El yoga y el zen ¿son oración?

Hoy he tenido una discusión con un amigo sobre la oración. Sostenía a brazo partido que el yoga no es oración. Que puede preparar para ella, pero que uno que hace yoga no hace oración.

Yo le arguía que había que distinguir entre el yoga físico, las posturas o asanas y la meditación yoguica, el silencio profundo que puede abocar a un contacto personal con lo trascendente; y que en todas las religiones hay místicos: entre los monjes zen, la devoción hindú, la mísitca sufí…

Y le hice caer en la cuenta que el místico sufí murciano Ibn Arabí, anterior a San Juan de la Cruz tiene intresantes puntos de contacto con el santo carmelita. Que el mismo San Ignacio de Loyola se sirve de la oración por anhélitos (respiraciones acompasadas con las plegarias cristianas) o el “supino rostro arriba” en sus Ejercicios, lo  que no deja de ser una asana relajatoria para entrar en oración.

Pero veo que sigue existiendo la sospecha sobre estos modos de oración. Nosotros los cristianos somos lo únicos que podemos tirar de la cuerda y que aparezca Dios. Como aquella dama china que hizo un embudo de cartón para que su incienso no se confundiera con el de los demás que estaban orando al lado.

Por último le proponía esta pregunta: ¿Un hombre en una isla desierta que no conoce religión alguna y bucea, mediante el silencio en su interior o se eleva por la contemplación de la naturaleza, está haciendo oración? Si la respuesta es negativa, el hombre no estaría bien hecho y Dios sería injusto con sus creaturas al darles posibilidad de entrar en oración a unos y no a otros.

Creo que el cristianismo nos ha dado, por la encarnación de Jesús, un “plus” (la presencia entre nosotros de un Tú. la Palabra hecha carne), es cierto, pero cualquier hombre de buena voluntad tiene herramientas para buscar y contactar con Dios esté donde esté.

En este sentido las orientales tienen siglos de práctica y mucha profundidad. El mismo San Francisco Javier, que no era precisamente un “progre” y bastante obsesionado con “salvar almas del infierno” quedó admirado en su diálogo con los monjes Zen, por no hablar de Pedro Arrupe, que al prepararse para ser maestro de Novicios de los japoneses aprendió la ceremonia del te, el tiro de arco y la meditación zen, con una increíble actitud de humildad y diálogo para su tiempo. En Roma seguía haciendo oración en postura oriental. Y cuando le pregunté qué estilo de oración predominaba en él, me respondió que en su oración entraba “todo”.

Es evidente que, más allá de cualquier técnica, para meditar y alcanzar algún contacto con Dios se requiere un hondo silencio interior,  sinceridad y despojarse del  pequeño yo. Pero Dios está ahí detrás o en el fondo de toda realidad  habitándonos y dándonos el ser para quien le busque: desde una viejecita que reza su rosario en un pueblo olvidado a un aborigen australiano que nunca oyó hablar de Jesucristo. Pero ya se sabe, al final de la discusión mi amigo se quedó con su idea y yo con la mía. como suele suceder.

Es curioso que en el Evangelio de hoy de Lucas hemos leído:

“El reino de los cielos dentro de vosotros está”.

37 Responses to “El yoga y el zen ¿son oración?”

  1. Bueno; hay discusiones y discusiones.
    No nos enzarcemos entre talentos, minas, duros , pesetas y céntimos.
    Se nos ofrece la vida; si la aceptamos, hemos de hacerla rendir al máximo; de lo contrario, perdemos todo.
    Porque nada se gana con teorías para discutir.

  2. De la tesis y la antítesis sale la síntesis. ¡Ay del hombre si no contrastara opiniones!

  3. En el yoga, el concepto de que todo es parte de una misma sustancia envolvente se conoce como “monismo”. Referido a Dios, se llama panteísmo: “Dios es todo y todo es Dios”. En consecuencia, todos los seres serían parte de la divinidad. Tanto el monismo como el panteísmo son teorías claramente contrarias a la fe católica y estos conceptos son sustanciales en el yoga y su “meditación”.

    Muchos cristianos dicen que utilizan el yoga exclusivamente para hacer ejercicio sin involucrarse en el aspecto pagano, pero en realidad no hay diferencia entre el Hatha Yoga (ejercicio) y el Raja Yoga (la disciplina ocultista de los hinduistas).”

    La tradición cristiana toma en cuenta la importancia del cuerpo y de los sentidos en la oración, ya que somos cuerpo y alma y estos dos aspectos no se pueden desvincular. Pero, ¿por que optar por ejercicios que están asociados a prácticas idolátricas?

    Tenemos que saber que la esencia de la oración es la unión con Dios, quien se ha revelado plenamente en Jesucristo. Por eso nosotros los cristianos no ponemos la mente en blanco sino que recurrimos a Jesús en la oración para que El, y solo El, reine en nuestros corazones, el cristiano no debe tratar de poner su mente en “blanco”, hacer “mantras” y chorradas de esas o tener “experiencias” extrasensoriales.

    Eso de la meditación para poner la mente en blanco es una solemne tonteria y no cabe duda que es utilizado por las sectas para reclutar nuevos e incautos adeptos. Una mente abierta a que entre cualquier espíritu sería fácilmente penetrada por el demonio. La oración cristiana se centra en Jesucristo Nuestro Señor y solo a El, de manera que la mente se somete a El y a nadie más.

  4. Creo que uno de los principales errores del Cristianismo y de la
    civilización Occidental es precisamente eso que señala el Sr. Lamet y
    que remarca Alberto en un despliegue de ignorancia sobre filosofía
    oriental y yoga. Creerse que tenemos un “plus”, una ventaja, una
    verdad superior. Que somos mejores en definitiva. Una expresión egoica
    que pasa desapercibida y ocultada por esa arrogancia de saberse mejor,
    tocados por la mano de Dios de forma exclusiva. Un ego-centrismo que
    nos hace vernos como los únicos, como el pueblo elegido, el planeta
    elegido, el centro del universo.

    Fuimos a Oriente y consideramos los Vedas una cosa de salvajes y
    quisimos enseñarles religión para salvarles de la ignorancia, y van a
    tener que venir ellos a salvarnos no solo de la quiebra financiera,
    sino de la ignorancia espiritual también.

    No tenemos ningún “plus”, es más, tenemos un “minus”. Hemos matado a
    otros seres humanos hasta el aburrimiento en el nombre de Dios, cosa
    poco habitual en los budistas por ejemplo. Hemos quemado libros y
    negado conocimientos en el nombre de Dios, cosa poco habitual en
    Oriente y además hemos convertido la religión en el ejercicio del
    poder traicionando la memoria de ese “plus” que creemos tener y que se
    llamaba Jesús.

    No tenemos ningún plus, solo somos una cultura que dominó el mundo a
    través del interés comercial y debido a este, implantamos la
    permisividad en las relaciones que tanta contradicción genera en la
    iglesia. Incentivando a la compra con el reclamo sexual para
    satisfacer el interés comercial.

    Alberto no sabe usted nada sobre el yoga. Sr Lamet, no tenemos ningún
    “plus”.

    Lo único que tenemos es esta vida para amar y para entregar la vida en
    amor y solo hay un océano al que podríamos llegar, pero eso nunca
    ocurre cuando el río se cree el océano y la charca el mar.

  5. La respuesta a la pregunta de Lamet es Si. Yoga y zen son oración. Ana Maria Schlutter es religiosa católica y maestra zen, en el Zendo Betania. Enomilla Lasaye, Bede Grifith, Le Saux-Abisiktananda , fueron profetas del ecumenismo. El bilinguismo espiritual es el camino de muchos creyentes que han buceado en la riqueza espiritual de diversas tradiciones. Y oran en ellas, como podemos hablar castellano y acto seguido pasar sin solución de continuidad y con la misma riqueza expresiva a otro idioma. Las personas políglotas saben de la riqueza que supone el tener diversos modos linguisticos de expresión de un mismo mensaje. De hecho son los místicos de todas las tradiciones la base del encuentro diálogo-interreligioso, desde la Vida, en Oración. Quien prueba un sorbo de te, sabe a que “sabe”. Y lo saborea en Silencio. Queda mucho por ahondar en Cristo, nos recuerda nuestro Juan de la Cruz.

    Namasté.
    En Gasho
    Shalom
    Paz

  6. Todo lo dicho es discutible por más que cada uno quiera arrimar la brasa a su sardina

  7. El yoga es incompatible con el cristianismo, y explico porqué:

    La tradición cristiana toma en cuenta la importancia del cuerpo y de los sentidos en la oración, ya que somos cuerpo y alma y estos dos aspectos no se pueden desvincular. Pero, ¿por qué optar por ejercicios, como el yoga, que están asociados a prácticas idolátricas?

    Es necesario estar bien atentos a que la esencia de la oración es unión con Dios, quien se ha revelado plenamente en Jesucristo. Por eso nosotros no ponemos la mente en blanco sino que recurrimos a Jesús en la oración para que El, y sólo El, reine en nuestros corazones.

    Además, los centros de yoga suelen ser lugares de promoción (velada o abiertamente) para las creencias orientales, el hinduismo y la nueva era. Se ofrece literatura, otras reuniones… El ambiente va influyendo paulatinamente.

    El cristiano no debe tratar de poner su mente en “blanco”, hacer “mantras” o tener “experiencias” extrasensoriales. ¡Cómo le gusta al enemigo de Dios que la gente se relaje y ponga su mente en blanco cuando él está rondando! Una mente abierta a que entre cualquier espíritu sería fácilmente penetrada por el demonio.

    La oración cristiana se centra en Jesucristo Nuestro Señor de manera que la mente se somete a El. No permitimos cualquier intruso.

    La pena es que en lugar de referirse a Jesucristo, a la Biblia y a los Evangelios, el yoga saque su poder de la espiritualidad budista y de la doctrina de los «chacra», conocida por el yoga y practicada por el hinduismo y el budismo.

    No puede darse, por tanto, «doble pertenencia», que incluya adhesión a este sistema panteísta, gnóstico y ocultista, diametralmente opuesto al cristiano.

    Saludos

  8. ¡Uf! Alberto.
    -No creo que haya posturas idolátricas posibles en los que buscan el encuentro con Dios.
    -La mente tiene que parar de hacer ruido para que aflore lo que ya está: “La Ley escrita en el corazón”. Eso es poner la mente en blanco, díficil por otra parte, dejar de hablar interiormente y estar, o ser.
    -Si alguien pormueve su saber, será porque está convencido de su importancia. Eso no es malo ni bueno.
    -El diablo campa por sus respetos por nuestro ‘ego’, cuando queremos intentar algo bueno, éste genera propuestas para el bien en las que alguna instancia propia paga un precio y se rebaja. Nunca dice: Soy el mal, ven a mí. Lo que dice es: Soy el bien y ven por donde te seduzco.
    -Tú ves como contrarios a los que no lo son. El ser cristiano es Ser, seguimos al que dijo “Yo soy” y nada de lo que es, está afuera.
    -El miedo a equivocarse es muy comprensible, pero contamos con su “No temáis”. Esto sí que es nuestra herencia, las posturas que nos abran a ella serán buenas si lo permiten.

  9. En el próximo número de 21 podréis leer una entrevista con la religiosa católica y maestra zen Ana Mª Schluter. Por si anima aún más el debate.

  10. Quiero pereguntar al RVD. P. Lmet SJ. ¿Hay censura en su blog? ¿Por qué no aparecen algunas respuestas.?

  11. Estimado Martín: Todos los comentarios los leo previamente, pero no he censurado absolutamente ninguno. Sólo lo hago -y no ha sido el caso- cuando alguien insulta o utiliza un lenguaje obsceno o barriobajero.
    Quizás no le ha funcionado bien la CAPTCHA de abajo, que sirve para evitar el spam. Gracias por colaborar en este blog.

  12. ¿El yoga y el zen son oración?
    Del yoga sé demasiado poco por experiencia; por eso me limito al zen que conozco un poco más, por mí misma y por otros a quienes acompaño.
    En la práctica se ve que no es posible contestar simplemente con sí o no; depende de la situación espiritual en que se encuentra una persona.

    Para muchos puede ser una buena preparación, porque el primer fruto del zen es una mayor capacidad de concentración y superación de los ruidos interiores, algo necesario para poder recogerse y orar de corazón.

    Luego hay otros a los que, para decirlo con una imagen de Santa Teresa, se les ha agotado el agua que llegaba de fuera; ya no encuentran consuelo ni gusto ni provecho en la oración mental. A éstos la práctica del zen les ayuda a tender el puente y descubrir otra oración, sin palabras, y estar simplemente en su presencia.

    Finalmente veo que hay personas que en realidad están practicando esto último de una manera espontánea, pero se les dice todavía más de una vez que esto no es oración. Además se sienten culpables por no saber cultivar lo que han experimentado en un momento de gracia. Éstas se sienten como pez en el agua practicando zen.

    La práctica del zen de ninguna manera consiste en dejar la mente en blanco. Esto sería muy perjudicial para la persona, puede trastornarla incluso, como ya dijo hace trece siglo el Sexto Patriarca Zen de China. No se trata de aniquilar los sentidos sino de iluminarlos. Se trata de abrirse más allá de lo que nuestros sentidos y entendimiento limitados pueden comprender.
    Sin detenerse en ninguna cosa que en el silencio pueda aparecer, ni ni mala ni buena, por sublime que parezca. Y por lo tanto, como decía Fray Francisco de Osuna en su Tercer Abecedario que tanto inspiró a Santa Teresa, no hay por dónde se pueda meter el demonio.

    “El Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza, pues no sabemos orar como conviene; el mismo Espíritu intercede por nosotros con gemidos inefables” (Rom 8,26). La oración más sublime es el silencio.

    Si el Espíritu obra en toda la creación de forma maravillosa, ¿no lo va a hacer en las culturas y religiones de la humanidad, que forman parte de la creación? Un cristiano enamorado del Espíritu experimenta una gran alegría cuando percibe su mismo sabor en otras culturas. Y comprende muy bien lo que ha dicho el Concilio Vaticano II, hablando de las religiones no cristianas, cuando exhorta a que los cristianos “reconozcan, guarden y promuevan aquellos bienes espirituales y morales…que en ellas se encuentran” (Nostra Aetate artº 2). Y que “consideren con atención el modo de asumir en la vida religiosa cristiana las tradiciones ascéticas y contemplativas, cuya semilla había Dios esparcido con frecuencia en las antiguas culturas antes de la proclamación del Evangelio” (Ad Gentes artº 18).
    Por cierto en la primera redacción de la cita de Ad Gentes se nombraba explícitamente zen y yoga, pero luego se quitó porque las antiguas culturas no se agotan en yoga y zen; Samuel Ruiz, obispo que fue de San Cristóbal de las Casas/México, lo aplicaba, por ejemplo, a los mayas.

  13. Gracias, Ana María (por lo que dices intuyo que eres Ana María Schlütter) por tu iluminador post. Resulta increíble que haya gente de la “caverna” que sea más papista que el papa y tan intransigente, cuando la propia Iglesia reunida en Concilio ve en otras religiones caminos de sabiduría hacia la fe. En la historia del cristianismo hay incluso clásicos como “La nube del no saber” o los monjes hesicastas que exhortan al vaciamiento interior o una especie de mantra para encontrar a Dios. ¿Y la Nada de San Juan de la Cruz, no es parte del camino para subir al Monte Carmelo? No hay que sacralizar ningún camino, porque lo importante es la actitud del que busca, pero tampoco demonizarlos.

  14. El yoga y el sen no son oraciones tal como lo entiende la santa Madre Iglesia Católica, es decir EL PADRE NUESTRO, LA MEJOR ORACIÓN PARA EL CRISTIANO PORQUE NOS LA ENSEÑÓ EL MEJOR ORANTE Y EL MEJOR MAESTRO. SANTA TERESA DE JESÚS, QUE SABÍA MUCHO DE ORACIÓN LA DEFINIÓ. TRATAR DE AMISTAD ESTANDO A SOLAS CON QUIEN SABEMOS. NUESTRO SEÑOR CONDENÓ EL EXHIBICIONISMO PÚBLICO BAJO PRETEXTO DE ORACIÓN Y RECOMENDÓ QUE A SOLAS Y EN SOLEDAD ORÁSEMOS A NUESTRO QUE VE EN LO ESCONDIO

  15. El Zen lo primero que nos va a decir es que, una cosa, no excluye la otra porque son diferentes manifestaciones de algo más hondo.
    .
    Y a renglón seguido del Padrenuestro, en Mateo 7: 7-8, Jesús dice: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá”
    .
    No está reñido pedir con buscar, rezar (oraciones) con orar (meditar), hablar con escuchar; siendo que somos: la mano que llama a la puerta y la mano que la abre, porque para Dios no hay puerta.

  16. El trato de amistad puede ser de diferentes maneras. Santa Teresa también dejó escrito sobre la oración, en las moradas séptimas capº 4º: “En este templo de Dios, en esta morada suya, sólo Él y el alma se gozan con grandísimo silencio. No hay para qué bullir ni buscar nada el entendimiento, que el Señor que le crió le quiere sosegar aquí….Aquí no se pierden las potencias, mas no obran, sino que están como espantadas.” Poco antes hace la referencia al “Señor que se apareció a los apóstoles sin entrar por la puerta (en la sala de Jerusalén), cuando les dijo: Pax vobis.”
    A este hecho también se refiere San Juan de la Cruz en la Subida del Monte Carmelo III,3,6 diciendo: “…El que entró a sus discípulos corporalmente las puertas cerradas, y les dio paz, sin ellos saber ni pensar que aquello podía ser, ni el cómo podía ser, entrará espiritualmente en el alma sin que ella sepa ni obre el cómo, teniendo ella las puertas de las potencias, memoria, entendimiento y voluntad cerradas a todas las aprensiones y las llenará de paz….Espere en desnudez y vacío, que no tardará su bien.”
    Es muy difícil valorar lo que significa la práctica del zen desde el punto de vista cristiano cuando ni siquiera se acepta del todo la contemplación de la mística cristiana. Por esto Enomiya-Lassalle escribió un libro sobre zen y mística cristiana, en que presenta la tradición mística cristiana desde los primeros siglos.
    Con esto no quiero decir que sean lo mismo, pero sí que es posible reconocer grandes equivalenvcias homeomórficas (como diría Raimon Panikkar).
    Y de allí resulta la posibilidad de un enriquecimiento e interpelación mútuas.

  17. Imaginaros un niño inocente y puro, nacido en cualquier parte del mundo, en cualquier tiempo. Imaginaros que su corazón le llamase a la búsqueda de Dios, de la verdad, del amor. Todas las culturas están llenas de estos relatos, del relato del corazón anhelante en busca de su Dios.

    Imaginaros que el corazón de este niño estuviese tan lleno de ese anhelo del que habla San Juan de la Cruz y Santa Teresa en sus poemas, viviendo sin vivir y muriendo por no morir.

    Alguien se puede creer que este niño, en su anhelo; por anhelar y ponerle el nombre de Krishna, o Budha, o Verdad Ultima, o Allah, o Elohim, o Jesucristo, o Ello, o Ella o El o Padre, o …. en función del lugar donde nació y como se educó… ¿cree alguien que eso va a ser relevante en su acceso a su Objeto de anhelo?

    Le llamamos por muchos nombres, pero sabemos que solo es Uno. Lo importante, lo relevante, lo que hace la diferencia es como de abierto esté el corazón, como de intenso es ese anhelo, como de intenso es ese amor expresado hacia ese “Tu”. Y ese “Tu”, que tiene su manifestación más próxima en nuestro vecino que tiene problemas con la justicia de los embargos por ejemplo, es siempre el Objeto de ese amor, de ese anhelo. El nombre que le pongas es irrelevante.

    Claro que todas las tradiciones espirituales hablan de la misma verdad. Como podría ser de otra manera. De la misma manera que todos los Físicos hablan de una misma verdad, aunque cada uno de los Físicos tenga su propia versión de esa verdad en su forma particular de entenderla.

    Quedeme no sabiendo, toda ciencia trascendiendo. Así decía San Juan de la Cruz. No sabiendo. Y, si lo queréis oír,
    consiste esta suma ciencia
    en un subido sentir
    de la divinal esencia;
    es obra de su clemencia
    hacer quedar no entendiendo,
    toda ciencia trascendiendo.

    Un subido sentir de la divinal esencia, esencia que es en cada corazón y que no se incomoda en absoluto por las creencias particulares de la mente y educación donde reside el corazón anhelante, sino que por obra de su clemencia, eventualmente te hace quedar no entendiendo, toda ciencia trascendiendo.

    Zen, Yoga, Oración Cristiana, Bhakti Bava, que mas dá el nombre y la cultura. Todas hablan de la misma verdad, todas aportan riqueza y son guía para que cada individuo acceda a esa verdad más allá de creencias o características identitarias. Cuando las religiones se enriquezcan unas a otras se harán mas de verdad.

  18. Leo, solo hay una religion verdadera y es la Católica, que es la fe que profesamos los que seguimos al hijo de Dios, Jesucristo.

    todas las demas podrán tener algo bueno, mucho, poco o onada, pero no son verdaderas porque no provienen de Dios, como la nuestra.

    Dios solo hay uno y no es lo mismo Ala, que Buda, que Manitú etc. No es un problema de palabras ni de nombres.

    La Palabra de dios nos la enseñó Jesucristo, y es e El, a Dios, a quien debemos seguir y a nadie más.

  19. ¡Venga, Alberto!
    Que Jesús no pasó por lo que pasó para llevarse la razón; que la parábola del buen samaritano te la podía haber dedicado.

  20. El ecumenismo no pude sr eclecticismo, porque si tadas las religiones son verdaderas ninguna es verdadera. La Iglesia Católica es Madre y Maestra de la verdad , como diría Juan XXIII, por eso no ha enseñado y siempre nos enseñará que la oración todos los hombres de todos los tiempos es EL PADRE NUESTRO. La oración más celestial , más divina y la que más agrada a la Santísima Trinidad, porque no la enseñado sino Jesucristo Dios y Hombre verdadero, es además la única oraciò´n necesaria para dirigirse al Padre , ella engloba todo lo que se necesita para amar y servir en este vida y después en la eterna gozar de la visión de Nuestro Padre Dios.

  21. Sería tan bonito ver a las diversas iglesias de las diversas denominaciones y tradiciones compartir. Compartir su sabiduría común. No hay ni un solo Hindú o Budista que no admire a Jesús y respete sus enseñanzas como universales. Lo mismo se puede decir de un musulmán, que lo tienen en el Corán también, y creo que los Judíos de alguna manera le reconocen como hijo suyo también, pues su ejemplo y sus enseñanzas son universales.

    Desde ese punto de vista, Alberto, Jesús es sin duda Universal y su religión verdadera. Desde tu punto de vista es provinciano y tribal.

  22. A mi, Martin, todas las religiones me parecen tan ricas, tan llenas de belleza, tan llenas de devoción y amor en acción y compasión. Es como leer poesía de cualquier tiempo y de cualquier edad. Todas hablan al corazón. Y con esa verdad tengo suficiente, mi corazón tiene suficiente. Solo le pido a Dios que no me deje hacer otra cosa sino amar, pues cuando mi mente interfiere, siempre traigo egoismo y separación.

    Esta oración se puede rezar a Jesucristo Nuestro Señor, es el Gayatri mantra, la oración esencial del Yoga y la Vedanta. Es el corazón anhelante el que reza, y en su oración compone la belleza de la devoción al Señor. No es necesario que sustituyas el Padre Nuestro con ella, pero leela dirigiendosela a Nuestro Señor Jesucristo y veras que todos los corazónes anhelan al mismo Dios.

    Oh Dios, tu eres el que da la vida,
    el que quita el dolor y la tristeza,
    el que otorga la felicidad.
    Oh creador del Universo, que podamos vivir tu suprema Luz
    que destruye la oscuridad.
    Que puedas guiar nuestro intelecto en la dirección correcta.
    Oh Señor, creador del universo,
    elimina de nosotros todas las formas del vicio y la tristeza,
    y danos todas las cualidades que nos benefician.
    Oh luminoso Dios, llévanos al noble camino de la devoción y de la Gracia,
    Señor, tu conoces todas nuestras acciones,
    quitanos todos nuestros vicios y pecados.
    Te ofrecemos, en todas las formas posibles, nuestro homenaje y te saludamos.
    Oh supremo espíritu, guíanos de la mentira a la verdad,
    guíanos de la oscuridad a la luz,
    guíanos de la muerte a la inmortalidad.
    Oh Señor, que puedan todos ser felices en tu seno,
    que puedan todos liberarse de sus miserias y puedan darse cuenta de su bondad natural,
    y que nadie sufra dolor.
    Paz, paz, paz de Dios para todos.

  23. Tal vez llegué tarde a este debate para escribir mi experiencia de vida, sin basarme en bibliografía alguna. Practicar Yoga me hizo una con Dios, me ayudó a reencontrarme conmigo misma, por lo que para mi hacer asanas en mi tapete es una de las más bellas oraciones que hago todas las mañanas. 
    Muchos creen que el yoga se limita a hacer asanas en el tapete o a meditar hasta tener la mente en blanco, pero practicar yoga es mucho más que eso, el verdadero yoga se realiza fuera del tapete ya que de nada sirve una postura perfecta si uno no es feliz y lleva esa felicidad a todo aquel con el que tiene contacto. Mi madre era una Señora 100% católica, rezaba el Rosario diario, iba a horas santas, misas y demás; hace poco antes de morir me dijo que le daba gracias a Dios de que yo practicara yoga , pues veía que iba a misa otra vez y comulgaba pero sobre todo porque me veía plena, feliz, viviendo el aquí y ahora, llevando Luz y Amor a todos.
    Pedro definitivamente creo que hacer yoga es la oración que Dios me enseñó para comunicarse conmigo!
    Dios les llene de Bendiciones a todos.

  24. Estimado padre Lamet
    Me encantó su comentario. Justo el domingo pasado me preguntaba una persona que me considera un creyente piadoso, sobre la yoga. Su inquietud tenia origen en que como ella practicaba la yoga desde hacía muchos años como deporte y medio de relajación, y una persona de nuestra iglesia local le advirtió de los “peligros” que esto suponía para su fe por la presencia del demonio. Le sugerí que se olvidara de todo cuanto escucho y lo diera por charlatanería. Esta persona es una buena madre, buena esposa, buena profesionista (es mi dentista) y vive los sacramentos. ¿Porque salimos los católicos a vender teorías como dogmas de fe, cuando en la mayoría de las veces no tenemos idea de que hablamos?. Le platique del libro del padre Masiá “Lucidez Cordial”, que recomiendo mucho para salir un poco de la ignorancia fundamentalista que tanto promovemos los católicos sobre todo de grupos laicos.
    Tendemos a dar por dogma de fe cualquier cosa que en nuestras parroquias se escuche, y no sabemos distinguir entre el dogma y la ideología.
    Yo suelo practicar yoga, vivo mi vida de sacramentos y entiendo los aspectos que podrían no ser compatibles con mi fe cristiana, cuando para entrar en meditación recurrimos a mantras que no entiendo o que no comparto, pienso en Jesús y la oración que nos enseñó.
    Me apena ver que los que parecen más formados en la fe católica, suelen ser los más soberbios y fundamentalistas. Solemos apresurarnos a descalificar lo que no conocemos y a crear cualquier cantidad de documentos que nos afirmen en nuestra ignorancia.

  25. Hola Xanti. El dogma es lo que le sobra a todas las religiones, no solo a la catolica. Cuando no entendemos algo, pero nos sirve para asumir nuesra identidad, lo llamamos dogma sin cuestionarlo. Y eso es la base del fundamentalismo.

    No hay ningún dogma verdadero.

    Todos los dogmas son falsos, pues limitan la verdad. Y la verdad es ilimitada.

  26. Sin credo, sin moral y sin liturgia no es posible la religión. Lo demás puede ser filosofía, gimnasia mental o física pero no religión. Es decir sin verdades en las que que creer, sin mandamientos (deberes morales) que obedecer, y si acción de gracias y cultual al Dios Único y verdadero el Padre de Nuestro Señor Jesucristo, es imposible la religión,pero es posible la superstición y la idolatría, magia y hechicería etc, etc. es decir lo contrario de la religión.

  27. Lamet! Lamet! Dónde te has escondido?

  28. Como puede verse por la polémica despertada, este post tiene más enjundia de lo que parece. La respuesta a la pregunta revela nada menos que el concepto de Dios de cada persona: un Dios pequeño, encorsetado en normas, domesticado por sus administradores, o un Dios mayor de los que han despertado. ¿Qué Dios predicó Jesús de Nazaret? “A partir de ahora -le dice a la samaritana que polemizaba con templos- se adorará en espíritu y en verdad”. Gracias, Pedro, Ana María y otros por vuestras aportaciones y a este blog por permitir la libre circulación de ideas.

  29. Leo
    Creo entenderte, sin embargo por ejemplo, acepto el dogma de que Jesús fue verdadero hombre y verdadero Dios. Base de la fe que profeso. Para orar, he de aceptar la presencia de Dios, lo cual constituye otro dogma.
    .
    Respecto a la pregunta original, sera o no oración dependiendo del sentido que le de quién lo practica.

  30. Xanti, claro que es cierto, y eso es experiencia, no dogma. Sino que se lo pregunten a San Juan de la Cruz por ejemplo. Es cierto que a través de Él se llega al Padre y la experiencia de muchos lo avala. Y eso es experiencial. Es una puerta accesible si se llama a ella. Dogma, en mi opinión, es pensar que somos los únicos con una puerta donde llamar. El Universo es muy, muy, muy grande.

  31. SANTI CEEO QUE SI LEES A SAN JUAN DE LA CRUZ, POR EJEMPLO EL PRÓLOGO AL CÁNTICO ESPIRITUAL O EL DE LA LLAMA DE AMOR VIVA NO SE PUEDEN SACAR LAS CONLUSIONES QUE SACA

  32. Para avanzar un poco en este tema ¡que se abre paso! como ha quedado patente con los ricos comentarios; en su último libro Javier Melloni “Hacia un tiempo de síntesis”: organiza, propone, promueve el cononocimiento y el respeto de la verdad que podemos incorporar de otras religiones y la limitación que supone en nuestro caminar hacia el Absoluto el no reconocer la experiencia de lo transcendente en las otras religiones, de la que éstas son también cauce.
    http://www.youtube.com/watch?v=qCO75RoIzkE

  33. Martín
    Benedicto XVI ha expresado que hay tantas formas de orar como seres humanos. Definitivamente como cristianos, la celebración eucarística es la forma por excelencia. Pero también podemos orar cuando manejamos, cuando caminamos, cuando hacemos ejercicio. ¿Porque no cuando hacemos yoga?.
    Parece que hay quienes piensan que hacer yoga es lo mismo que convertirse al budismo y decir amén a sus creencias.
    San Juan de la Cruz (Juan de Yepes Álvarez), por su nombre me recuerda a Narciso Yepes, para quién tocar la guitarra era oración, dijo: ‘No busco el éxito ni el aplauso: yo toco para Dios’. Quizá mi ignorancia me hace más accesible a Narciso, pero prefiero decir “dislates” por amor, que repetir lo que no sale de mi corazón. Después de todo el propio San Juan de la Cruz dijo: “¿quién podrá escribir lo que a las almas amorosas, donde él mora, hace entender? Y ¿quién podrá manifestar con palabras lo que las hace sentir? Y ¿quién, finalmente, lo que las hace desear? Cierto, nadie lo puede; cierto, ni ellas mismas por quien pasa lo pueden.” (del prólogo Cántico Espiritual).

  34. Xanti tienes razón en que se puede orar y hacer yoga, pero hacer yoga sólo no es orar. Santa Teresa decía que entre los pucheros anda Dios. Es evidente que cualquier acto humano puede ser motivo para elevar el pensamiento a Dios dar le gracias y pedirle mercedes. El gran San Bernardo tentado por satanás cuando hacía sus necesidades fisiológicas más elementales, le respondía. PURGO MI VIENTRE Y ALABO A DIOS OMNIPOTENTE.
    Por cierto Satanás el padre de la mentira cuya única misión es destrozar al hombre y a la mujer, es enemigo acérrimo de que el hombre rece con humildad, confianza y perseverancia. Él ha perdido la gran fuerza del hombre que es la oración. Satanás, como dice Benedicto XVI en su escatología no es una abstracción ni un símbolo sino una criatura espiritual caída por soberbia.

  35. ¡Qué obsesión con el demonio! Voy a llamar al padre Curran para que te exorcice, Martín.
    Como decía Sartre “el infierno son los otros”. Y Juan, en una de sus cartas “donde hay amor no hay miedo”.
    Ser católico es ser universal, como la misma palabra indica, y no un estrecho encerrado en los cuarteles de invierno y viendo enemigos y paganos e ídolos en todos los demás,

  36. Xavi te agradezco tu recomendaciones sobre el exorcismo, pero me da la ligera impresión que sabes de lo que escribes. El único que está obsesionada con el demonio, eres tú como lo confirma la propia cita de Sartre. Apelar al testimonio de un autor como Sartre, y su frasesita de marras que el infierno son los otros, está demostrando su obsesión con el príncipe del infierno que no es otro que Satanás. Sin más comentarios

  37. El diablo ha sido representado de muchas maneras. En el Señor de los Anillos, Golum, es ese pequeño diablo que es el ego. Siempre hablando consigo mismo como si estuviera hablando con otro. Proyectando sus miserias en una conversación imaginada como hacemos nosotros cada día mientras estamos atrapados en su soberbia, la arrogancia y la codicia. ¿que hacer? ¿que hacer?

    Decir solo Tu existes mi Señor es un camino, el más eficaz, el más rapido. Pero el diablo no tiene nada que ver con Sartre, ni con caracteristicas culturales de otros espacios en este planeta nuestro, sino con las miserias de nuestro pequeño ego que se cree creador.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)