La canonización de Ellacuría y compañeros de El Salvador

20 A¥OS DESPUES 1 OTAZO.JPG

Ayer, en una de las mesas redondas celebradas en Valladolid para conmemorar el asesinato de Ellacuría y sus compañero, dos de ellos vallisoletanos, recordamos el impacto mediático que ocasionó la matanza en ese momento y el estado actual de la recuperación de su memoria.

Se habló con claridad, afecto y contundencia. En concreto me atreví a pedir que se incoe el proceso de canonización, siempre más fácil para los mártires. Mi colega y amigo de muchos años Antonio Pelayo estaba de acuerdo, pero insistía que había que distinguir, para llevar a cabo el proceso, entre su testimonio cristiano y la Teología de Liberación, que representaba. Mi opinión es que si los cononizan – poco probable por ahora tal como están las cosas-, lo hagan enteramente, como personas completas, pues su originalidad es que representaban una forma de ver la fe que no puede prescindir de la justicia aunque murieron por ser cristianos, estar ahi arriesgando su vida y actuar como mediadores y defensores de la paz. Por tanto por predicar las bienaventuranzas de Cristo. Y si no, que no lo hagan. Me impresionó Catalina Montes, una mujer de una pieza, que lleva la fundación en honor de su hermano y que al comentarle la repercusión, me dijo: “Es que esa matanza fue un grito”-

He aquí la crónica del El Mundo. es:

Sucedió en El Salvador en 1989

Lamet y Pelayo piden la canonización de
los jesuitas asesinados

Alicia Martín�Baró, Antonio Pelayo, Catalina Montes, Pedro Miguel Lamet, Vidal Arranz y Eva Moreno. | J.M. LostauAlicia Martín�Baró, Antonio Pelayo, Catalina Montes, Pedro Miguel Lamet, Vidal Arranz y Eva Moreno. | J.M. Lostau
  • Los periodistas alientan el proceso ante la evidencia del ‘martirio’

C. Monje | Valladolid

“¿Por qué no se canoniza a estos hombres bañados por la sangre del martirio?”. Pedro Miguel Lamet quiso lanzar este miércoles algo más que una simple pregunta en el homenaje a los jesuitas asesinados por el Ejército salvadoreño hace veinte años. “Nadie ha dado el paso de pedir un proceso de canonización para ellos”, lamentó el escritor y periodista especializado en religión. En la misma mesa redonda, su compañero Antonio Pelayo cogió el guante al añadir que “no se puede negar la categoría de martirio” a la muerte de Ellacuría, los vallisoletanos Ignacio Martín–Baró y Segundo Montes, y Amando López, Juan Ramón Moreno y Joaquín López, lo que “facilita mucho el proceso de beatificación”.

El corresponsal de Antena 3 en el Vaticano apuntó a la propia Compañía de Jesús, a la Diócesis de Valladolid y a la Iglesia Española como instituciones que deberían tomar la iniciativa para que esos “testimonios sean llevados a los altares”.

Pelayo abogó por que en ese camino se “evite el error de la politización, para que no pueda ser interpretado como la beatificación de la Teoría de la Liberación, cosa que no se podría hacer”.

En el debate posterior a las intervenciones sobre los medios de comunicación ante el asesinato de los jesuitas, una persona del público discutió esa iniciativa: “Ellos dirían que no querían ser santos ni estar en los altares, que antes tendrían que subir a inocentes que están muriendo de hambre”. Antonio Pelayo también se mostró convencido de esto, pero explicó que no se trataría de “hacer una ceremonia bonita en el Vaticano, sino constatar que la Iglesia de hoy se siente heredera de esos seis personaje y ponerlos como ejemplo de entrega a la lucha por la justicia y la paz”. Ejemplo, añadió Lamet, de que “no se puede predicar la fe sin dar trigo”. “Antes hay que dar el pan”.

Pero esa posible beatificación debe ir en paralelo a la “clarificación político–jurídica de los asesinatos”, agregó Antonio Pelayo. Momentos antes, Pedro Miguel Lamet aludió a los documentos recientemente desclasificados que apuntan a que estaba informado del brutal ataque contra la Universidad Centroamericana (UCA) “el Estado Mayor, el Departamento de Estado de Estados Unidos, la CIA y la Inteligencia española”.

“No se mata a unos curas cualquiera, se mata a un grupo de universitarios con una trayectoria ideológica por los derechos humanos. Los mata no un cualquiera, un sicario, son miembros del Estado Mayor los que organizan la masacre”, recordó el escritor.

También participó en la sesión la periodista de la cadena SER en Valladolid Eva Moreno, quien se mostró optimista sobre la pregunta de moderador, el director de EL MUNDO DE VALLADOLID, Vidal Arranz, acerca de si la repercusión en los medios del asesinato sería la misma hoy, después de que la Teoría de la Liberación haya sido “arrinconada” por la propia iglesia.

Como sus compañeros en la mesa redonda, Eva Moreno abogó por que no se pierda el recuerdo de los jesuitas asesinados y apeló a la responsabilidad de los medios en ello. Esa memoria se mantiene también, dijo, en cada uno de los actos que organiza en Valladolid la Fundación Segundo y Santiago Montes, aunque sea a través del arte o la literatura.

7 Responses to “La canonización de Ellacuría y compañeros de El Salvador”

  1. Yo no sé, Pedro ciertamente si estos “Hombres” jesuitas en su formación, serán “canonizados”, por lo que veo hay muchos obstáculos que los mismos hombres han creado, pero quizás por el momento ya es bueno, muy bueno me parece, hablar de ellos, y de lo que sus palabras como profesores universitarios convirtieron en acciones, a favor de los mas pobres y desfavorecidos, en las consciencias de sus alumnos, hay que mencionar lo que todos “ellos” hacían para rehacer la razón, que los hizo moverse y fluir hacia la esencia del cielo de la dignidad, el respeto de los derechos y la justicia humana.

    Allí esta, el eco de su “grito,” de quienes como tú, Pedro, les conocieron, y subir el volúmen, ya que no debieran ser olvidados,…”santos” ya son, con un papel un sello y una firma o sin el, que lo confirme, y a pesar de sus muchas faltas que como humanos naturalmente solemos tener todos, pero lo que considero privilegia su santidad, es que miraron, lo que Dios mira y que al mismo Jesús entristecía, cuando caminó por nuestra tierra del mundo…

    Carmina

    Carmina

  2. Hace unos meses lei en El Pais una entrevista a Noam Chomsky que me dejó bastante perpleja. El periodista le preguntaba que le hacía seguir luchando a los 80 años y él señalando una imagen que cuelga en su despacho de monseñor Romero y los mártires jesuitas de El Salvador, contestó que se conociera el el significado de ese cuadro.
    Es una bonita metáfora sobre lo que debiera ser LA JUSTICIA que merecen que considero debería ir acompañada del reconocimiento explícito del Vaticano.

    Link de la entrevista:
    http://www.elpais.com/articulo/cultura/soy/Don/Quijote/molinos/viento/reales/elpepicul/20090302elpepicul_1/Tes

  3. Puede que de momento no se inicie el proceso de beatificación y canonización de los seis jesuitas asesinados; a mi juicio, peseamucho el hecho de que para el “pensamiento oficial” de la Iglesia,al menos según tengo entendido, no murieron por odio a la fe, sino por “meterse en política” (por ser comunistas, dirían los más ultras, encima alentados por los estudios del historiador Ricardo de la Cierva sobre la Teología de la Liberación y la filtración o infiltración del marxismo en la Iglesia a través de aquella).
    Comoquiera que sea, llegue a incoarse o no la serie de procesos beatificadores correspondientes (o canonizadores, no sébien qué es lo que corresponde en casos de martirio: si la lógica beatificación primero o directamente la canonización, puesto que para canonizar a un mártir no se exigen milagros, ya que el principal milagro es la vida derramada e inmolada hasta la muerte), lo que no es de recibo, me parece, es el tratamiento injurioso que desde algunos blogs llevados por católicos de derechas y de extrema derecha se le dispensa sobre todo a Ignacio Ellacuría. Desde luego, no me he puesto a contar el número total de improperios que propinan blogueros y sobre todo foristas, pero de memoria puedo recordar algunos como “promarxista de la estirpe de los proetarras”, “verdadero pájaro” (con sentido claramente negativo lo de pájaro), “envenenador de la Iglesia a base de difundir en su seno doctrinas marxistas” , etcétera.
    Es lamentable que esto suceda en la Iglesia. Más allá o más acá de que murieran exactamente o no por odio a la fe, murieron por su compromiso solidario en la lucha por la justicia. Lo mismo por lo que murieron incontables anarquistas: el catalán Salvador Seguí en España, los italoamericanos Sacco y Vanzetti en Estados Unidos…
    Ah, pero claro, los muy celosos de la ortodoxia católica, además de no reconocer casi por principio ideológico grandeza moral alguna en los ateos luchadores por la justicia -puesto que para eso son, aunque se digan muy ortodoxamente católicos, ideológicamente muy de derechas-…
    En fin, creo que se les ve el plumero. Debe ser por eso.

  4. “Odium fidei” viene a ser lo mismo que “Odium iustitiae”, como señaló Jon Sobrino hace tiempo. Mientras siga habiendo pobres que busquen liberarse y siga habiendo esperanza en el Dios cristiano como Dios que libera y quiere liberar y por ello murió Jesús, y alguien lo articule mínimamente, seguirá habiendo Teología de la Liberación. No es la Iglesia quien canoniza -imagino que sí en sentido canónico-, es el pueblo cristiano, que reza a monseñor Romero -incluyéndome a mí, o lo celebra en sus romerías. No pierdan su tiempo en discusiones de derecho canónico.

  5. ¿Por qué hay que otorgarle al Vaticano la capacidad de hacer santos a unos mortales si discrepmos de muchas posturas y medidas que de él emanan?
    ¿Por qué nos situanos al lado de la Iglesia real y de la calle, criticando y sufriendo la política oficial de la Iglesia y luego alentamos y fomentamos las marofiestas de las canonizaciones?
    ¿Nuestros futuros santos si y otros no?
    Me asombra sobre manera que cristianos de base esten a favor de las beatificaciónes y canonizaciones. No estoy, en estos momentos en contra, estoy en la fase de no enterderlo.
    Gracias

  6. El rector de la UCA apoya la canonización después de Romero. http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/27/castillayleon/1259353548.html
    Elena: Tu perplejidad está cargada de razón, sobre todo a la vista de ciertas canonizaciones. Pero hay que tener en cuenta:
    1. A lo largo de la historia hay miles de canonizaciones que han servido para presentar ejemplos admirables al pueblo de Dios.
    2. Sólo últimamente se han apresurado y simplificado los procesos que solían llevar años de estudio serio y crítico.
    3. El pueblo era el que antiguamente canonizaba.
    4. La Iglesia somos todos. Desde una pertenencia crítica podemos pedir una canonización, pues la Iglesia también es jerarárquica, tiene pastores, y a mucha gente sencilla les ayudará reconocer a sus mártires como santos reconocidos oficialmente.

  7. La teología de la liberación fue arrinconada por Juan Pablo II y los grupos más reaccionarios de la Iglesia, Como Opus Dei y Legionarios de Cristo, pero ante el terrible descredito del fundador de los segundos, un psicopata, y la llegada de Francisco al Papado, este arrinconamiento puede disminuir o hacerse nulo (Aunque se peque de injenuo), ya que el mismo Juan Pablo II nunca se atrevió a condenar esta teología…

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)