Me da miedo el Dios-miedo

Estos días, con las noticias políticas y la paliza que nos da el telediario, consciente o inconscientemente vivimos con un poso de angustia que va dejando en nosotros la información de tanta negatividad. ¿Dónde está la raíz del miedo en nuestra cultura occidental? Yo creo que en Dios, sí, en una falsa imagen de Dios que nos reporta miedo en vez de confianza.

No son pocas las personas cuya experiencia religiosa ha nacido y se ha desarrollado en un
clima de auténtico miedo a Dios. Un miedo que ha marcado profundamente sus vidas.
Cuando piensan en Dios, no pueden evitar sentirlo como un ser amenazador y peligroso ante
el cual lo mejor es protegerse y estar siempre en regla.
Este miedo a Dios configura toda una manera de vivir la religión. Para estas personas, lo
verdaderamente importante es «estar a buenas» con Dios. Mantenerse puros ante él, no
transgredir sus mandatos, expiar cuanto antes los pecados cometidos.
El miedo a Dios se hace todavía más angustioso cuando piensan en la muerte. Mientras uno
vive en esta tierra, parece que está como «protegido» frente a él, pero lo terrible de la muerte
es que se cae ya sin remedio en manos de ese Dios.
Estas personas creen en Dios, pero casi preferirían que Dios no existiera. La vida sería así
más tranquila, se podría vivir con más libertad. Y después de la muerte, tendríamos al menos
la seguridad de no caer en ese riesgo terrible de la condenación eterna.

Los que han descubierto en Jesucristo el verdadero rostro de Dios viven de otra manera muy
distinta. Sienten a Dios como Padre, Misterio de amor fascinante, el único que quiere y busca
por todos los medios nuestro bien y felicidad total.
Lo primero que experimentan ante Dios no es miedo, sino una confianza grande, una alegría
inmensa. Dios es lo mejor. Alguien que nos comprende, nos ama y perdona como ni siquiera
nosotros mismos nos podemos comprender, amar y perdonar.
Esta confianza en Dios lo cambia todo. Para estas personas, lo importante es alabar a Dios,
dar gracias, cantar su bondad. Dios no les trae malos recuerdos. Al contrario, les da
seguridad. Es un alivio y un consuelo saber que está ahí, siempre de nuestra parte, siempre
poniendo en nosotros fuerza y alegría para vivir.
La primera conversión que necesitan muchas personas es este paso del miedo a la confianza.
No se atreven a creer del todo en la bondad infinita de Dios. No han descubierto que Dios es
más grande que todas nuestras imágenes tristes y raquíticas de la divinidad. Más grande que
todos nuestros pecados y miserias.
Necesitamos detenernos ante lo que significa un Dios que se nos ofrece como hombre,
irradiando sólo paz, gozo y ternura. Este Dios es infinitamente mejor de lo que nos creemos.
Más cercano, más comprensivo, más amigo, más alegre, más grande de lo que nosotros
podemos sospechar.
Nuestra gran equivocación es pensar que no necesitamos de Él. Creer que nos basta con un
poco más de bienestar, un poco más de dinero, de suerte y de seguridad. Preocuparnos por
tenerlo todo.
La persona despierta sabe que no vemos todo el entramado de nuestra realidad.
Se fía de Dios.
Tiene motivos para hacerlo. Intuye las manos que están detrás.
Sabe leer el mensaje del evangelio.
«Venid a mi todos los que estáis cansado y agobiados que yo os aliviaré. Tomad mi yugo, porque yo soy manso y humilde de corazón».

One Response to “Me da miedo el Dios-miedo”

  1. Dios como serenidad. Como mar profundo en el que se diluye nuestra miseria y nuestra mundanidad. Dios como amigo que marca el camino e ilumina, haciéndose presente de la más insospechada forma. Dios como parapeto, como protector eterno y como faro.
    Un Dios de paz frente a la insufrible guerra, que se presenta de mil formas, como reflejas acertadamente, a través de la tele, los medios de información y desinformación interesados, los partidos políticos que no colaboran ni suman, los egoísmos excluyentes y negadores.
    Hemos aparcado el Espíritu Santo y lo hemos relegado. Pero el Dios Amor está ahí, bien presente, como única y verdadera salvación para este mundo ciego y autodestructor.

    Un gran abrazo de este amigo de tu amigo Jacinto.
    Sigue siendo tú también, Pedro , un espejo que refleja la luz del buen Dios.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)