El retrovisor y la vida

Retrovisor3

La vida pasa. Se no acaba de escapar el instante. Pero ¿podemos atrapar lo vivido? Lo almacenamos en el recuerdo entre nebulosas, sin conseguir reproducir cabalmente aquel día, aquella hora, aquel minuto irrepetible. Sólo la fotografía consigue quizás atrapar el instante y almacenarlo casi tal cual. De tal manera que, al volver a repasar la imagen, parece que consiguiéramos saltar atrás fugazmente en el tiempo, como en un peculiar retrovisor de mi propia vida. Pero no existe cámara ni álbum de fotos que pueda detener este discurrir sin descanso, estos ríos que van a dar a la mar.

¿Cuál es pues el secreto para saber vivir? Desde luego no intentar detener el tiempo, ni afincarnos en la nostalgia del pasado irrecuperable, sino fluir con el río, disfrutar cada momento, abrazar el ahora y tomar conciencia de que esto que estamos viviendo es parte ya del mar que somos y al que gozosamente nos encaminamos.

Discussion area - Dejar un comentario