El coche de caballos

Tiene el coche de caballos algo de intemporal y risueño, de tranquilo trotar al sol por calles sin contaminación y ruido. Nadie tiene prisa: ni el cochero, ni el caballo, ni el cliente, que esta vez, si paga, es para pasear y contemplar los rincones ciudadanos como desde un balcón ambulante, y mirar el mundo […]