La esperanza, esa “niñita de nada”

charles_peguy.jpgcasa-encendida.jpg

Hoy casi nadie habla de Charles Peguy. Pero yo lo traigo a este blog porque lo considero el gran poeta de la esperanza. Y en estos momentos necesitamos de esa “llama temblorosa”,  una “niñita de nada”, al lado de sus hermanas mayores la fe y la caridad. Charles no tuvo una vida fácil. De origen modesto, se quedó sin padre apenas nacer y su madre se ganaba la vida empajando sillas. Hasta que una beca le abrió las puertas de la cultura. De convicciones socialistas, como sus amigos impresores y libreros, se acercó al catolicismo en 1906, en compañía de Maritain, hijo de una querida amiga.

A partir de entonces hace compatible su obra en prosa, a menudo política y polémica, con obras místicas y líricas. El hecho es que por su manera de ser apasionada, resultaba sospechoso tanto para la Iglesia como para los socialistas. La Iglesia Católica no lo aceptó en su seno al negarse a bautizar a su mujer e hijos, y se convirtió en lo que él llamaba un “cristiano sin iglesia”, un término que con los años se hizo bastante frecuente. La maldita guerra mundial nos lo arrancó. Murió en combate en la batalla de Marne, en Villeroy, cera de Meaux,  el 5 de septiembre de 1914.

En el siguiente poema, que copio aquí, como una llama encendida en medio de la oscuridad de nuestro mundo, habla Dios de esa su hija, la más pequeña, que hoy tanto necesitamos: la esperanza.

“Pero la esperanza, dice Dios, esto sí que me extraña,

me extraña hasta a Mí mismo,

esto sí que es algo verdaderamente extraño.

Que estos pobres hijos vean cómo marchan hoy las cosas

y que crean que mañana irá todo mejor,

esto sí que es asombroso y es, con mucho,

la mayor maravilla de nuestra gracia.

 

Yo Mismo estoy asombrado de ello.

Es preciso que mi gracia sea efectivamente de una fuerza increíble

y que brote de una fuente inagotable

desde que comenzó a brotar por primera vez

como un río de sangre del costado abierto de mi Hijo.

 

¿Cuál no será preciso que sea mi gracia y la fuerza de mi gracia

para que esta pequeña esperanza,

vacilante ante el soplo del pecado,

temblorosa ante los vientos,

agonizante al menor soplo,

siga estando viva, se mantenga tan fiel, tan en pie,

tan invencible y pura e inmortal e imposible de apagar

como la pequeña llama del santuario

que arde eternamente en la lámpara fiel?

 


De esta manera,

una llama temblorosa ha atravesado el espesor de los mundos,

una llama vacilante ha atravesado el espesor de los tiempos,

una llama imposible de dominar, imposible de apagar al soplo

de la muerte,

la esperanza.

Lo que me asombra, dice Dios, es la esperanza,

y no salgo de mi asombro.

Esta pequeña esperanza que parece una cosita de nada,

esta pequeña niña esperanza,

inmortal.

 

Porque mis tres virtudes, dice Dios, mis criaturas,

mis hijas, mis niñas,

son como mis otras criaturas de la raza de los hombres:

la Fe es una esposa fiel,

la Caridad es una madre, una madre ardiente, toda corazón,

o quizá es una hermana mayor que es como una madre.

 

Y la Esperanza es una niñita de nada

que vino al mundo la Navidad del año pasado

y que juega todavía con Enero, el buenazo,

con sus arbolitos de madera de nacimiento,

cubiertos de escarcha pintada,

y con su buey y su mula de madera pintada,

y con su cuna de paja que los animales no comen porque son de madera.

Pero, sin embargo, esta niñita esperanza es la que

atravesará los mundos, esta niñita de nada,

ella sola, y llevando consigo a las otras dos virtudes,

ella es la que atravesará los mundos llenos de obstáculos.

Como la estrella condujo a los tres Reyes Magos desde

los confines del Oriente, hacia la cuna de mi Hijo,

así una llama temblorosa, la esperanza,

ella sola, guiará a las virtudes y a los mundos,

una llama romperá las eternas tinieblas.

 

Por el camino empinado, arenoso y estrecho,

arrastrada y colgada de los brazos de sus dos hermanas mayores,

que la llevan de la mano,

va la pequeña esperanza

y en medio de sus dos hermanas mayores da la sensación

de dejarse arrastrar

como un niño que no tuviera fuerza para caminar.

Pero, en realidad, es ella la que hace andar a las otras dos,

y la que las arrastra,

y la que hace andar al mundo entero

y la que le arrastra.

Porque en verdad no se trabaja sino por los hijos

y las dos mayores no avanzan sino gracias a la pequeña”.

 

Gracias, Charles. La mertralla no pudo con tus versos. Ni con tu esperanza, tan pequeña y grande, que titila detrás de esta bruma de noticias, crisis, nuevas guerras y viejos temores.

5 Responses to “La esperanza, esa “niñita de nada””

  1. ¡Di, si no!
    Ni el sol sabría para que levantarse.

  2. Esa “niñita de nada”
    “inquietud”, caricia
    lejana , sin tiempo,
    acechando mi alma;
    una vela apagada

    Peguy, combativo
    contra el esceptisismo,
    y el cierre de monasterios
    acallaron los dicasterios
    moriste para…¡VIVIR!

    con un “grito”, esperanzado,
    en el silencio. del vacio
    como el de Munch, ad-mirado
    en donde la nada, es …. ¡todo!

    Con esperanza. Carmina

  3. EN LA ESPERANZA, EL AMOR

    Entre la nada y el todo,
    Esa niñita de nada
    la “esperanza” en el amor…

    inicia, con un juicio de valor…
    complejidad y profundidad,
    es el amor entre dos almas,
    sin dividir los cuerpos,
    la belleza en conjunto;
    somos sensibles a ello,
    sin embargo la hermosura
    pasa por el tiempo…y entonces
    la afinidad personal, es lo fuerte
    a-temporal y crece como en
    el universo, el Big.bang
    y se le llega a apreciar tanto,
    que se le aprecia sobre todas
    las cosas existentes,
    en el espacio sideral y terrenal
    un verdadero interlocutor,
    con quien se comparten inquietudes,
    Penas y alegrias, un otro “yo” que
    te llamas tu, en quien se confia,
    con “esperanza…” en mi juventud,
    me dijeros que eras arquitecto,
    y muy creativo…ahora te quiero
    de carne y hueso,
    como te describe Junco…

    ¡solo, esto pensaba!
    una mañana de otoño,
    cuando degustaba
    un pan con mermelada
    de fresas, y un te verde,
    color de esperanza…

    Carmina

  4. ¿Por que, el “apasionado” es sospechoso?
    ¿ Ni es acaso, la pasion un don Sagrado, de fuerza y movimiento? “busqueda” infinita, e incansable, solamente “sientes” todo, los abrumadores vendavales torrenteros, el espiritu sereno de las aves, la musica en los sueños, el temblor de las hojas del otoño al caer y la brisa con delicadeza hace jugar y divertirse por las nubes, lo profundo del mar, la alegria del oleaje tibio que baila sobre la arena, todo se ¡Vive! con absoluta y real intensidad…

    Carmina

  5. Hablar de “esperanza” puede resultar posiblemente sencillo, vivir en “esperanza”, suele no ser, tan sencillo…Muchos, cantan y han cantado a la esperanza, recordando a quien la perdio, en un mar profundo…

    ” Te vas Alfonsina, con tu “soledad”
    que poemas nuevos fuiste a buscar
    y una voz antigua de viento y de sal,
    te requiebra el alma..”.

    “Sino creyera en lo que creo
    sino creyera en algo puro.
    hacerse hermana de la vida…

    La vida es una tonada
    recordar lo que amaba
    ronda los sausales,
    soy niño de nuevo

    gracias a la vida,
    que me ha dado tanto,
    me dio dos luceros
    que cuando los abro,
    perfecto distingo
    lo negro del blanco,
    los dos materiales
    que forman, mi canto…

    Cantando con Mercedes Sosa +.
    Carmina

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)