Viaje a un cielo en pequeño

San Miguel

Con motivo de una conferencia impartida en la universidad UNISINUS de Brasil he tenido ocasión de darme un rápido paseo por las famosas Reducciones jesuíticas, sobre las que tanto había leído y meditado. Ya habrá ocasión de escribir más largo y tendido sobre ellas. Aquí ofrezco mis primeras impresiones.

En medio de una verde vegetación lujuriante, entre un sol vivo y repentinas tormentas que corren misteriosas cortinas de romántica bruma sobre valles y montañas olvidadas en el tiempo, como un milagro, surgen ruinas de templos de piedra, edificios y construcciones de una civilización ejemplar, una explosión de cultura en medio de la selva.

No sirven las fotos ni los vídeos, ni siquiera la evocación eficaz de la película La Misión. Hay que venir aquí para captar la energía que transmite esta fusión de vegetación y piedra e intuir lo que pudieron vivir aquellos hombres. Jesuitas aguerridos que caminaron estas tierras primero con poblados nómadas de guaraníes huyendo de los bandeirantes brasileños que pretendían venderlos como esclavos. Luego formando comunidades de hasta cuatro o cinco mil indígenas con una perfecta organización gobernadas por los propios caciques guaraníes bajo la tutela de dos o tres miembros de la Compañía, en torno a una gran plaza festivo-ritual, presidida por la iglesia y rodeada de talleres de escultura, fundición de campanas, artesanía de instrumentos musicales, tipografías, despensas, bodegas, cocinas, canales de irrigación, etc. Un sistema de socialismo cristiano, un tanto paternalista si se quiere, pero que funcionó hasta el Tratado de Madrid y luego la expulsión de los jesuitas de España y Portugal en 1767.

Pero eso está en los libros. ¿Qué se siente aquí? Paz y humanidad. Una fe que engloba todo: la naturalela política, la socialización, la mística popular, el arte. Eso es el barroco guaraní, un cruzamiento mágico entre nuestros imagineros del XVII y la exuberancia indígena que hace crecer flores, hojas y dulzura en los capitales o colmar de ingenuidad y serena contemplación las Vírgenes, ángeles y Cristos devolviéndolos a la sonrisa y la lágrima primigenias.

Virgen guarani Trinidad San Ignacio Miní3

Entre las actuales Argentina, Paraguy, Uruguay y Brasil hay una tierra empapada de nombres entrañables: Trinidad, Jesús, Santa Ana, Ignacio, Javier, Luis Gonzaga, Nicolás, San Miguel, Santo Ángel… Miles de kilómetros regados por sangre de mártires, como Roque Gonzalez, de ríos caudalosos como el Uruguay, que fue la línea fronteriza creada por los poderosos que acabó por originar la tragedia. 160 años de experiencia única a golpe de cincel para labrar una piedra rojiza y crear una música guaraní que acariciaba con amor de cielo a la floresta.

Algunos instantes me quedé extático,  mudo, parado en el tiempo, orgulloso de hermanos que supieron hace 200 años que Dios no es estratosfera sino vida integral cabalmente realizada: oración y trabajo, contemplación y cultura, fraternidad y organización, realismo y sueño. ¿Hemos progresado después? En la población cercana chillaban los altavoces y las pantallas vendían basura. Niños churretosos mendigaban tirados por las calles y pobres chabolas reptaban en pedazos de suelo robados a los rascacielos, ¿Qué hemos hecho? Los bandeirantes de ahora son de cuello blanco y no viven aquí. Planean desde sus poltronas el pensamiento único y la destrucción del planeta.

Angeles Corazon de María Instrumentos Jesus Paraguay San EStanislao Santo guaranis

3 Responses to “Viaje a un cielo en pequeño”

  1. Que bello relato y fotos. Yo también me he transportado allí. Un abrazo Pedro

  2. Con extraordinaria sensibilidad, me haces viajar hacia este lugar que no he conocido antes, asi que gracias, aprovecho para comentarte que tengo cerca, una nueva vecina, que me comenta sus vivencias con la nostalgia de los tiempos idos, que hicieron correr lagrimas y amargor o bien momentos dulces que le dieron paz y alegria, en familia, ahora me dice ha pasado el tiempo y vive sola, le leo tus poemas, en tanto nos tomamos una infusion aromatica, ella siente fascinacion por lo que escribes Pedro, aunque vivas lejos, algunos dias hablamos del Mexico actual, el que vivimos ambas, y concluimos que aun tenemos esperanza, cuando sus manos frias, me dicen que se siente en compañia y con alegria espera que llame a su puerta sonriendo, al vernos…

    Con gratitud, un fuerte abrazo. Carmina

  3. Me entusiasma “solo soy cuando dejo de ser” , por esta razón te comencé a seguir, acabo de leer tu viaje a Brasil, me encanta la narración que has hecho del viaje, ha habido algo que ha despertado mi curiosidad, amén de esculturas, artesanía y demás, ha sido el violín rústico, por su belleza y por ser mi instrumento favorito. Té hablo desde Madrid, gracias por una narración que he disfrutado a tope. Saludos Encarnación

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)