Oración en tiempos de pederastia

jesus_timonelSi tú me dejas, me sentaré  en la popa de tu barca, Señor. Hoy ocurre al revés que aquel día en que tú dormías y los discípulos tenían miedo a la tempestad; ellos duermen y tú estás despierto. La tempestad es diferente: son olas mediáticas, historias terribles, lacras puestas al descubierto en todo el mundo de un pecado inconfesable: la pederastia.

Un prestigio mantenido en las apariencias, unas vidas recubiertas de sacralidad han ocultado un mal innombrable, hasta levantar un viento impetuoso que amenaza con hundir esta barca de Pedro. Tu Iglesia,  que en las recientes calendas ha puesto, por obsesión de tus pastores, el acento en la moral sexual, se ve socavada por el escándalo. “El que escandalice a uno de estos pequeñuelos más le valdría que le ataran a una piedra de molino y lo arrojaran al mar”, dijiste. Y tus palabras resuenan terribles en estos momentos.

Sé que en esta epidemia de pederastia hay muchos elementos mezclados: los hechos reales incontestables con datos objetivos; la veda levantada contra los curas; el dinero, que ha convertido esta lamentable situación en un lucrativo negocio para abogados y víctimas; la represión de siglos de la ley impuesta del celibato que no es de “derecho divino”; el deterioro de una sociedad que ha perdido el norte de los valores; la morbosidad que para los medios suponen estas noticias; el oscurantismo de sacristía que ha ocultado culpablemente estas desvergüenzas; el revanchismo anticlerical de sectores que se han visto en algunos países dominados y hasta vapuleados por el clero; la diversas varas de medir, cuando las encuestas delatan que este mal moral es sin comparación más frecuente en el seno de las familias que en la Iglesia, aunque sin duda la Iglesia está más obligada que nadie a dar ejemplo y abominar de este pecado; la angustia y depresión ambiente; el hartazgo de una sociedad montada en el neoliberalismo económico y el consumo que induce a una búsqueda de nuevos vicios prohibidos; el olvido de la santidad y el buen ejemplo que también existen, en fin, mucha cizaña mezclada con trigo en estos albores del siglo XXI.

Te pido luz, Señor, y amor  y valentía para que sepamos actuar. Valentía para extirpar el mal y acatar la ley civil con todas las consecuencias que, como a cualquier ciudadano, atañe también a la pederastia de los eclesiásticos. Para apartar la mala hierba que ahoga el trigo. Pero al mismo tiempo misericordia con el pecador dentro de la Iglesia, que no es nunca ni ocultar ni dar largas a estas personas, pero sí perdonarlas si muestran arrepentimiento como manda tu evangelio. Ayudarles a curarse en lo que tienen de enfermos. Y en ningún caso arrasarlos con un linchamiento popular a la usanza del viejo Oeste. Pues Dios quiere que el pecador se convierta y se salve.

Te pido por tus seguidores de hoy, los cristianos, para que esta galerna no nos hunda, sino que nos purifique y libere. Para que aprendamos a apearnos de tanta prepotencia de siglos y falsas seguridades de creernos los mejores y a mostrar tu auténtico rostro en el mundo de hoy. Que no es de puros y perfectos, sino de gente que pide perdón y perdona, como nos enseñaste en el padrenuestro, que devuelve bien por mal, que no busca la gloria de los grandes titulares, sino la venida de tu reino y que se haga tu voluntad con la oración del pobre publicano y la alegría de la viejita que encuentra su dracma y la personal búsqueda del buen pastor y el buen samaritano.

Te pido alegría para llevar esta cruz de la Iglesia con fe en la resurrección, que es también valorar la mayoría,  toda esa buena gente que lucha y da ejemplo en silencio y aprovechar esta noche oscura para crecer y creer con nuevo bríos. Que esta y otras situaciones que atravesamos nos derroquen de los castillos de seguridades, poder e intransigencia para volver aquí a tu barca frágil capoteando en el mar de la vida con los ojos puestos en ti, nuestro verdadero timonel y en un tus manos  liberadoras, aplacando la tempestad. Que aprendamos a poner la confianza en tu corazón de amigo y no en los dogmatismos, los códigos, los santos oficios, el poder de la organización y la burocracia.

Como, cuando de niño, guardaba una pequeña estampa en la cartera, ingenua, si, pero entrañable. En ella estaba yo, cualquiera de nosotros, con las manos al timón y mi gorra de marinero. Pero detrás eras tú en que realidad lo empuñaba. Debajo, la ingenua, pero siempre válida jaculatoria: “En vos confío”.

Amén.

(La que publico no es exacamente esa estampa. Era azul)

11 Responses to “Oración en tiempos de pederastia”

  1. De todos los “elementos mezclados” que enumeras, hay uno que que me parece especialmente sangrante: la veda levantada contra los curas. ¿En qué beneficia, reivindica o calma a las víctimas inocentes de los abusos reales que se creen nuevas víctimas inocentes? Los curas inocentes, es decir, la inmensa mayoría, se han convertido automáticamente en víctimas del linchamiento social y mediático. Ir por la calle vistiendo alzacuellos es un riesgo casi heróico. El solitario párroco de un pueblo como el mío vive con una infinita tristeza y paciencia el injustísimo vituperio de quienes hasta hace una semana apenas le conocían más de que de lejos. Otros igualemente inocentes, pasean un desprestigio inmerecido del que difícilmente se van a ver defendidos por nadie.

    A por ellos, que son pocos y mansos…

    Qué asco de negocio.

  2. Yo celebro que se haya levantado la veda contra tanta impunidad.
    Si sólo vemos persecución y linchamiento, tampoco vamos a transitar por la verdad.
    Estar de parte de lo justo, de resarcir en lo posible y de buscar el medio para que tengan cauce las denuncias ¿no es de sentido común y de caridad?

  3. Creo que cuando hay coherencia con la NATURALEZA, florece la VIDA…de lo contrario cuando los cuerpos son fragmentados, se quiebra lo profundo del espiritu, solo van quedando pedazos de la tristeza y el espanto, testimonio en el cual la historia queda desgarrada, por la crueldad, que nos sorprende inaudita.

    Al pasar el tiempo, vemos secarse, en la soledad mas desgarradora tantos corazones y perderse en la tiniebla, de la conciencia viciada.

    Hay atroces sufrimientos, que envuelven a tantas personas, que obstruye, encadena, rompe, aprisiona y mata, lo que debe estar naturalmente, vivo

    Oro contigo Pedro…

    Carmina

  4. susana: tda persona que quiera ser justa celebra que se haya levantado la veda contra tanta impunidad. No SÓLO vemos persecución y linchamiento, pero haberlo, haylo. Eso en lo contraio de la justicia. Que paguen los culpables, TODOS los culpables, pero SÓLO los cul`pables.

  5. Yolanda, creo que es razonable, decir lo que tu mencionas QuE PAGUEN LOS CULPABLES, TODOS LOS CULPABLES Y SOLO LOS CULPABLES.

    Sin embargo, me cuestionaba, que si existe de veras, alguna manera de pagar, lo que deja huella inconmensurable, en las personas que les han matado el alma, tanto o mas como los que sienten culpa por sus actos?..

    Tanto en el post anterior como en este, hay muerte y las circunstancias que las envuelven son injustas, y esto nos molesta y enfada tanto, es cierto, porque esto es culmen de tanta infelicidad, sufrimiento y soledad, en el mundo.

    La muerte ha sido consumada, en rantos martires inocentes, y nosotros somos testigos, en la historia de ellos.

    Yo pienso, Yolanda, Susana,que es lo que debe cambiar, para que deje de suceder y continue sucediendo?…

    Pienso, que muchos dones sagrados hemos recibido de Dios naturalmente, entre ellos cito la sensualidad y la sexualidad humana que nos es propia, pero creo, que como humanidad, hemos despreciado el AMOR, que unido a ellos y a otros muchos, nos dan armonia y felicidad, con ello considero, que lsa falta de APRECIO es tan inmensa hacia lo que nos ha sido otorgado, y que como humanidad hemos caido en la desdicha mas grande, por el EGOISMO, antagonismo del AMOR…

    Carmina

  6. Menos lirismo y más realismo. La pederastia es mala y hay que erradicarla; de entre clérigos y de entre laicos; pero sin generalizaciones ni exageraciones. Dejen la cizaña hasta el día de la siega porque arrancándola también se arranca el trigo.

  7. Gracias Pedro Miguel por tu oración, la necesitábamos; igual que todos los involucrados: víctimas, abusadores, jerarquía eclesiástica… rezaremos contigo por todos ellos, con o sin estampita, “Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío” decía yo de niño antes de dormirme para sentirme seguro y protegido.

  8. […] Por otra parte, lo que pienso del tema lo he reflejado en este blog en mi “Oración en tiempos de pederastia” […]

  9. Lamet: No se puede disentir de lo que dices. Pero te quedas corto: sabes que la pederastia es mayor de lo que ha salido y se sigue ocultando por parte de Obispados y Órdenes religiosas para que estos individuos pasen a manos de la justicia. Esto evitaría que muchos padres con hijos/as en actividades pastorales en parroquias o en actividades culturales y deportivas en colegios religiosos estén preocupados por aquello de ¿’y este/a también lo será’? Lo de la veda contra el cura y la pederastia en las familias es ir al terreno manipulador y olvidar la terrible frase de Jesús que citas y que mueve este comentario. Insistes mucho en el creyente y poco en el ciudadano.

  10. Maximino; Gracias por tu comentario. El aspecto civil está dicho:” Valentía para extirpar el mal y acatar la ley civil con todas las consecuencias que, como a cualquier ciudadano, atañe también a la pederastia de los eclesiásticos. Para apartar la mala hierba que ahoga el trigo.” Pero en este caso no se trata de un análisis periodístico sino de una oración para creyentes, en que sin ocultar la tragedia con toda dureza, se pide confianza y ánimos, cambio, conversión, no cainismo. Por supuesto que hay que ir contra el ocultamiento culpable. Gracias otra vez.

  11. […] “Oración en tiempos de pederastia”, por Pedro Miguel Lamet sj (26/03/2010) […]

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)