En Madrid, la capilla más alta del mundo

Ahora que con motivo de la JMJ Madrid va a recibir a miles de jóvenes católicos, mi amigo Juan Antonio Jiménez me indica una curiosa noticia: la existencia en Madrid de la capilla más alta del mundo. (Eso dicen, supongo que habrá otra en algún rascacielos neoyorquino) No deja de ser un contraste que en estos momentos en que  el mundo depende de las grandes agencias de rating y que hasta los políticos y presidentes de las grandes potencias están a merced de los dueños del dinero, una torre de ejecutivos disponga de una capilla “por las nubes”. Desde luego no me parece mal que allí también, como en cualquier parte, se dedique un sitio a la espiritualidad. Pero no olvidemos que para Jesús el auténtico templo está en el corazón del hombre, “en espíritu y en verdad” como le dice a la samaritana. Sólo desde esa capilla, que cambia los criterios, puede transformarse el mundo. Pero bueno no está mal que esa parpadente luz verde recuerde “al personal” que hay algo más que las finanzas y pueda ayudar a lo más importante: cerrar los ojos para abrirlos de otra manera y comprometernos con los que más sufren las consecuencias de los desafueros de los especuladores. Ojalá ese clamor contra la injusticia tenga también un lugar en la masiva y espectacular JMJ.

¿Sabes qué es la luz verde parpadeante de la Torre Espacio?

La capilla más alta del mundo está en Madrid

Si entras habitualmente a Madrid por la carretera de Burgos o por la de Colmenar, seguro que habrás visto una luz verde parpadeante en la primera de las Cuatro Torres.

La luz verde parpadeante de la Torre Espacio
El piso 33 de la Torre Espacio alberga una capilla, que tiene la singularidad de alojar el sagrario más alto de España, y probablemente del mundo, sobre el nivel del suelo.

El edificio Torre Espacio construido en 2009 y ubicado en el nuevo centro empresarial y financiero de Madrid denominado Cuatro Torres, es un edificio de 236 metros de altura y 57 plantas.

La capilla, en la que se celebra Misa todos los días y a la que asisten empleados de esta Torre, fue concebida sin ninguna intención de batir récord mundial y se encuentra a 135 metros sobre el nivel del suelo, con vista a la sierra y al norte de la capital.

La luz verde parpadeante de la Torre Espacio
Una luz verde parpadeante visible desde el exterior indica a los madrileños donde se encuentra exactamente el sagrario. Se puede ver desde larga distancia, incluso desde algunas localidades del extrarradio de Madrid.

En la web de esta capilla reciben mails de personas que ven la luz desde muchos puntos de Madrid. Son especialmente emocionantes los que reciben de enfermos o familiares de los hospitales próximos, la Paz y Ramón y Cajal.

8 Responses to “En Madrid, la capilla más alta del mundo”

  1. Salgo a la calle y veo lo que hay. Leo las noticias y me encuentro con Somalia de frente. Con todas las Somalias juntas que en el mundo son… y están dejando de ser.

    Esas torres se supone que están pagadas con el impuesto religioso, si las ha construido la Iglesia o por alguna fundación católica, si la cosa es privada. En cualquier caso, con dinero de los bolsillos “cristianos”.

    Realmente, sin juzgar las mejores intenciones piadosas ni los consuelos devocionales, que son muy lícitos, sólo evoco por un momento a Jesús, en carne y hueso, y su palabra. ¿El $agrario má$ alto del mundo? Él explicó en la práctica que está en el corazón de quien que se despierta cuando ve el hambre, la violencia, la injusticia, el dolor en sus hermanos, y no sólo el dolor de los que en clínicas y hospitales fantásticos son atendidos y reconfortados, sino el dolor de quienes no han visto un sólo médico en su vida, ni disponen de una aspirina para bajarse las fiebres, de los que ni siquiera pueden ya digerir los alimentos de la ayuda internacional, cuando llega y se los encuentra agonizando, porque han cometido el error de nacer en un lugar esquilmado desde hace siglos por los de las torres pías y sus ancestros, que han hecho guerras de religión, cruzadas, inquisiciones y mil etcéteras vergonzosos y sin arreglar nada de aquellas barbaries, se construyen mamotretos autoglorificadores. Mirando a Jesús crucificado por gente así, deberíamos sentir vergüenza como cristianos. Y como seres humanos.

    ¿Qué pasaría si Ratzinger de repente le dijese al piloto del avión, que en vez de rumbo a Madrid y a esa torre magnífica apuntase hacia Mogadishu? ¿Qué pasaría si desde allí, una vez ATERRIZADO, de verdad, mandase un mensaje a la iglesia y al gobierno de España pidiendo que todo lo que se van a gastar en su visita lo envíen a Somalia? Pues que sería tal aldabonazo en las conciencias que seguramente cambiaria el rumbo de muchos intereses mundiales, quizás hasta el suyo. Y el Vaticano quizás podría CONVERTIRSE en un hospital y en una casa de acogida global para recoger y rehabilitar humanos en precario. Abierto de par en par al mundo, sin miedo , sin reservas, porque para ser el vicario de alguien que “no tiene donde reposar la cabeza”, le sobran demasiadas cosas.

    Creo que ese ejemplo curaría a muchos ciegos, mudos y paralíticos, echaría muchos demonios del cerebro humano y multiplicaria para todos los panes y los peces de la justicia y de la abundancia. Del trabajo. De la decencia. Del verdadero amor.

  2. Para la mentalidad vulgar, nada mejor que un alarde… de lo que sea!
    Para la mentalidad cristiana lo que primariamente cuenta es la solidaridad con el necesitado.
    Lo triste del caso es que cada vez somos más vulgares y menos cristianos.

  3. ¡Ay, amigos!
    ¡Que somos cuerpo de Cristo, que él es la cabeza y, a quienes alentamos a cambiar el rumbo a Somalia, son los hermosos hombros donde se asienta! Pero nosotros, cuanto más allá comprendamos, más cerca de sus pies estaremos, y seremos basamento de todo el busto hasta que se revele el Rostro que ocultan brazos y manos.
    Si tenemos la conciencia de imprescindibles para el Cuerpo, todo será útil por oculto y falto de entidad que nos parezca.
    Sobre la capilla-faro, no me atrevería a despreciar ningún camino hacia Dios; por el contrario, desbrozar de maleza mi propio camino, virar cuando aparece una señal y ponerme en su presencia cada día, sería del todo suficiente para ocupar mi pensamiento (si lograra hacerme con él).

  4. “¿Por qué buscais entre los muertos al que está vivo? No está ahí. Ha resucitado” (Lucas 24,6)
    Es la frase que espontáneamente he recordado al leer esta noticia y mirar las fotos. He releido el pasaje entero. Y algo muy dentro me dice que todos los montajes sustitutivos no son caminos hacia la búsqueda sino la crónica del desencuentro, la tapadera de nuestra comodidad, por eso compatibilizamos el corazón de piedra, la dormición y las devociones. Necesitamos, como los israelitas en el desierto, un ídolo tangible, un becerro de oro, que sustituya a Aquel que no podemos ver ni tocar, porque en el fondo no creemos que exista ni que su presencia pueda llenar nuestra vida. Y es que Él se manifiesta en el hueco interno, que nosotros nunca vaciamos y ocupamos con imágenes, sagrarios, templos y demás escapatorias, y además se refleja en el Otro, al que no soportamos y en la creación, que destruímos y depredamos como la cosa más natural. Y en ese buenismo conformista hacemos posible que los dictadores tengan capellanes castrenses que bendicen ametralladoras, aviones de combate y misiles. Que Obama vaya cada domingo a su iglesia lleno de fervor y esté masacrando Afgansitán y Libia. Que el vicario de Cristo viaje como una ster de Hollywood mientras la miseria mata los cuerpos del Cuerpo. Susana, querida, eres un encanto y tienes todo mi respeto y ojalá todos los que organizan el cotarro religioso y viven a su costa dando la espalada al Evangelio, lo tuviesen tan claro como tú. Por desgracia, la realidad es lo que es y no se puede ocultar, porque como la materia orgánica que fermenta y se pudre, por más que la escondamos, huele. Apesta.
    Os aseguro que me encantaría no verlo ni comprobarlo cada día. Pero no puedo ser tan inconsciente como para ignorar lo que hay y conformarme con ello. ¿Tendría sentido mi vida si me autoengañase y no pusiera de mi parte todo lo que puedo? Aunque no pueda arreglar el mundo, al menos intento colaborar a no empeorarlo y arreglo mi cutrez en la medida de lo posible y dejo que mi conciencia se despierte sin miedo y con amor, y sin contarme milongas a mí mismo, que ya es algo. Creo que no puedo hacer otra cosa de momento. En el futuro, ya veremos. Hoy sólo es hoy.

  5. “No quebraré la caña quebrada ni apagaré el pábilo humeante”
    Jesús de Nazaret
    (Mt. 12.18)

  6. Por supuesto, Javier, que la conciencia despierta no quiebra la caña ni agrede. No sería entonces ni conciencia ni despierta sino brutalidad animal fanática y ciega.
    *
    Jesús también tiró los puestos de los mercaderes, sin contemplaciones. No agredió a nadie pero denunció la corrupción del sistema con un hecho bien concreto adobado con la explicación de por qué lo hacía, lo mismo que no tuvo el menor inconveniente en llamar sepulcros blanqueados y raza de víboras a quienes usaban el poder religioso para justificarse, oprimir al hombre y manipularlo exigiéndole una virtud que ese poder no practicaba. O condenándole por lo que ese mismo poder hacía , perpetraba y autodisculpaba.

    *
    Corremos un riesgo importante cuando nos identificamos con una creencia, por muy buena y justa que sea. Porque ese apego es idolátrico, le concedemos el mismo valor que a la unidad amorosa con Dios y nuestros hermanos. Y no lo tiene. Sólo es un medio para crecer. Y más frecuentemente de lo deseable, se convierte en un impedimento.
    *
    Lo cortés no quita lo valiente. Y con esto quiero agradecer desde aquí a Jose Luis Cortés su visión evangélica amorosa y crítica de la iglesia que ha ayudado tanto a tantas personas heridas por ella, a reconciliarse con el Evangelio de Jesucristo y a separar con amor y serena lucidez, sin descalificaciones ni juicios personales, la envoltura corrompible y limitada del contenido infinito e intacto.

  7. Federico, gracias por tu trato cariñoso.
    Tú has andado ayudando a muchos y eso te da voz y confío que esperanza. Ser conscientes de lo que no funciona es una de las consecuencias de vivir despierto y no dejarse abatir por la falta de sensibilidad evangélica, es cosa del Espíritu.
    Yo, desde este foro, te deseo que encuentres para cada ‘hoy’, una respuesta.

  8. El amor por tu casa me consume. Felices los que viven en tu casa, Señor.

    Mi alma como llama consume la cera de mi nada mientras mi corazón y mis sentidos se alegran en el Único repartido por amor en los múltiples. Vale más un día en sus atrios que mil fuera de ellos. Y prefiero el umbral de su morada, a intentar vanamente vivir sin Él, distraído en el vacío sin sentido y llenando de trastos el hueco irrellenable de mí mismo que sólo su Presencia consigue edificar sutilmente dentro de la misma materia con sustancia de espíritu.

    (Beato Calogero Bellasciarpa)

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)