Un Martini definitivamente “bianco”

“Sono Martini rosso, non Martini bianco“, dijo, haciendo un chiste con el color de la bebida y de las sotanas de cardenal y de papa, cuando entró en el Cónclave. Tenía aspecto  y porte de príncipe italiano del Piamonte, pero un corazón sapiencial de sacerdote, que amaba igualmente a Dios y a sus creaturas y que se adelantó a su tiempo en sus intuiciones eclesiales.

Podría haber llegado a ser un gran papa. Pero diversas circunstancias se lo impedían. Primero, sin duda el hecho de ser jesuita, una orden que marca mucho en la Iglesia. Pero sobre todo porque los tiempos, después de Juan Pablo II, y el electorado cardenalicio que había dejado nunca se lo hubieran permitido.

Es curioso que ya entró en el Cónclave, con un bastón, que normalmente no usaba, para indicar que estaba enfermo. Antes de ser elegido Pedro Arrupe general de los jesuitas se comentaba en Roma que el papa lo hizo arzobispo de Milán para que no ocupara ese cargo.

Se va dejando una estela de prestigio, finura, categoría moral y profunda espiritualidad. Lo admiraban sus alumnos del Bíblico, del que fue rector, lo admiraban los miembros de la Compañía. Lo admiraban los sacerdotes de Milán, que disfrutaron de su valioso ministerio y sus innumerables charlas de formación y ejercicios que han ocupado centenares de libros traducidos en todo el mundo.

Se puede asegurar que también lo han respetado sus opositores, comenzando por el propio Ratzinger, ya que sus ideas sobre el sacerdocio femenino, el celibato, los estudios bíblicos y la postura de la Iglesia frente a la ciencia y el progreso no eran compartidos en la misma medida por ambos. Pero nadie podía poner en tela de juicio su categoría moral y teológica.

Uno de los hechos más significativos en este sentido fue el diálogo entablado con Umberto Eco y otros intelectuales italianos.

Lo mejor de Martini sin duda era su autenticidad, que acaban de alabar con motivo de su muerte, algunas personalidades italianas. “Hablaba con el corazón”, “decía sin doblez lo que pensaba”, “su autoridad procedía de su autenticidad”.

Pero además siempre fue un buen religioso y sacerdote enamorado de Jesucristo. En uno de sus libros que acaba de publicar en España Sal Terrae, ” La transformación de Cristo y del cristiano a la luz del Tabor“,  cuenta que “cuando era un muchacho , me preguntaba: “¿cómo se ama  la Iglesia?” La pregunta tenía razón de ser porque yo  conocía a la Iglesia como puede conocerla un niño bautizado y que había hecho la Primer Comunión. Pero he amado a la Iglresia en la medida en que he invertido mis energías, tratando de servirla y apostando mi vida por ella. He ido familiarizándome con ella y la reconozco como madre que me ha engendrado, alimentado y sostenido”.

Reconoce que es “una casa en la que puede haber envidias y calumnias“. Pero “sin embargo la Iglesia es más grande que los hombres, porque es la esposa de Cristo y con los ojos de la fe la vemos como un reino de Dios que viene”. Según Martini, puede haber miedo y temores, pero a la postre, si se persevera, se “capta toda su verdad y maternidad”. Reside en lo que Pablo llama “un misterio de piedad”.

Cuando los periodistas con motivo de sus bodas de oro sacerdotales  siendo arzobispo de Miláne le preguntaron en 2002 cuál era el recuerdo más hermoso de su ministerio, respondió: “El haber celebrado la misa todos los días, porque la es la Iglesia vivida, la eucaristía es justamente el ‘misterio de la piedad'”.

Decía Ignacio de Loyola que “como en la vida toda, así también en la muerte” hemos de dar testimonio de nuestra fe. Martini quería terminar sus días en Jerusalén. Allí se fue, pero el Parkinson, que le aquejaba desde hace 16 años,  no se lo permitió. Tuvo que regresar a Italia y morir como un sencillo jesuita en el filosofado de Gallarate. Su último rasgo es no haber admitido el escarnecimiento terapúetico, sin alargar su vida artificialmente.

Ahora Carlo María Martini, es definitivamente un “Martini bianco” 

6 Responses to “Un Martini definitivamente “bianco””

  1. Resulta extraño que Martini, con su concepción de la vida cristiana. siguiera siendo cardenal en la “perfecta sociedad” de la Iglesia-
    Sería por lo de la obediencia ignaciana?

  2. Gracias Pedro M. Lamet por tan profunda semblanza. Sostuvo y siguirá sosteniendo la esperanza de varias generaciones. Seguirá en la memoria y el afecto.

    Descanse en paz Cardenal Carlo María Martini.

    Dejo el link de su última entrevista completa. en pdf

    L’ultima intervista: «Chiesa indietro di 200 anni. Perché non si scuote,
    perché abbiamo paura?»
    intervista a Carlo Maria Martini a cura di Georg Sporschill e Federica Radice Fossati
    Confalonieri
    in “Corriere della Sera” del 1 settembre 2012

    http://www.finesettimana.org/pmwiki/uploads/Stampa201209/120901martinisporschillradice.pdf

  3. Este es el link directo de la última entrevista de C.M.Martini en el Corriere della Sera

    «Chiesa indietro di 200 anni »
    L’ultima intervista: «Perché non si scuote, perché abbiamo paura?»

    http://www.corriere.it/cronache/12_settembre_02/le-parole-ultima-intervista_cdb2993e-f50b-11e1-9f30-3ee01883d8dd.shtml?fr=box_primopiano

  4. Y aquí está el resumen español en El País de la última y lúcida entrevista de Martini:
    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/09/01/actualidad/1346523538_195624.html

  5. He bebido en su fuente, en su palabra, en sus escritos, en sus ejercicios espirituales… Doy gracias a Dios por él, y reconozco que,no sé si habrá tenido poder en la iglesia, pero ha tenido y tiene autoridad… como Jesús. La anécdota que más me iluminó sobre él, es que siendo rector del Bíblico en Roma, anonimamente semanalmente iba a cuidar y lavar a un enfermo mayor y solitario. Volveré a sus escritos y sus palabras, que se fundamentaban en la autoridad de Jesús, y nada más.

  6. Jesuitas Centroamérica

    Testamento espiritual del cardenal Martini, S.J.

    El padre Georg Sporschill, colega jesuita que lo entrevistó en “Conversaciones nocturnas en Jerusalén”, y Federica Radice se reunieron con Martini el 8 de agosto para consignar “Una especie de testamento espiritual, cuyo texto ha sido leído y aprobado por el cardenal Martini.”

    -oOo-

    El adiós a Martini

    « La iglesia ha retrocedido 200 años »

    La última entrevista: “¿Por qué no se despierta? ¿Por qué tenemos miedo?”

    ¿Cómo ve la situación de la Iglesia?

    «En la Europa del bienestar y en América la Iglesia está cansada. Nuestra cultura está envejecida, nuestras Iglesias son grandes, nuestras casas religiosas están vacías mientras que el equipo burocrático de la Iglesia aumenta, al tiempo que nuestros rituales y nuestras vestimentas son muy pomposos. ¿Pero estas cosas expresan lo que somos hoy? (…)

    El bienestar pesa. Nos encontramos como el joven rico que se alejó triste cuando Jesús lo llamó para que se hiciera discípulo suyo. Sé bien que nosotros no podemos dejarlo todo con facilidad. Pero por lo menos podríamos buscar a hombres que sean libres y que estén más cerca del prójimo. Como lo fueron el obispo Romero y los mártires jesuitas de El Salvador. ¿Dónde están entre nosotros los héroes en quienes inspirarnos? Por ninguna razón los debemos limitar con los lazos de la institución».

    ¿Quién puede ayudar a la Iglesia hoy?

    «Karl Rahner utilizó la imagen de las brasas ocultas bajo la ceniza. Veo en la Iglesia de hoy tanta ceniza encima de las brasas, que a menudo me asalta un sentimiento de impotencia. ¿Cómo liberar las brasas de la ceniza, de forma que se revigorice la llama del amor?

    En primer lugar debemos buscar estas brasas.

    ¿Dónde están las personas llenas de generosidad como el buen Samaritano? ¿Las que tienen fe como el centurión romano? ¿Las que son apasionadas como Juan Bautista? ¿Las que se atreven a innovar como Pablo? ¿Las que son fieles como María Magdalena?

    Aconsejo al Papa y a los obispos que busquen a “doce personas” fuera de las líneas establecidas para los puestos de gobierno. Hombres y mujeres que estén cerca de los más pobres y que estén rodeados por jóvenes y que experimenten cosas nuevas. Necesitamos confrontarnos con hombres y mujeres que ardan de forma que el espíritu pueda difundirse por todas partes».

    ¿Qué instrumentos aconseja Usted contra la fatiga de la Iglesia?

    «Aconsejo para ello tres muy eficaces.

    El primer instrumento es la conversión: la Iglesia debe reconocer los propios errores y debe recorrer un camino de cambio radical, empezando por el Papa y por los obispos.

    Los escándalos de la pedofilia nos empujan a emprender el camino de la conversión. Las preguntas sobre la sexualidad y sobre todos los temas que implican el cuerpo son un ejemplo de ello. Son temas importantes para todos y a veces son quizás también demasiado importantes. Tenemos que preguntarnos si las personas escuchan aún los consejos de la Iglesia acerca de lo sexual. ¿La Iglesia es todavía una autoridad de referencia en este campo o sólo una caricatura en los medios?

    El segundo instrumento es la Palabra de Dios. El Concilio Vaticano II devolvió la Biblia a los católicos. (… ) Sólo quien percibe en su corazón esta Palabra puede formar parte de los que ayudarán al resurgimiento de la Iglesia y sabrán contestar a las preguntas personales con una elección correcta. La Palabra de Dios es sencilla y busca como compañero un corazón que escuche. (…) Ni el clero ni el Derecho eclesiástico pueden reemplazar la interioridad del hombre. Todas las reglas externas, las leyes, los dogmas nos son dados para aclarar la voz interior y para el discernimiento de los espíritus.

    ¿Para quién son los sacramentos? Estos son el tercer instrumento de recuperación. Los sacramentos no son una herramienta para la disciplina, sino una ayuda para los hombres en los momentos del caminar y en las debilidades de la vida.

    ¿Llevamos los sacramentos a los hombres que necesitan una nueva fuerza? Pienso en todas las personas divorciadas y unidas en nuevas parejas, en las familias recompuestas. Éstas tienen necesidad de una protección especial. La Iglesia apoya la indisolubilidad del matrimonio. Esto es una gracia cuando un matrimonio y una familia lo consiguen (…).

    La actitud que tengamos hacia las familias recompuestas determinará el acercamiento a la Iglesia de la generación de los hijos. Una mujer fue abandonada por el marido y encontró a un nuevo compañero que se hace cargo de ella y de sus tres hijos. El segundo amor tiene éxito. Si esta familia es discriminada, se expulsa de la Iglesia no sólo a la madre sino también a sus hijos. Si los padres se sienten fuera de la Iglesia o no sienten su apoyo, la Iglesia perderá la futura generación.

    Antes de la Comunión nosotros decimos: “Señor, yo no soy digno…”. Nosotros sabemos que no somos dignos (…). El amor es una gracia. El amor es un don. La pregunta sobre si los divorciados pueden comulgar debería ser invertida. ¿Cómo puede la Iglesia ayudar con la fuerza de los sacramentos a quienes están en situaciones familiares complejas?».

    ¿Qué hace Usted personalmente?

    «La Iglesia ha retrocedido 200 años. ¿Por qué no se despierta? ¿Tenemos miedo? ¿Miedo en vez de coraje? Y, sin embargo, la fe es el fundamento de la Iglesia. La fe, la confianza, el coraje.

    Soy viejo, estoy enfermo y dependo de la ayuda de los otros. Las personas buenas que me rodean me hacen sentir el amor. Este amor es más fuerte que el sentimiento de desconfianza que alguna que otra vez yo percibo hacia la Iglesia en Europa. Sólo el amor vence a la fatiga. Dios es Amor.

    Yo también tengo una pregunta para ti: ¿qué puedes hacer tú por la Iglesia?».

    Georg Sporschill SJ, Federica Radice Fossati Confalonieri

    1 settembre 2012

    (modifica il 2 settembre 2012)

    -oOo-

    Fuente: L’ADDIO A MARTINI

    «Chiesa indietro di 200 anni »

    L’ultima intervista: «Perché non si scuote, perché abbiamo paura?»

    Georg Sporschill SJ, Federica Radice Fossati Confalonieri

    1 settembre 2012

    (modifica il 2 settembre 2012)

    http://www.corriere.it/

    Noticia tomada de: http://blogs.periodistadigital.com/aeu.php/2012/09/03/testamento-espiritual-del-cardenal-marti

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)