Niños vestidos de santos

halloweenRecuerdo los grabados de los viejos catecismos. Mientras los angelitos del cielo tocaban el arpa sentados en nubes con cara de aburridos, los demonios de los dibujos con rabo y cuernos daban saltos de alegría entre llamas detrás de señoras estupendas, que por supuesto se habían ido de patitas al infierno. Viene a cuento este recuerdo con motivo de la noticia que publica  este portal 21rs sobre Hollowen y la Conferencia Episcopal Británica que  para la vigilia de la festividad ha sugerido “realizar actividades divertidas para los niños” y disfrazarse de santos como San Jorge, San Francisco, Santa Lucía o Santa María.

A mi personalmente Hallowen no me gusta un pelo por otras razones: porque es una fiesta importada de Estados Unidos y por tanto una imposición cultural a través de sus poderosos medios y porque la literatura y el cine de terror nunca me han entusiasmado, sino todo lo contrario.

Dicho esto me sitúo en la mentalidad de un niño y entre vestirme de santo con una coronita, túnica celeste y alas de algodón, o de bruja piruja, demonio colorado o calavera fluorescente, pues que queréis que os diga, me parece mucho más divertido lo segundo. ¿Por qué? Quizás porque ese lado temeroso y oscuro, un poco morboso si se quiere, es también parte de nuestra naturaleza y jugar al miedo es una forma de exorcizarlo. No olvidemos que la propia Iglesia se acuerda de los fieles difuntos antes que de todos los santos.

Claro que, puestos a explotar la iconografía del santoral con todas las consecuencias, podríamos llegar a extremos como vestirnos de Magdalenas insinuantes, San Sebastianes semidesnudos con flechas incluídas (santo que por cierto está probado que nunca existió) o Santas Águedas ofreciendo en una bandeja sus dos pechos recién cortados, por no hablar de Santiagos matamoros con espada y caballo blanco incluidos junto a cabezas degolladas o San Ignacios alanceando al demonio, que también los he visto.

Con esto no digo que haya que fomentar Hallowen ni todo lo contrario. Digo que no se puede bautizar lo que no es bautizable, ni inventar una tradición  por arte de magia, que ha de surgir del pueblo, pasado por el filtro de  años y culturas. Sobre todo porque lo que nos inventamos es mucho más aburrido.

Recuerdo que un niño, vecino de mi familia, le dijo a su madre la víspera de  su primera comunión: “Mamá: si, yo quiero hacer la comunión vestido de militar, pero con la condición de que sea  en ropa camuflaje”.

Un niño puede ser igual de bueno vestido de marinerito o de Supermán. Y en la vida, también en la del cristiano, conviven como partes integrantes de la misma  tanto don Carnal, como Doña Cuaresma. Y por negarlo, así nos va. O como decía mi madre: “Hijo mío, con agua bendita no se fríen huevos”.

3 Responses to “Niños vestidos de santos”

  1. ¡Siempre poniendo el acento en la puesta en escena! y olvidando que el Espíritu hay que buscarlo adentro, en silencio, lejos del exhibicionista ‘balcón’; desnudando el alma y no con ‘ropas blancas’; reconociendo que tememos a la ‘muerte’ y que El Espíritu conlleva vida; dejando de frivolizar con los ‘santos’ y despertando a que el cristiano quiere ser santo; en definitiva: prescindiendo de la mascarada y abriéndonos a Dios que nos habita.

  2. Me has hecho reir bastante, Pedro, con tu post, asi es que te diré, ¡que adorable sentido del humor tienes, caray!.

    .
    Destaco, asi mismo tu sensible apreciación, cuando con sutil apreciación, descubres el alma de los niños, que en medio de fiestas importadas, de la cual el mercado saca sus ganancias, esos niños mirarán lo que les presentan, encontrando, como niños, atractivo lo que les resulte mas divertido y creo que tienes toda razón cuando afirmas, que no se pueden inventar como por arte de magia, tradiciones, …

    Gracias, por hacer, alegre, el inicio de este dia.
    Carmina

  3. […] Niños vestidos de santos, Pedro M. Lamet (blog ‘El alegre cansancio’, 19/10/2010) […]

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)