acogemos sus declaraciones con beneplácito y consideramos nuestra respuesta. El diálogo es útil para avanzar”.

En su discurso de apertura en Trinidad, el propio Obama afirmó que quiere dialogar, sí, pero “no hablar por hablar” sino abordar asuntos sustanciales como derechos humanos, emigración y democracia. Pese al intercambio de sonrisas y deseos de amistad con el venezolano Hugo Chaves, el embargo de Cuba sigue siendo el primer escollo para el reencuentro. Los integrantes de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica y Honduras, habían anunciado antes de acudir a la cita su intención de no firmar la declaración final, en protesta por la ausencia de Cuba y por discrepar sobre la recomendaciones para afrontar la actual crisis económica y financiera global.  Pero hay que reconocer  que Obama al menos ha cambiado el clima. Todos hablan del comienzo de  una nueva era. Por no abordar aquí de las medidas internas del presidente estadounidense en lo que respecta a la crisis, Guantánamo y la seguridad nacional, como fue también su eficaz decisión en la liberación del marino mercante secuestrado por los nuevos piratas somalíes.

Obama no es un dios,  tiene y tendrá zonas oscuras y sus limitaciones, como por ejemplo condenar a Guantánamo y no procesar a sus responsables. Tampoco puede cargarse el sistema, si quiere reformarlo. Pero, ante el frentismo y la descalificación insultante del adversario, este estilo sencillo, elegante y abierto al diálogo, incluso con el enemigo, es todo un ejemplo del que aquí andamos bien lejos. Porque a fin de cuentas la magia de Obama no tiene otro secreto que insuflar idealismo a mundo miope, encorsetado y aburrido.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)