TRES REVISTAS VIVAS DE MI VIDA

14909901-Una-versi-n-en-blanco-y-negro-de-un-dibujo-de-una-mano-escribiendo-una-carta-Foto-de-archivo

Tres revistas a las que he estado muy vinculado en mi vida profesional están cumpliendo estos meses sus felices aniversarios. 21RS, VIDA NUEVA y MENSAJERO. De mi vinculación con 21RS y de esta efemérides doy cuenta en esta misma web con mi artículo LA INSÓLITA AVENTURA DE 21RS. Sobre el número 3000 de mi querida VIDA NUEVA, de la que fui redactor, redactor-jefe y director en tiempos cruciales para la vida de la Iglesia, he publicado, a petición de su actual director, un breve artículo en dicho número 3000, que reproduzco a continuación. Y sobre los 150 años de MENSAJERO, también añado aquí unos párrafos que ilustrarán mi “Foto con alma” del próximo número de esta también muy querida revista. ¡Felicidades a estas tres revistas que han mantenido, no sin dificultades,viva la Vida!

VIDA NUEVA: TRES MIL MILLAS DE UN VELERO FELIZ

Tendría no más de veinticinco años cuando publiqué mi primer artículo en VIDA NUEVA. Estudiaba entonces filosofía en Alcalá de Henares y la dirigía, en su primera etapa aún familiar, José María Pérez Lozano, un periodista de raza,  padre de familia y cinéfilo con gafas a lo Harold Lloid. Mi reportaje indagaba sobre qué sentían los soldados paracaidistas al saltar del avión. El segundo fue no menos significativo: una encuesta entre gente de la calle sobre qué esperaban del incipiente Concilio Vaticano II.

Ignoraba entonces que mi vida iba a estar ligada durante dos dácadas a esta publicación que José Luis Martín Descalzo transformó en semanario especializado en información religiosa, a imitación de Les Informations catholiques internationales. Años mas tarde pasé a ser redactor, luego redactor-jefe con el inolvidable Bernardino M. Hernando, y finalmente director ya en tiempos de Juan Pablo II.

He vivido pues de todo en la aventura maravillosa de estas páginas: el franquismo, la transición, el posconcilio, la restauración eclesial, y también una etapa censurada en la que tuve que abandonar la barca. Si tuviera que definir a VN en todos esos años, diría que ha sido un velero humilde en medio de muchas galernas, pero eficaz y alegre para la Iglesia española, a la que  aportó la libertad de expresión, el encuentro y el diálogo, siempre en busca de la verdad que nos hace libres.

Cuando en España aún no se podía hablar de casi nada, fue una ventana insólita de información política. ¡Cómo olvidar la página que a veces había que arrancar, por orden de la autoridad,  de Segundo Arteche, seudónimo de Martín Prieto! Cuando todavía muchos obispos no acababan de despertar al Concilio, concienció a la Iglesia de su estupendo despertar. Cuando irrumpió la democracia, potenció el pluralismo y la reconciliación. Y ahora, en medio de la aldea global de Internet, sigue felizmente a flote en la era prometedora y evangélica del papa Francisco.

Contra viento y marea puede decirse que existe un “estilo Vida Nueva”, de misioneros que bebían en sus páginas, de curas y religiosas que añoraban un cristianismo de plaza  familiar y abierta, de creyentes y comunidades de a pie que pedían participación de los laicos, la mujer e incluso los más distanciados. Así, con humor y amor, ha arribado a este puerto feliz del número 3000. Toda una singladura. Mi recuerdo emocionado a todos los que lo han hecho posible y que no puedo citar como merecen en este breve artículo. Y mi aliento y enhorabuena a los que actualmente pilotan la nave, con las palabras de Jesús a sus pescadores: Duc in altum! “¡Remad mar adentro!”.

 

MENSAJERO: UNA REVISTA CON CORAZÓN

Que una revista dure siglo y medio tiene su mérito. Sobre todo en tiempos como los nuestros  de “usar y tirar”, donde casi todo es fugaz y casi nada se conserva. ¿Qué ha hecho seguir vivo a nuestro Mensajero nada menos que 150 años? Sin duda, su origen. Nació como órgano del Apostolado de la Oración, una entidad que cree en la energía del silencio, la fuerza de la plegaria, una capacidad transformadora  que salta por encima del tiempo y el espacio. Es cierto que se enraíza en una institución que ha hecho posible su continuidad: la Compañía de Jesús que además la ha hecho evolucionar de una revista piadosa, propia de su tiempo, a un medio profesional de comunicación adaptado al nuestro.

Pero quizá su último secreto se invisible, esté en su corazón. Hoy se llama Mensajero a secas, un título corto, que ya dice mucho. Pero nació llamándose El Mensajero del Corazón de Jesús, en un momento que estallaba en el mundo esta devoción, que no es otra, por muy decimonónica que parezca, que la centralidad del amor en nuestra vida, el último sentido de nuestra existencia: querer y ser querido.

Mensajero es una revista pues con corazón. No se mueve por motivos políticos, ni de intereses comerciales o publicitarios. Ni siquiera es una revista intelectual, como otras también muy necesarias. Se mueve a pie de calle, con el pálpito cotidiano de la gente: sus deseos, sus penas, sueños y frustraciones. Busca enviar un rayo de luz, un soplo de aliento, un hueco de solaz en un mundo como el nuestro demasiado apresurado y egoísta, lleno de competitividad y  estrés. Quiere echarle una ojeada al día a día desde los ojos de la fe y la esperanza de gente resucitada. Buen año, este de la Misericordia para ello. Buena ocasión para recordar a tantos que  hicieron y hacen posible nuestra revista, en un corro que grite: ¡Queremos aquí y ahora un plus de corazón, un plus de alegría y misericordia!

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)