Premio a un periodista valiente

Pepe

José Martínez de Velasco, "Premio 21" 2010

Esta tarde hemos pasado una velada deliciosa con motivo  la entrega del II Premio Damián de Molokai al genial obispo Nicolás Castellanos,  misionero en Bolivia y premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Su conferencia sobre la “nueva lepra” que es la pobreza en  nuestro mundo,  pronunciada en tono de charla próxima y amena, fue un aldabonazo a nuestras conciencias. Tambíén fueron presentados en el acto dos libros de la editorial 21,  y  la catautora Maite López nos regaló con dos hermosas canciones. El evento, celebrado en el salón de actos de la Asociación de la Prensa de Madrid, lo condujo con el salero de siempre la redactora-jefe de 21rs María Ángeles López Romero.

Pero de todo ello tendréis cumplida información en otro lugar de este portal. Aquí me interesa contaros que me tocó por chiripa -Fernando Ábalos, director de la revista, se encontraba indispuesto- presentar y entregar el “Premio 21” 201o a  mi compañero de faenas  blogeras, José Martínez de Velasco. Lo que para mí fue una verdadera gozada.

Primero porque es uno de esos periodistas de agencia, además de sencillo, encantador  y humilde de trato, que nunca se las ha dado de nada. Segundo porque esto me traía grandes recuerdos de viejas batallas periodisticas. Allí estaban presentes colegas de estas lides como José Manuel Vidal, que ahora dirige Religión Digial, el gran Nacho, pateador de pasillos episcopales en sus tiempos de Europa Press, o el actual director de Vida Nueva, semanario de tantos recuerdos, Juan Rubio, con su redactor-jefe Pepe Lorenzo, y un largo etcétera de profesionales. Y principalmente por todo lo que tuve ocasión de decir allí sobre la libertad de investigación, información y opinión en la Iglesia, centrado en la persona de Pepe Martínez de Velasco y que reproduzco a continuación para que quede cosntancia:

LA VERDAD DE UN PERIODISTA VALIENTE:

JOSÉ MARTÍNEZ DE VELASCO

Hace años que los que nos debatimos en la compleja tarea de la información religiosa escuchamos comentar que para  un cristiano  dedicado al quehacer  periodístico, lo que algunos llaman  el amor a la Iglesia debe estar por encima de su trabajo profesional. Y que, por consiguiente,  cuando hay conflictos  ante noticias que pueden representar un desdoro para la institución, lo mejor es callarlas u ocultarlas. Recuerdo que en mis buenos tiempos de  arriesgada responsabilidad en estas lides un obispo me dijo: “Los trapos sucios se lavan en casa”. A lo que yo repliqué al instante: “Sï, señor obispo, y luego se tienden al aire y al sol del balcón para que no acaben apestando dentro”.

Si “la verdad nos hace libres”, la misión del periodista y de los medios de comunicación, es buscar la verdad como sea, porque siempre hay gente interesada en ocultarla. Por eso yo no creo que haya que poner calificativos de “católico” o “cristiano” al periodista. Lo que hay es  información profesional, buena o mala, honesta o manipuladora. En mi opinión ese respeto a la verdad y esa libertad frente a los poderes económicos, políticos y religiosos es el que convierte a una información en útil para la sociedad y por tanto cristiana, sin tener que ponerle calificativos u otros aditamentos espirituales. Quizás porque en la mejor teología la realidad en sí misma es sagrada.

Y al igual que en una democracia el pluralismo informativo, como tenemos constatado en nuestro país, puede ayudar a limpiar al Estado de corrupción y manipulaciones, en la Iglesia, como ya dijo Pío XII, es necesaria la creación de una opinión pública que permita hacer posible el pluralismo, el contraste de pareceres, y la libertad de expresión y opinión. Lo dice con conocimiento de casusa alguien que lo ha vivido en propia carne.

Todo esto viene a cuento por el premio que hoy va a ser entregado a José Martínez de Velasco Feyjóo, un periodista de raza. No estamos aquí para recordar su larga trayectoria en medios como Nuevo Diario, La Vanguardia, Desarrollo,  y sobre todo la agencia Efe. donde,  desde que se incorporó a la sección Política y a la información parlamentaria, ha cubierto prácticamente todas las áreas del Periodismo como Jefe de información parlamentaria, delegado de la agencia en Aragón, responsable de la información económica de las Autonomías en el servicio EFECON, jefe de Información Local, jefe de Cultura y Sociedad y redactor jefe de Nacional  cargo que ostenta en la actualidad y compatibiliza con la responsabilidad del área de información religiosa desde hace más de doce años.

Ni tampoco porque fundara, en su primera etapa, el Diario de Noticias jurídicas en la Editorial La Ley, y o creara la Asociación de Periodistas de Información Religiosa (APIR), que con todo merecimiento sigue presidiendo.

Nos convoca  sobre todo su valiente trayectoria como informador religioso, que ha tenido su cumbre en la decisiva publicación y difusión  de los  escandalosos sucesos acaecidos en el seno de la llamada Legión de Cristo. Estos hechos, ahora públicos y conocidos en todo el mundo constituían una apostema, un tumor gangrenoso e infamemente ocultado cuando Pepe se decidió a investigar y  escribir su primer libro, titulado Los legionarios de Cristo: el nuevo ejército del Papa, al que siguió Los documentos de los legionarios de Cristo y que se  verá continuado en un tercero que prepara sobre la reciente investigación de la Santa Sede.

Podéis imaginaros las presiones, amenazas, descalificaciones y tropelías que José Martínez de Velasco se ha visto obligado a soportar a través de todos estos años, agresiones que en momentos incluso han llegado a poner en peligro no sólo su reputación personal sino hasta su integridad física.

Pepe, sin inmutarse, convencido de que la verdad nos hace libres y se acaba a la larga imponiendo, seguía informando. Y los hechos contundentes, feroces, y en este caso podemos decir que incluso escandalosamente pornográficos y desnaturalizados, que desafían no solo la más elemental moral sexual y económica, sino las mínimas normas de convivencia  humana , se han impuesto dándole la razón y testificando  de su honradez, constancia, eficacia y valía profesional.

Idéntica actitud ha demostrado en su blog Trastévere, donde, aparte de mantener al lector informado sobre la actualidad religiosa, ha abierto desde hace  dos años otra ventana de libertad y diálogo. Su éxito se debe sin duda a que a esta tronera  de libertad de expresión -es maravilloso lo que Internet en este sentido nos está permitiendo a los que queremos liberarnos de los condicionamientos de las grandes empresas y trusts periodísticos- se han asomado, como exudativo, respiradero, terapia y plataforma de encuentro, cientos de personas sobre todo afectadas por el escándalo de los legionarios de Cristo y las desvergüenzas de su fundador y demás cómplices de infeliz memoria.

Es verdad que este país se conceden muchos premios y que no pocos se limitan a ocupar gacetillas si no pasan de inmediato al cesto del olvido. Pero también es cierto que algunos galardones ayudan a poner un subrayado fluorescente sobre una trayectoria profesional. Hoy al entregarle el premio 21 2010 queremos dejar claro que José Fernández de Velasco no sólo ha hecho honor a su profesión periodística por investigar una realidad social oculta, sino que ha rendido un inestimable servicio a  la sociedad y a la Iglesia, como ha puesto de manifiesto Benedicto XVI en sus recientes declaraciones sobre la necesidad de transparencia en temas de pederastia, ya que es la única manera de purificarla y erradicarla.

¿Habrá obispos que todavía se indignen de que intentemos investigar, publicar  y opinar sobre hechos eclesiales polémicos, sobre cuestiones como la ley del celibato, el sacerdocio de la mujer, el aborto, la eutanasia, la moral sexual, las finanzas de la Iglesia,  los nuevos movimientos, la libertad religiosa o la libertad teológica? Pues sí, por desgracia hoy todavía  hay quienes piensan así, quienes consideran que el trabajo periodístico de los católicos o cristianos debe asemejarse más a una hoja parroquial o un ejercicio de devoción piadosa que una tarea profesional, entendiendo mal un amor a la Iglesia que debe sustentarse en su verdad, el conocimiento tanto de sus méritos y bondades como de sus pecados y miserias. Estamos convencidos, cuantos nos alegramos hoy con este premio, de que los resultados del trabajo de Martínez de Velasco les deberían hacer reflexionar y cambiar de opinión. Al menos esto es lo que pretende resaltar este primer premio 21.

Gracias Pepe y sigue adelante. Pues como decía Baltasar Gracián “no hay en el mundo señorío  como la libertad de corazón”. Sin olvidar que parecida defensa de la libertad está presente, al menos teóricamente,  en los documentos pontificios y en la palabra  de los últimos papas, que han definido al periodista como “el hombre de la verdad”. Por todo eso y mucho más, querido Pepe, por ser “un hombre de la verdad” queremos entregarte esta noche este merecido premio con aquellos elocuentes versos de Blas de  Otero:

Da vergüenza encender una cerilla,

quiero decir un verso en una página,

ante estos hombres de anchas sílabas

que almuerzan con pedazos de palabra.

Pedro Miguel Lamet

3 Responses to “Premio a un periodista valiente”

  1. Enhorabuena… ya nos gustaría aprender de tí… Trastevere….

  2. Una vez más, querido Pedro, te reitero mi agradecimiento por tu presentación “inesperada” y tran grata para mi, creo también que con halagos inmerecidos. Cuando se lucha en la frontera, como tu llevas haciendo muchos años, siempre se agradece que alguien se acuerde de uno, pero tu y yo sabemos que la satisfacción real es ver que con un granito de arena se pueden ir construyendo castillos sobre la utopía que se convierten en ejemplos vivos de la tenacidad.
    Es el claro ejemplo de Nicolás Castellanos, una personalidad como dije en el acto de ayer “imprescindible” para sostenernos en la lucha y para que podamos seguir mirando al futuro con esperanza. Con él y con tantas personas entre las que te cuentas se está contribuyendo a construir ese mundo del futuro, cada vez más necesario, en donde el respeto al diferente, el diálogo abierto y plural, y la convivencia entre las distintas creencias, culturas y etnias nos haga vivir a todos en un mundo cada vez más solidario y, sobre todo, cada vez más justo. En ello estamos y seguiremos estando. Un fuerte abrazo.

  3. Muy buen testimonial periodístico!

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)