Carla Bruni y la Magdalena

 latour42.jpgcarla-principes-1a.jpg

Entre los actos de la venida de Sarkozy a España figuraba una visita con los reyes a admirar “la obra invitada” del Museo del Prado, la Magdalena penitente de George de La Tour.

Entre tanto glamour y competencia de modelitos de Carla Bruni y la princesa Letizia, ambas un tanto plastificadas y pendientes de la pose,  este escenario nocturno que presenta a la gran amiga de Jesús, María de Magdala en plena meditación nos devuelve a la óptica del arte, que mira más allá.

Leo en un blog de una chica de no sé dónde que la imagen le provoca tristeza porque recoge “una negacion a la vida”. Si la vida es amar de veras, negarse a la vida es tratar el cuerpo y la sexualidad como un objeto y no como un sujeto. Yo soy de los que pienso que la Magdalena estaba enamorada de  Jesús, pero de otra manera, que iba más allá de lo que hoy se llama “amores de week end” y de una relación epidérmica.

Aquí  George La Tour lejos de sus campesinos y rústicos músicos callejeros rodea al personaje de una gran delicadeza. Es cierto que los pintores han jugado con la Magdalena como una manera de unir arte sacro y erotismo. Pero ¿es que Dios y la belleza están separados?  Pocos textos tan eróticos como los versos sacros de San Juan de la Cruz.

Las crónicas cuentan que doña Letizia y Carla Bruni se pasaron el día de su primer encuentro cambiándose de traje. La reina lo hizo sólo una vez, para la cena de gala.

Al final los modelitos parecían más importantes que las acuerdos contra la ETA y las soluciones ante la crisis y las caras de plástico que la verdad.

El arte es también una manera de despertar.

***

A través del programa “La obra invitada”, el Museo del Prado inaugura un nuevo modelo de exposición que pretende acercar a sus visitantes obras notables de otros museos con el doble objetivo de enriquecer la visita y establecer un término de comparación que permita reflexionar sobre las propias pinturas del Prado.

La obra elegida para inaugurar el programa, La Magdalena penitente de Georges de La Tour, presenta a la Magdalena, símbolo de la redención a través del arrepentimiento, en un escenario nocturno, iluminado por una vela que crea violentos contrastes en los instrumentos de su meditación: los libros sagrados, la cruz y la calavera, emblema de la muerte, objetos que conforman una de las más bellas naturalezas muertas de su autor.

Georges de La Tour (1593-1652)
Originario de la región de Lorena, nada se sabe de su primera formación o si estuvo o no en Italia, etapa imprescindible en la formación de un artista de la época. En su pintura se aprecia, por conocimiento directo o indirecto, la influencia de Caravaggio, tanto en el tratamiento realista de personajes humildes, como en el uso de la luz. Pudo adquirir dicho conocimiento en un viaje a Roma que no ha sido documentado, a través del contacto con caravaggistas holandeses como Hendrick Terbrugghen o de otros franceses que realizaron dicho viaje. En 1639 se trasladó a París alcanzando el título de pintor de Luis XIII. Su muerte provocó su progresivo olvido y la frecuente confusión con pinturas de autores españoles, como Zurbarán o Velázquez.

Georges de La Tour en el Museo del Prado
El Museo del Prado expone dos obras de Georges de La Tour, las únicas existentes en España: Viejo tocando la zanfonía (c. 1620-30) y San Jerónimo leyendo (c. 1627-29). Las dos ilustran las características esenciales de las pinturas diurnas de La Tour, artista especializado en escenas de género y asuntos religiosos, con tipos populares en ambos casos, representados en circunstancias cotidianas. Sus personajes parecen tomados del natural, con fondos neutros y dispuestos con simple y austera geometría. Suponemos que sus clientes fueron burgueses de la región de Lorena, así como instituciones religiosas.

2 Responses to “Carla Bruni y la Magdalena”

  1. ¡Enamorados de Jesús estarían todos! Si estar enamorado es dejar suspendida la propia valoración para entregarla y que la multiplique otro. ¿Hasta dónde multiplicaría Jesús nuestro precario valor? ¿Podría su mirada definitiva transmitir todo lo que valemos?
    Otra mirada interesante es la de la “Magdalena penitente”, que medita sobre cuánto le descubrió Jesús que valía y, a partir de ese momento, su vida fue reconocer el propio valor.
    Las miradas que no valen nada son las que juegan con la admiración, la seducción o la envidia, miran para ser mirados, adulan para ser adulados, llenan su vacío con el vacío de los otros y así quedan excitados…y otra vez, vacíos.

  2. Me llegó mucho lo que escribes….estoy harta sinceramente de ver a los santos flagelándose y mostrando su dolor….pero si es que Dios y el Amor (de cualquier manera que se conciba) deberían ser lo mismo…o sea, todo lo contrario al dolor y esas cosas…no?
    Gracias!

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)