Mineros: fe y espectáculo

mineros luzEsta mañana he asistido en directo a la liberación de los cinco primeros mineros de Chile. Ha sido un sentimiento agridulce. Sin duda ha dominado la vivencia de una inmensa alegría. El sueño se estaba realizando ante mis ojos. Encerrados en el Fenix, esa cápsula de tamaño humano que se desliza por el tubo gracias a una polea, iban subiendo uno a uno  estos seres humanos enterrados a setecientos metros bajo tierra. Se cumplía el milagro de solidaridad humana y tecnología que lo ha hecho posible. Los de “arriba” estaban salvando a los de “abajo” y emergían desde las tinieblas a la luz.

Pero al mismo tiempo me invadía un cierto sentimiento de tristeza. ¿Por qué? El espectáculo mediático en directo estaba también minuciosamente preparado: la gran bandera de Chile, banderitas en la mano de los familiares, las televisiones de todo el mundo ocupándose de un desierto minero donde hasta ahora se ha vivido en situaciones tan precarias como para provocar este accidente. Incluso una microcámara servía las imágenes del interior en directo. Hasta el Real Madrid ha invitado a los mineros a ver un partido. La multinacional informática Apple tiene preparado 33 Iphone para estos pobres trabajadores que seguramente no pueden pagar ni la tercera parte de una tarifa plana. El show estaba servido.

Es verdad que Chile es un gran país y merece que el mundo conozca esta gesta sin precedentes. Pero uno se pregunta qué va a ser la vida de estas familias de mineros cuando despierten de este montaje.

Sin embargo lo que más me ha impresionado del rescate es el sentimiento común de fe de los que emergían. Fe humana para aguantar en aquel infierno, pese a las ayudas exteriores. Pero sobre todo fe religiosa. Todos hasta ahora daban gracias a Dios. Uno lo llevaba escrito en la camiseta. El presidente chileno se presignaba. ¿Que América Latina es un continente más religioso?  Desde luego, pero hasta la locutora de CNN+ (De Prisa, con lo que lo digo todo) tuvo que reconocer en directo el fuerte componente religioso de estos mineros en su resistencia.

En todo caso se me antoja que estos meses dentro de la mina han debido ser como una especie de ejercicios espirituales forzados. Las situaciones límite y el verse al borde de la muerte provocan siempre preguntas sobre la ultimidad, aparte de que sin duda Chile es un país mayoritariamente religioso. Por desgracia, entre nosotros, europeos de la secularización, provocaría escándalo un comportamiento así. No te digo nada si se persignara Zapatero.

Por último me quedo con la parábola de mi primer comentario sobre los mineros. Cuando unos hombres se empeñan pueden salvar a otros hombres, por muy sepultados que estén. ¿Qué hay de los otros millones de sepultados por el hambre y la injusticia?

7 Responses to “Mineros: fe y espectáculo”

  1. Es que con espectáculo somos más fraternos…
    -Aunque ha sido jubiloso el hecho de verlos emerger-
    Lo que no sabemos es relacionarnos con la realidad. Sólo cuando es presentada con un grado de ‘emocionalidad’ suficiente como para interesarnos, el corazón se implica. Tu último párrafo es toda una cuestión para nuestra precaria humanidad. Hay que pensar mucho sobre qué parte de la realidad nos venden y, por otro lado, qué grado de realidad penetramos.

  2. Esto demuestra lo que actualmente puede la opinión pública. Años atrás se habría dejado morir sepultados a los mineros; hoy eso no es pensable por miedo a los efectos de la reacción mediática. Las reacciones humanitarias y religiosas y su publicidad no son más que firuletes para disimular la codicia que campea en todo esto.

  3. ¿Por qué hablas de sentimiento agridulce? En el mundo siempre habrá dolor pero, en este caso, creo que ha triunfado lo positivo. Tampoco creo que la codicia, como dice JMS, esté en la base del esfuerzo que ha hecho todo el mundo por sacar a los mineros. Los hombres sentimos el dolor de otras personas aunque ni siquiera las conozcamos y buscamos paliarlo aunque no siempre se pueda

  4. ¿Porqué no quedarse con todo lo bueno,y disfrutarlo.?
    Estos hermanos,aunque los vean como unos pobres,son ricos en algo que no se puede comprar, la fe, fe que sostiene y fortalece.
    Hoy meditaba ,si hubieran muchos Mario Sepulveda, el segundo minero rescatado) que diferente seria nuestro mundo .
    Se que es importante todo lo que rodea,a este acontecimiento,pero creo que cada uno tomara de él lo que le ayude a crecer.

  5. Lo bueno es maravilloso; fe, solidaridad, constancia, ingenio, tecnología, liberación.
    No los mineros ni los que han trabajado sin descanso para salvarlos tienen culpa de la otra cara de la moneda. La comercialización del hecho; ya hay proyecto de peli e Hollywood, promoción de marcas, teléfonos, equipos de fútbol.
    Una gesta en directo (maravillosa), pero también para las aves carroñeras un reality show. La alegría no nos debe cegar para saber, por ejemplo, que con una décima parte que ha costado el rescate se habría hecho más seguras las minas.
    No me extraña que los mineros hayan hecho un pacto de sangre para hablar sólo de ellos mismos y no comentar historias del vecino. La convivencia tuvo que se dura. Es difícil ese salto de minero a famoso. Con estos matices no resto belleza a esta historia única y de los que le han conseguido. Hago caer simplemente en la cuenta de quienes pueden manipularla para sus intereses y no caer en la papanatismo de creer todo lo que sale en la tele tal cual. Gracias por vuestras opiniones.

  6. Sí; comparto las dudas tuyas Pedro Miguel.
    Siento que la vida es un camino de soledad compartida y sólo las personas que han hecho un camino de soledad pueden compartir plenamente la vida. Las que han hecho un camino de soledad no son mejores o peores que otros. Digo esto porque cada vez resulta más complicado hacer un camino de soledad cuando nos rodeamos de tanta ¿comunicación? Dios quiera que estos mineros no olviden su experiencia de soledad, de “ultimidad”. Y es difícil mantenerse en la cuerda cuando la vida nos “engolosina” con poder, honor, riqueza…
    Ya me gustaría que alguno de ellos diera un golpe en la mesa y dijera ¡basta!, aquí me quedo; ni película ni fama, ni… También entiendo lo contrario aunque no lo comparto. En esta vida pasamos cuatro días y la mitad de noche; “pues venga lo que venga para aguantar el tirón”. Engolosinados por los señuelos corremos tras no se sabe qué. Como cuando en el mundial que ganó España se gastó cuatro veces más dinero que en combatir el SIDA en Sudáfrica. Mucha rabia, perdonadme, mucha rabia.
    Lo que más me cuesta “soportar” de este sistema es la facilidad con que nos “engolfa” tras sus señuelos. Acepto humildemente la fragilidad humana y pido a menudo fortaleza interior para ver-Ver.
    La vida es un remanso de paz. No más. La clave más honda quizás está en la otra mirada que se nos abre al aspirar a una Mesa Común en donde quepan todas las personas. Esto se les escapa -deliberadamente- a los ricos y poderosos.

    Que Dios bendiga nuestra cabeza para pensar bien y nuestra alma para comprender mejor.

  7. Pienso que la critica obseciva escudada en trincheras religiosas, sobre la realidad actual o sobre acontecimientos de la realidad actual solo reflejan egocismo y miopia seudo religiosa, con la cual no hacen mas que mnostrarnos la actividad correspondiente a un plan global de incersion de ciertas ideas, que se dan el lujo de creer y hacer creer, que tienen la vierdad en todo orden de cosas y el resto esta equivocado. Un reflejo de la intolerancia politico-religiosa……….de ciertas ideas obsoletas en el mundo occidental……

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)