Católicos de toda la vida

FARISEO Y  PUBLICANO-La parábola del publicano y el fariseo -evangelio de este domingo- tiene una lectura muy actual. Recuerda a aquel chiste de Mingote en que se veían a dos señoras empingorotadas saliendo de misa: “Densengáñate, fulanita, al cielo, lo que se dice al cielo iremos los de siempre”. Hoy, especialmente en esta gran plaza de Internet, abundan los católicos a machamartillo tan seguros de su fe que nos somete a una  paliza día y noche dándonos en rostro con su ortodoxia. Son los nuevos “separados” (eso significa fariseo) que se pavonean ante Dios y los hombres de estar en la verdad, de cumplir con todo lo que manda la Iglesia, mientras los demás sólo son pobres publicanos.

Pocos tipos tan despreciables para los judíos de la época como los publicanos o recaudadores de impuestos. Los romanos encargaban de este cometido a familias judías pudientes que, a su vez, subarrendaban dicha actividad  a pobres diablos que, para sacar algo, tenían que aumentar los impuestos. Por eso eran tan odiados. Pues bien Jesús, como hacía con prostitutas y otros pecadores, era su amigo, comía con ellos e incluso tenía a uno que lo había sido en su grupo, Mateo.

La párabola arranca con este luminoso prólogo: Refiriéndose a algunos que estaban plenamente con­vencidos de estar a bien con Dios y despreciaban a los demás.

Se consideran «los buenos». Se sienten seguros, «plenamente convencidos», y se atribuyen a sí mismos el mérito de su santidad, que atribuyen al fruto de su propio esfuerzo. Ellos -no los demás, ni siquiera Dios- son el centro del universo.

Los demás deben compararse con ellos para saber si están haciendo las cosas como Dios quiere: «Dios mío, te doy gracias de no ser como los demás”.En la Iglesia de hoy abunda un sector a la defensiva convencido de estar a bien con Dios que desprecia a los que piensan de otra manera. Abunda más en la derecha. Pero también los hay en la izquierda dentro del llamado progresismo quienes actúan con esa seguridad despreciativa y pueden llegar a ser muy intransigentes.

El cobrador de impuestos reconoce su limitación, su pe­cado. Sólo se atreve a pedir perdón. Su confianza está en Dios, sólo en Dios. No intenta disimular sus errores compa­rándose con otros más pecadores que él (que sin duda los había). Se limita a invocar la misericordia de Dios, a rogarle que le dé gratis su amor: « ¡Dios mío, ten piedad de este pecador! »

La conclusión de Jesús parece sorprendente: Os digo que éste bajó a su casa a bien con Dios y aquél no. Porque a todo el que se encumbra, lo abajarán, y al que se abaja, lo encumbrarán.

Resulta que el cobrador de impuesto, que roba a la gente, es el héroe de la parábola y que digamos el carca seguro de sí, “el católico de toda la vida”,  no.

Y esque  al recaudador, que en realidad se que­daba con lo que no era suyo, Dios lo acepta como amigo; el fariseo, que se pasaba en el cumplimiento de la ley, no consi­gue la amistad con Dios. Y es que Dios ve el corazón. Y el fariseo lo tenía tan duro como las tablas de su ley. El había excluido el amor de sus relaciones con Dios, con quien nego­cia, y de sus relaciones con los demás, a quienes desprecia.

Hoy abunda un sector en la Iglesia que se parapeta en los dogmas, el magisterio jerárquico, “lo que está mandado” para conseguir seguridad, certezas. Otro que está tan seguro de sus ideas progresistas que desprecia a los “piadosos” (entre ellos hay también gente muy buen, sencilla no farisaica que no presume de su piedad aunque sean conservadores).

Jesús nos da el catalizador: la autenticidad en el amor.

El recaudador puede cambiar porque es consciente de que le falta amor. El fariseo está petrificado en sus normas e imposibilitado para amar. Su seguridad le aleja de Dios.

Le fe tiene mucho de fragilidad, de dependencia e incluso de oscuridad, que engendra humildad. Tener todo muy claro no es de hombres, es de Dios, por eso sólo los sencillos están cerca de la verdad.

5 Responses to “Católicos de toda la vida”

  1. Las creencias oscilan entre la certeza y la duda. El peligro de las certezas es hacer pasar las creencias por verdades y luchar para imponerlas a todo quisque.

  2. “”Hoy abunda un sector en la Iglesia que se parapeta en los dogmas, el magisterio jerárquico, “lo que está mandado” para conseguir seguridad, certezas. Otro que está tan seguro de sus ideas progresistas que desprecia a los “piadosos” (entre ellos hay también gente muy buena, sencilla no farisaica que no presume de su piedad aunque sean conservadores)””

    Hoy abunda lo que ya abundaba en la Palestina del siglo I y ha abundado en toda época y lugar: gente que se cree mejor que los demás y reclama un Dios “justo” (es decir: que sea justo CONTRA los demás). Y esa especie de fariseo está dentro de la Iglesia, claro, y en todos los “sectores ideológicos” eclesiales.

    La prepotencia cavernícola que reclamana a todas horas un castigo divino y ejemplar contra los impíos, y que va llevando constantemente las cuentas de los pecados ajenos… es repugnante y soberbiamente farisea, sí, tan repugnante y farisea como el chillón dedo acusador que constantemente señala los pecados de sus obesiones clásicas: la jerarquía, los conservadores, etc etc etc

    Por fortuna Dios se presenta a sí mismo como lento a la cólera y rico en piedad, sobre todo con el corazón contrito y humillado, ese corazón que Dios nunca desprecia. Parece que es la soberbia, sea quien sea el soberbio, lo que más se ha empeñado Dios en dejar escrito que no le mola nadita.

  3. Buen artículo, Pedro, pero sobre todo lúcido; porque supera la dinámica de los buenos enfrentados a los rectos y éstos a los auténticos.
    A partir de ahora todo lo que podía decir lo ha dicho Yolanda. Pienso lo mismo y con las mismas palabras.

  4. Yo desde hace años práctico un simple ejercicio. Este ejercicio esta basado en que los seres humanos dedicamos un porcentaje de tiempo, bastante más amplio de lo que podría parecer a simple vista, en pensar mal del otro. De mi vecino, de mi pareja, de mi jefe, del quioskero, del presidente del Gobierno… pon tu el nombre…

    Y pensamos…

    Fulanito es ____________ (rellena el espacio en blanco)

    Yo inmediatamente pienso a continuación

    Como yo soy/he sido ______________ (mismo calificativo que lo anterior)

    Esta practica me ha enseñado a darme cuenta que o al mirar veo el milagro de Dios o simplemente veo mis propias miserias reflejadas en ese milagro. Esta practica te enseña a descartar todas esas creencias que nos hacemos sobre lo que el otro debería ser o no ser. Es práctica.

    Otra forma practica de disciplinar el pensamiento es que cuando te das cuenta de que llevas, digamos 10 min, pensando mal sobre alguien. Tu amiga que te acaba de dar una mala contestación por ejemplo, pues como no hay nadie que sea absolutamente y totalmente malo, y todo el mundo tiene algo bueno seguro, entonces durante los proximos 11 minutos te dedicas a pensar o buscar con la mente esas cosas buenas que esa persona seguro que también tiene.

    Practicado diariamente llegas a la hora de dormir con un saldo positivo de pensamiento constructivo y duermes mejor y más en paz con tus iguales.

    Ramon

  5. Parábola, que sintetiza el interior, del ser humano y nuestras profundas “contradicciones”, leyendo tambien al Padre Masiá, encontré un acercamiento desde otra perspectiva, que bien, me parece cierto,

    En lo íntimo de nuestro ser, podemos identificarnos, autojustificarnos o bien autocondenarnos, aqui el asunto primordial que es sobresaliente, es la “confianza” en Dios, asi lo veo, ahora mismo.

    Carmina

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)