Camilleri compara al Papa con Zapatero

 andrea-camilleri.jpg

El País, que publica la entrevista con el escritor italiano Andrea Camilleri, no se ha atrevido a titular por ahí. Pero este agudo novelista de 84 años se arriesga a comparar al Papa con Zapatero: “Pero el Papa disimula como Zapatero-afirma-: asisten al delirio de Berlusconi en directo y dicen: “No puedo hablar porque soy extranjero”. Y si luego algún obispo dice algo, hace como Berlusconi con Feltri: “Me disocio, me disocio”. No, no será la Iglesia quien acabe con Berlusconi. Espero que lo hagan los ciudadanos.” La alusión a Zapatero hace referencia al silencio de este cuando Berlisconi hizo sus declaraciones antifeministas en su presencia y luego visitó la famosa villa de los escándalos del presidente italiano.

Hace años que me divierte el comisario Montalbano, protagonista de las curiosas novelas policíacas de Camilleri que se desarrollan en una imaginaria capital de provincia siciliana y que, aparte del interés propio de los relatos de este género, están llenas de registros humanos y buen hacer literario. Más duro, a veces implacable, es Camilleri cuando se sale del relato policiaco y escribe otra novelas más dramáticas.

Por eso no me ha sorprendido que en esta entrevista arremeta con Berlusconi y con la misma Italia, de la que dice que  “ama al bufón delirante porque refleja lo peor de cada uno y suscita esa envidia que todo italiano siente hacia las motocicletas que no cumplen ni una regla del código”. Su símbolo es el Vespino:”Espero sobre todo que resucite la moralidad, porque ahora rige la moral del vespino. El vespino va por prohibido y nadie dice nada; cruza en rojo y nadie dice nada, sube a la acera y nadie dice nada. Los italianos miran al vespino y piensan: “¡Virgen, qué bonito sería ser ese vespino y no cumplir ni una regla!” Y no hablo ya de escorts, ni de velinas, hablo solo de vida cotidiana”.

Camilleri habla en su entrevista del comunismo, la política italiana y la escasa libertad de expresión que Berlusconi impone en su país. Y es particularmente duro con la Iglesia. El periodista le pregunta si la Iglesia prefiere a Berlusconi a una derecha civilizada y Camilleri contesta: “”Desde luego: ‘pecunia non olent‘, el dinero no huele. Puedes atacar la virginidad de María, negar el santo sepulcro, ellos te meten en el Índice y tu vendes más libros. Pero si les dices que les quitas dinero de los colegios se enfadan. El dogma absoluto de la Iglesia es el dinero, la exención fiscal. Conozco en Roma un cine porno que está a nombre del Vaticano… Basta con no tocar el dinero del Santo Padre. El Vaticano dicta la ley en Italia, y nunca lo ha hecho tanto como ahora.”

Demasiado duro. Si la Iglesia ha convivido con distintos poderes a través de los tiempos en Roma es por una cierta tolerancia. Ahora bien sí es cierto que esa tolerancia e incluso benevolencia y apoyo se ha puesto de manifiesto más con la derecha que con la izquierda. Yo no creo que la Iglesia deba enfrentarse con el presidente del Gobierno de Italia, el país donde se incrusta el Vaticano, pero sí le pediría que fuera como Juan el Bautista y Jesús con el vicioso Herodes en lo que toca a la corrupción política, la conculcación de las libertades, el maltrato a los inmigrantes y el escándalo de este bufón impresentable que se carcajea de medio mundo. Pero amigo Camilleri, la culpa no la tiene la Iglesia, la culpa la tenéis los italianos que habéis elegido a  Berlusconi. Y el Papa, aunque no le nombrara explícitamente, dice en su última encíclica muchas cosas que deberían hacer enrojecer a ese hombre de plástico y opereta que rige los destinos de Italia.

5 Responses to “Camilleri compara al Papa con Zapatero”

  1. «Pero amigo Camilleri, la culpa no la tiene la Iglesia, la culpa la tenéis los italianos que habéis elegido a Berlusconi. Y el Papa, aunque no le nombrara explícitamente, dice en su última encíclica muchas cosas que deberían hacer enrojecer a ese hombre de plástico y opereta que rige los destinos de Italia.»

    ¡Hombre! Faltaría más que el Vaticano hubiera intervenido en la elección de Berlusconi. Y ahora que lo pienso, dada la influencia que tiene en toda Italia, no sería descabellado pensarlo.

    Pero con otros mandatarios y sus delegados la Santa Sede ha sido más exigente por menos motivos, incluso negándose a reconocer embajadores, o enviándolos de vuelta a su casa.

    Italia y Vaticano mantienen una relación particular, pero ¿algún día conoceremos hasta dónde llega y qué licencias ocultas se consienten?

  2. Bueno, y me faltaba esto: la comparación del Papa con Zapatero no la veo por ningún lado, salvo que diga que ambos actúan políticamente. Parece razonable, puesto que ambos son Jefes de Estado y así los considera Camilleri.

    Y en esa comparanza creo que sale ganando Zapatero, a quien estaría atribuyendo esa “finura” que dicen que tiene la diplomacia vaticana.

    Perdería el Papa, si quisiera decir que funciona de manera “zapateril”.

  3. Pues de la vergüenza Berlusconi tiene la culpa la poca vergüenza de los itlaianos. Y punto.

    Y en la Iglesia sí hace falta un Juan Bautista. Es justo lo que no hay. No hay obispos dispuestos a que su cabeza sea presentada en bandeja a alguna de las pilinguis de Berlusconi. Necesitan sus cabezas para organizar manifestaciones contra los homosexuales o contra la EpC.

  4. La política es sucia, máxime cuando surge de la cloaca cordial de la gente!

  5. “El dinero mueve el mundo” (Zola).
    Me temo que, en democracia, tenemos los políticos que nos merecemos, por acción o por omisión. Los españoles tenemos a Zapatero, puesto que le votamos (aunque yo ciertamente no), los valdepeñeros a nuestro alcalde (a quien tampoco voté, que sacó mayoría absoluta y organiza unas fiestas en que se emborrachan niños de 10 años y fomenta el ruido insoportable de las motos por el pueblo y los coches con la música a todo volumen, amén de otros desmanes de índole económica mucho más serios), los castellano-manchegos al gobierno de la junta (qué mal me suena, me recuerda a las juntas de la dictadura argentina y salvadoreña), que ha construido tres hospitales sin criterio sanitario alguno … Y así sucesivamente. De cualquier modo, es sólo una opinión.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)