Francisco I

Bergoglio

Bueno, ya tenemos Papa. Francisco I o Francisco a secas, como parece ha precisado el portavoz. Me preguntan si estoy contento por ser un jesuita. Respondo que San Ignacio no quería dignidades eclesiásticas en la orden. Una vez elegido, posiblemente por un desbloqueo entre otros dos candidatos, observo lo siguiente: Han elegido a un hombre muy espiritual, muy austero, que no quería que le llamaran Eminencia y que viajaba con transporte público. Por tanto una figura que puede llevar a cabo libremente la reforma de la curia, descentralizando la Iglesia de Europa e Italia. Un hombre cercano al pueblo y preocupado por los pobres. Celebraba por ejemplo entre los cartoneros (gente que recoge basuras) .El nombre elegido, Francisco y sus primeros gestos de orar por Benedicto XVI, le definen. Podría llegar a ser el “Papa de los pobres” y un gran impulsor de la vida de oración. La imagen en el balcón del Vaticano emana sencillez y bondad. Y reconozco un golpe de sorpresa propio del Espíritu.

Ahora bien no nos llevemos a engaño: es un jesuita conservador en materia de moral sexual, contrario a la Teología de la Liberación y que lideró una corriente espiritualista de la Compañía en Argentina. Pero ha atacado el liberalismo económico, la corrupción política e incluso a la gobernante actual. Dará sorpresas en cuanto humildad y gestos cercanos. Puede ayudar  a la unidad de la Iglesia, rota en movimientos, potenciar la vida religiosa y hacer que América Latina cobre porotagonismo en nuestro mundo.

Os ofrezco un buen perfil publicado por Informador.Com.Mx

BUENOS AIRES, ARGENTINA (07/MAR/2013).- El cardenal Jorge Mario Bergoglio, el primer Papa jesuita en ser elegido, ha pasado casi toda su carrera en Argentina, supervisando templos y curas párrocos.

Su elección como podría contribuir a reconciliar dos tendencias en pugna en la elección: el retorno a la tradición de los papas italianos y la consagración de un pontífice del mundo en desarrollo.

Bergoglio, de 76 años, supuestamente recibió la mayor cantidad de votos detrás de Joseph Ratzinger en la elección papal del 2005 y se ha especializado en el tipo de trabajo pastoral que algunos consideran esencial para el próximo Papa. En una vida de enseñanza y dirección de religiosos en Latinoamérica, región que tiene el mayor porcentaje de católicos en el mundo, Bergoglio ha demostrado una aguda sensibilidad política como también una humildad que sus colegas valoran mucho, según su biógrafo oficial, Sergio Rubín.

El arzobispo de Buenos Aires probablemente alentará a los 400 mil sacerdotes en el mundo a salir a las calles para conquistar más almas, dijo Rubín en una entrevista con The Associated Press. Prefiere tener una presencia discreta y su estilo personal es la antítesis del esplendor de la Santa Sede. “Es una cosa muy curiosa”, afirmó Rubín. “En reuniones de obispos siempre quiere sentarse en las últimas filas. Esta sencillez cayó muy bien en Roma”.

Bergoglio es notorio por haber modernizado la Iglesia argentina que había estado entre las más conservadoras de Latinoamérica.

Se destaca por su austeridad. Pese a ser el primero en la jerarquía eclesiástica argentina, nunca ha vivido en la elegante mansión eclesiástica en Buenos Aires y ha preferido una cama sencilla en un cuarto céntrico calentado por una pequeña estufa en invierno. Durante años se movilizó en transporte público por la ciudad y se preparó sus propias comidas.

Bergoglio ha disminuido un poco su actividad con la edad y está sintiendo los efectos de la extirpación de un pulmón debido a una infección que padeció de adolescente, dos impedimentos en momentos en que muchos observadores del Vaticano dicen que el próximo Papa debería ser relativamente joven y vigoroso. “Pero va a ser referente ante la congregación; uno de los más escuchados”, dijo Rubín.

Se le considera moderado con mentalidad flexible.

Bergoglio no pudo impedir que Argentina fuera el primer país latinoamericano en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, ni tampoco que la presidenta Cristina Fernández promoviera anticonceptivos e inseminación artificial gratuitos. Cuando Bergoglio sostuvo que las adopciones de niños por parte de homosexuales eran discriminatorias contra los niños, la presidenta comparó su afirmación con “la época medieval y la Inquisición”.

Esa caracterización es injusta, afirma Rubín, quien escribió “El jesuita”, la biografía autorizada de Bergoglio.

“¿Es Bergoglio un progresista, un teólogo de la liberación? No. No es un tercermundista. ¿Cuestiona el FMI y el neoliberalismo? Sí. ¿Pasa mucho tiempo en las villas (vecindarios pobres)? Sí”.

Los críticos lo acusan de no haber enfrentado públicamente a la dictadura militar de 1976-1983, cuando las víctimas y sus familiares solían denunciar secuestros, tortura y muerte a los sacerdotes que supervisaba como líder de la orden jesuita en Argentina.

Al igual que otros intelectuales jesuitas, Bergoglio se ha concentrado en la obra social. Los católicos siguen comentando su discurso del año pasado en que acusó de hipocresía a otros religiosos por olvidar que Jesucristo bañó a leprosos y comió en compañía de prostitutas.

“En nuestra región eclesiástica hay presbíteros que no bautizan a los chicos de las madres solteras porque no fueron concebidos en la santidad del matrimonio”, dijo Bergoglio a sus sacerdotes. “Estos son los hipócritas de hoy. Los que clericalizaron a la Iglesia. Los que apartan al pueblo de Dios de la salvación. Y esa pobre chica que, pudiendo haber mandado a su hijo al remitente, tuvo la valentía de traerlo al mundo, va peregrinando de parroquia en parroquia para que se lo bauticen”.

Bergoglio comparó este concepto del catolicismo con los fariseos de la época de Cristo: los que se autoelogian a la vez que condenan al prójimo.

“Jesús nos enseña el otro camino: salir a dar testimonio, salir a interesarse por el hermano, salir a compartir, salir a preguntar, encarnarse”, dijo Bergoglio. “Clericalizar la Iglesia es hipocresía farisaica. La Iglesia del ‘vengan adentro que les vamos a dar las pautas acá adentro y lo que no entra no está’, es fariseísmo”.

Share

7 Responses to “Francisco I”

  1. Dios Bendiga a Francisco I, primer obispo de Roma, y le de todo lo necesario para guiar a nuestra Iglesia.

  2. Francisco ha sido un excelente sacerdote, siempre junto a los pobres, un excelente cardenal primado, nunca ejerció poder, siempre fue humilde y sencillo, atento y considerado. Quiera Dios que no lo cambien. No hay que tener poca fe, ni dudar.

  3. Gracias por la semblanza del nuevo Papa Francisco I.

  4. [...] http://blogs.21rs.es/lamet/2013/03/francisco-i/ [...]

  5. Me alegro mucho de la elección de este Papa.

    Los jesuitas siempre en la encrucijada… pese a que haya sensibilidades distintas entre ellos.

    Y que se fastidie el merluzo de Fdez. de la Cigoña, quew ayer escribió un post repulsivo sobre Bergoglio cuando todavía no sabía que iba a ser el Papa.

    Usted, Lamet, tómese las críticas de la Cigoña con paciencia, que ya tiene bastante el pobre con aguantarse a sí mismo y su falta de caridad.

  6. Cuando nuestro querido papa Benedicto XVI, decidió renunciar,como cristiana convencida y creyende hasta la medula, tuve la misma sensación, que cuando murió mi madre, un profundo vacio. ¿Esto no podía estar pasando?. Hoy vuelvo a renacer de nuevo, es curioso como el Espiritu Santo trabaja sin cesar dentro de nuestra humanidad. Lo recibir con sorpresa, se llama francisco, como mi hijo, jorge-mario, como mis dos nietos, y el dia 13 como el cumpleaños. Rezaré por él , y por nuestra amada Iglesia, para que él rece por mi familia. Un saludo

  7. Me ha gustado mucho tu amplio pero directo artículo en el diario “El Mundo” sobre este Papa. Gracias de nuevo, Pedro Miguel, y pidamos para que se cumpla lo que deseas, lo que deseamos. Que así sea.

Discussion area - Deja un comentario