Carta a Asunta, la niña china asesinada

Asunta-Basterra-Porto-IES-Rosalía-de-Castro

 

Mil ojos sobre ti, querida Asunta.

Mil ojos curiosos y morbosos sobre la niña china que fue adoptada como bebé desde el lejano Oriente hasta la brumosa y dulce ciudad compostelana. Mil dedos acusadores sobre tus padres adoptivos, “gente bien”, familia conocida, profesionales  situados en la ciudad, que según todos lo datos serían tus presuntos asesinos.

¿Quién se acordaba de ti, pequeña Asunta, antes de esta tragedia? ¿Quién sabía de tu peripecia interior en ese hogar donde deberías haber alcanzado la felicidad que una lejana sociedad controladora de la natalidad y contraria a la proliferación de mujeres parecía haberte negado?

Ahora, España y el mundo, querida niña, te miran como la víctima de un thriller, el drama policíaco con que alimentarse en tiempos de crisis para curar su aburrimiento de política ineficaz y escasez económica.

Has entrado en competencia en la triste pantalla con los corruptos de turno y las huelgas y protestas cotidianas. Te han convertido en la estrella de los medios, las redes e Internet. Pero ¿quién conoce tu verdad más recóndita, quién la melancolía de tus ojos rasgados, cuando a tus doce años te asomabas  al parque desde tu clase de danza o escribías precozmente en tu blog para huir con imaginación a través de  cuentos de misterio con presentidos asesinos y fantasmas sin nombre?

Quiero creer que al fin has alcanzado la luz que un mundo egoísta de la llamada “sociedad del bienestar”, dominado por el materialismo noeliberal, ta ha negado . Para mí  y para muchos te has convertido en el símbolo de una infancia perdida e instrumentalizada.

Hablamos de tu historia, pero a tu lado hay millones de niños y niñas soldados,  prostituidos, objetos más que sujetos de adultos sin entrañas, criaturas de la calle sin educación, pequeños adoptados para solucionar imposibles problemas matrimoniales, dulces bebés que se compran y venden como vil mercancía, que sirven como esclavos en oscuros mercados del sexo o son  objeto del horror de la pederastia, por no hablar del vil comercio de órganos.

Ahora sólo nos interesa saber si es cierto que tus padres te mataron o quienes fueron realmente  tus asesinos. Para regodearnos en cómo te inocularon el veneno y qué motivos les llevaron a cometer tan desnaturalizada brutalidad. Pero lamentablemente  tu partida de este mundo no nos conduce a meditar sobre qué estamos haciendo con el mejor tesoro de la humanidad,  nuestros niños, para qué los traemos al mundo y cómo nos servimos de ellos.

Dijo Jesús que “al que escandalizara a uno de estos pequeñuelos más les valiera que lo ataran a una piedra de molino y lo arrojaran al mar”. Él, amigo de los niños, quería tenerlos cerca porque sabía que están continuamente contemplado el rostro de Dios.

Por eso,  Asunta, como sé que ya  estás para siempre pegada al corazón de Dios, te pido que ruegues  por este mundo nuestro, más pendiente de la prima de riesgo y los movimientos de la bolsa, que por la educación y el futuro de nuestros hijos. Que vengas como un ángel de amor a velar los sueños de los niños abandonados en los asilos, solitarios en viviendas  de lujo, perdidos en las calles de Calcuta o cosiendo jeans en fábricas de Nueva Delhi. Que te pasees de vez cuando   por nuestras calles a recordarnos el hermoso pensamiento de Tagore: “Cada niño, al nacer, nos trae el mensaje de que Dios  no ha perdido aún la esperanza en los hombres”.

Vuelve, Asunta, para enseñarnos a nacer de nuevo.

Un beso de

Pedro Miguel Lamet, SJ

6 Responses to “Carta a Asunta, la niña china asesinada”

  1. Impactante!, como ser humano me siento avergonzada y como parte de la sociedad pido perdon a Dios y que si el quiere nos cure. Sane esta sociedad enferma.
    Gracias Pedro Miguel, por ayudarnos a no endurecer nuestra conciencia y convertirnos en espectadores indiferentes.
    Saludos,

  2. Espero que eta carta sirva para reflexionar a esta sociedad confundida

  3. Me uno a lo que dicen Rebeca y Pepe. Asunta no está sola: estará alumbrada por la Luz y estimada por todos los que, con su caso, tenemos el corazón sobrecogido .

  4. Quien se acuerda ahora de ti…..parece ser que se cansaron de ser padres…y tu?? te habias cansado de ser hija ??…..quién pensó en ti??…

  5. Probrecita … Hubiera estado mucho meior en su país, que haber pasado por esto. Diós la tenga en la gloria.

  6. Cada vez que leemos, o miramos las noticias como esta, de la pequeña “Asunta,” de otros “niños” mas que en las cruentas guerras o en lo abominable de las injusticias sociales y polìtico-econòmicas del mundo, son, sin duda las primeras victimas inocentes , que en la indefensiòn absoluta, son asesinados, quedando a merced, del hambre, las enfermedades, la corrupciòn, y el “odio-, de quienes deberìan amarles como el mas preciado regalo de la vida,
    ..
    .

    En este caso, la pequeña, llamada Asunta, nos hace constatar, como la punta,reveladora de un iceberg, el “Estado” en el cual nos encontramos como humanidad”..
    .
    .
    .
    Cuanto camino nos falta por recorrer aùn, si hubiese un simil de los reinos naturales con el alma de la humanidad, creo que apenas somos imineral, como la “roca ” que no siente, solo reacciona a quimica de su naturaeza y de entorno, en e cual esta postrado ….
    .

    Triste historia, muy triste de veras, cuando pienso lo que sufriò lq pequeña en el silencio , de su vida infantil., y la manera de morir que tuvo, como destino, , solo pienso en una palabra ¡CRUELDAD!…..

    Carmina.
    .

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)