Canto a mis pies

LOS PIES GRACIAS, pareja dispareja, que conduce este encuentro de tierra y esperanza por las calles huidas, casi sin protestar, humildemente, arrastrando en el polvo los milagros del ojo y el cerebro.   Gracias, pie, obediente cartero de mi alma. Si voy de paso, tú me lo precedes; si consigo pararme, me das el equilibrio; […]