Ceniza enamorada

miércoles de cenizaRecuerdo lo que nos impresionaba de niños la imposición de la ceniza. Nos mirábamos el inicio del pelo a ver qué quedaba de lo que nos dejó el sacerdote con aquel “eres polvo y en polvo te convertirás”. ¿Por qué esas sensaciones un poco tremendistas sobrenadan en nuestros recuerdos sobre otras más alegres en lo que a la Iglesia se refiere?

Sin embargo quizás por la sensibilidad poética yo me encuentro entre los que piensan mucho en la muerte y en la fugacidad del tiempo. En este sentido la ceniza tiene un lado auténtico. La vida se va en un suspiro, y eso nos debe ayudar a contemplar su esencia. Pero es falso que seamos polvo. Si acaso, como decía Quevedo, “somos polvo, más polvo  enamorado”. Desde el creador sopló sobre él adquirimos la capacidad de amar y odiar, de saltar sobre el espacio y el tiempo, de cambiar. En ese sentido la otra fórmula para imponer la ceniza utilizable después del Vaticano II, “convertíos y creed en el Evangelio”, me parece más positiva.

Cuando en el siglo IV, se fijó la duración de la Cuaresma en 40 días, ésta comenzaba 6 semanas antes de la Pascua (Para calcular la fecha de la Pascua se usaba el Computus), en domingo, el llamado domingo de “cuadragésima“. Pero en los siglos VI-VII cobró gran importancia el ayuno como práctica cuaresmal. Y aquí surgió un inconveniente: desde los orígenes nunca se ayunó en día domingo por ser “día de fiesta”, la celebración del día del Señor. Entonces, corrieron el comienzo de la Cuaresma al miércoles previo al primer domingo. Esto sucedía después del Carnaval, que procede de la necesidad de consumir toda la carne existente, porque no existían procedimientos de conservación, antes de que llegara el periodo de ayuno y abstinencia, lo cual desembocó en fiestas de todo género, como para aprovecharse del último tramo donde estaban permitidas.

Esto supuesto no es malo en la vida vivir algún periodo de contención y ayuno incluso desde el punto de vista higiénico. Pero se me antoja que lo importante de la Cuaresma es repensar la vida. Preguntarme dónde estoy, hacia dónde voy y sobre todo qué soy. No soy polvo. Soy es cierto limitación, contingencia que recuerda, el barro, la tierra de la que estoy hecho. Pero ni soy polvo ni en polvo me convertiré. Soy p’olvo enamorado. Mis miradas, mis lágrimas, mis paseos junto al mar, mis lecturas debajo de un árbol, mis besos y mis penas, mis horas de estudio y mis momentos de angustia, mi poquedad y mi grandeza están traspasadas de luz desde que Él me miró. La llamada muerte no es protagonista. Es el grano bajo la tierra que se hace espiga,  el agua que vuela en forma de nube, la flor que sazona en fruto.

Desde entonces ni la ceniza es triste.

AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;

Mas no de esotra parte en la ribera
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
Venas, que humor a tanto fuego han dado,
Médulas, que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.

Francisco de Quevedo y Villegas

7 Responses to “Ceniza enamorada”

  1. Es una ocasión ésta, para permanecer en silencio.

  2. Y que mejor metáfora podría
    del amor que arrebata y que consume
    en su llama transida de alegría
    que la tibia ceniza en el resumen

    del tiempo que la nada reabsorbía
    en la hueca apariencia que presume
    de ser algo sin ser lo que no había
    para que a lo restado se le sume

    la gloria de vivir enamorados
    de un sin vivir en sí, sin más apuesta
    que dejarse en los brazos del amado

    sin preguntarle nunca cuanto cuesta
    penetrar los desiertos calcinados
    hasta encontrar la vida en su respuesta

    ************* (las heullas del soneto reencontrado)

    …y ser eterno polvo, ceniza en alabanza
    callado son silencio reposado
    permanente testigo en la centella
    que al ego despertó de su letargo
    y el ego consumió con su bonanza.
    Ser polvo desde el barro a las estrellas
    mas polvo eternamente enamorado….

  3. Los tiempos fuertes sirven para reavivar con mayor intensidad la conversión. Pero esta es necesaria cada día, porque cada día hacemos ídolos y nos dormimos en el pequeño yo.
    Convertirse es remirar el mundo.

  4. Carnaval = una exageración frente a otra exageración = la ceniza

  5. Cuando no se vive y sólo se es vivido por las cosas, todo es juicio, rechazo y comparaciones. Rabias y golpes. Desequilibrio. Oposición constante. Incomuncación.
    Cuando se vive en realidad todo se aprovecha y se recicla para bien. No hay tabúes ni luchas, ni necesidad de tener razón. Ni dobles lenguajes para confundir. Se fluye y basta. No se hace un mundo de lo pasajero. Todo tiene sentido aún en lo ilógico. Todo es una aún en la aparente diferencia, que también es riqueza.
    Carnaval o ceniza. Ceniza y carne. Al final parece una barbacoa, en la que todo lo perecedero desaparece. Y sólo nos queda el gozo único del presente, sea de carne o sea de residuo ceniciento. Ni la carne es mala ni la ceniza triste. Miradas sin prejuicios, ¿qué más da una que otra? Las dos tienen su función en un plano donde todo es dual.

  6. Que sabia eres mañana

  7. El polvo…Ceniza enamorada,
    que saben mirar los poetas,
    desvelando realidades, en la
    plenitud, carente de absolutismos,
    .

    han intuido, que esa realidad,
    fluye en el tiempo, de lo sagrado,
    han logrado penetrar,
    la sutileza, de la fragancia
    de las flores,
    saboreando el reflejo en los espejos,
    en el advenimiento,
    de los nuevos tiempos,
    .

    ceniza poetica, es la, que intuyo,
    cierta, que no tiene ni color, ni aroma,
    que se pone en el corazón y no en la frente,
    .
    ya que para los poetas enamorados,
    no existe una sola gramática,
    una sola lógica, o un solo sistema
    simbolico, de lo que presentien eterno,
    interpretaciones que abren los círculos,
    de Marquard, Benoist, Savater o Miller,
    que aun no he leido…
    .
    Nace y se recrea la felicidad cuando
    sientes, la alegria de la vida,
    cuando se descubre que
    en la oscuridad de la tierra,
    yace, el verdor de lo que germina,
    poetas con nuevos enfoques,
    que como parvadas de aves,
    cruzan los cielos, sobre el” mar”
    del agua cristalina que
    en las nubes, vuela….

    Gracias,Pedro, enamorado poeta llamado y coincido con Ramón al advertir, la sabiduria que contienen las palabras de mañana, ¡felicidades!…

    Carmina

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)