Tu rostro, el de Universo

orilla

“Niña, no te mires tanto al espejo”,  le decía mamá a Mari Carmen, que contemplaba complacida en el cuarto de baño su lozana belleza adolescente. “Sólo somos polvo, ¿de qué te enorgulleces, hombre?”, imprecaba el predicador amenazante desde el púlpito. “Despréciate a ti mismo”, nos decían en una interpretación un tanto masoquista de la espiritualidad. Esta manera de educar tenía evidentemente un fundamento: Ninguno de nosotros somos el centro del universo. La egolatría, además de hacer daño a la persona, no responde a la realidad, puesto que no somos sino un grano de arena de la playa o una gota perdida en el mar. Pero también esa gota y ese grano tienen su importancia en el todo. El hecho es que pasamos en este mundo una media de setenta u ochenta años y olvidamos que formamos parte de un proceso más importante y definitivo.

Pero, aunque esto es cierto, tal manera de enfocar la vida nos ha hecho mucho daño. Todavía hay gente por ahí que no ha aprendido a quererse a sí misma y que vive angustiada con no se sabe  por qué sentimiento de culpabilidad, sin haber disfrutado nunca de la vida porque “todo es pecado” o egoísmo o insolidaridad.

Hoy sabemos que las consecuencias de la carencia de autoestima pueden ser más graves de lo que podemos imaginar. Aun los médicos más tradicionales y ortodoxos aceptan ya la importancia del influjo de la mente en nuestras dolencias y enfermedades. Un sentimiento de culpabilidad llevado al extremo puede minar de tal manera el subconsciente que provoque un cáncer. La razón es muy sencilla: No sentirnos bien dentro de nuestro pellejo ocasiona tal falta de armonía en la persona que puede derrundar en un  irreparable deterioro psíquico y a la larga incluso físico.

De aquí la importancia de comenzar con ser buena persona con uno mismo, de tener un espejo agradecido y de no torturarse por dentro con complejos y minusvalías. La autoestima no tiene nada que ver con la “chulería” o el hedonismo. “Ahora estamos pasando al extremo opuesto”, dice la gente. “Tanta autoestima nos está haciendo unos blandos. ¿Dónde dejamos el espíritu de sacrificio y la renuncia por un gran ideal?”. La gente que piensa así no sabe en qué consiste la autoestima. Confunde la autoestima con rascarse la barriga o unas vacaciones en el Caribe. Ignora que el amor a uno mismo, necesario para querer adecuadamente a los demás, incluye muchas veces renuncia de lo secundario para llevar a cabo lo que verdaderamente nos realiza en profundidad. Desde una postura creyente diríamos que la verdadera autoestima es llegar a querernos cada uno de nosotros  como el propio Dios nos quiere.

Desde una actitud positiva hacia nosotros mismos comenzaremos a ver con más optimismo el restos del mundo y estaremos preparados a ayudar a los demás. El problema de Mari Carmen, la niña que tanto se acicalaba después de la ducha, desngañémonos, no era tanto mirarse al espejo, sino estancarse en su propia imagen superficial. Lo maravilloso es cuando tras horas de mirarse uno al espejo el propio rostro se desvanece y aparece el rostro del Universo. Entonces uno se siente pequeño y grande al mismo tiempo, maravillosamente bien.

4 Responses to “Tu rostro, el de Universo”

  1. La estima propia es función inversa de la necesidad de aprobación externa.
    Lo que no se rellene con un yo solvente habrá que mendigarlo afuera. Hay ocasiones que la capacidad de seducción hace un flaco favor porque permite, por más tiempo, alimentar al individuo con la admiración de los otros. La inversión en la valoración social es un trabajo vacuo, es erróneo avanzar hacia la aprobación y no profundizar en cada sótano. Los reveses, las frustraciones, la soledad tiran al suelo y al subsuelo. ¡Y qué buena oportunidad para reconocer, la propia y verdadera valía, y empezar a edificar en ella!

  2. Quienes recurren a cirujías estéticas, se aman como Dios les ama? No se trata de las cirujías medicinales y reparadoras sino de las estéticas. Cuáles son los valores de cambio en la autoestima. Susana apunta a la diana al decir que la búsqueda de aprobación ajena es compensación de la falta de aprobación propia.

  3. Y, que tal Pedro que la tal Mary Carmen al mirarse en un espejo “¿ ¡NO, pretendía estancarse en su propia imagen superficial.?, sino re-conocerse ,asì misma, quizás apenas tenuemente, como todo adolescente se mira,,,,

    Ahh debo decirte Pedro que a tu edad o quizás la mìa, tal vez como adultos y depende que tanto o cuanto “espiritual ” sea uno ,nuestra imagen se desvanece y aparece el rostro del universo, que tu mencionas…

    Mientras tanto, que dicha que tengo espejos y me doy cuenta que a veces ya ni me veo o si lo hago es de prisa para verme antes de salir, tambien agradezco a Dios, haya creado otros espejos para mì, en cada una de las personas con las cuales co-existo…
    Carmina

  4. Asi, mis ojos, miran:

    Figura y fondo, resaltadas en una imágen como siluetas reconocibles, un “niño y su padre” o tal vez ¿un niño con su abuelo? que indudablemente, continuará siendo padre, con la serenidad del paso de los años a cuestas.

    Este padre, le muestra al pequeño, en una carabela, representación de un navío marítimo, sobre el “mar” verdadero, y así el niño imitando al padre, aprenderá como mantenerlo, en ¡equilibrio! y jugar y divertirse, sin preocuparse p temer por nada,

    Solo un pequeño niño que juega en el mar, bajo la protección de un Padre…

    Carmina

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)