Tiempos de noche oscura

 

noche oscura

Vivimos en el mundo dentro de una larga noche oscura. Muchos se preguntan dónde está Dios cuando perciben el dominio de los dueños del dinero, las guerras, la corrupción, la pobreza, la pederastia. Para no pocos Dios se ha convertido hoy en un desconocido, y eso muerde en la vida personal de cada uno de nosotros. Ello me ha inspirado este soneto:

 

NOCHE OSCURA

 

¡Dime qué ausencia es esta del deseo

y qué agujero soy  cuando te llamo

como perro perdido sin su amo

o desierto sin agua en que me veo,

 

si  Tú  no estás y grito que en ti creo,

y  bien sabes, Señor, cuánto te amo!

¿Por qué es de noche y no encuentro ni un gramo

de aquella luz, ni un silbo, ni un gorjeo?

 

¿No será que el vacío es la presencia?

¿No será que el  silencio es tu palabra

y la nada la flor de la llenumbre?

 

Acurruca tu Ser en mi querencia,

anuláme este yo y haz que se abra

a la noche que colmas de tu lumbre.

 

Pedro Miguel Lamet

Share

Justicia para el limpiabotas

 

Limpiabotas

Decía Shakespeare que “el trabajo alivia el dolor”, sin duda porque dignifica a la persona y  nos convierte en colaboradores de la creación. Por eso no hay trabajo pequeño, ni siquiera el del limpiabotas. Pero ¿qué pasa cuando no lo hay? El paro alimenta la frustración, arrincona la vida, descompone la sociedad.

Este hombre, aún joven, se ha lanzado a la calle en espera del cliente. Algunos pensarán: “¡Qué humillante tener que ganarse el pan limpiando a otros los zapatos!” Sin embargo, ¿qué diferencia a este ser humano de otro que escribe libros, construye casas, pinta cuadros, cura enfermedades, enseña a niños o  vende ropa?

El mundo es un entramado de productores y consumidores. Pero en medio crece el poderoso capital que lo estropea todo cuando el dinero es un ídolo absoluto y las personas no cuentan. “Dios ha querido que en el centro del mundo estén el hombre y la mujer y que lleven adelante el mundo con su trabajo, y no el dinero”, dijo en Cagliarai el Papa Francisco, frente a “los ídolos que nos quieren robar la dignidad, y los sistemas injustos que nos quieren robar la esperanza”. Antes que el amor y la caridad está  la justicia.

Share

Un papa tan frágil como tú y como yo

Papa cerca

La sacralización de los hombres de Iglesia ha sido siempre más perjudicial que beneficiosa. Recuerdo que de niño jugando al fútbol en el patio del colegio a uno de los hermanos de La Salle que participaba en el juego se le levantó la sotana y se le vieron los pantalones. Un  chaval gritó: “¡Ay va, mira, si lleva un hombre debajo!”

Aquella frase me hizo reflexionar porque entonces casi creíamos que por debajo los curas eran sólidos como las figuras del belén. Con la proliferación de noticias sobre debilidades de hombres y mujeres de Iglesia no creo que esa sacralización tenga hoy mucho éxito. Aunque hay colectivos que parecen querer resucitarla con una absurda vuelta al cura segregado, protegido por su rol, el oro de los ornamentos y su sotana, más cercano al gurú de la tribu que a un hermano, un miembro de la comunidad que los congrega ante el Señor.

Ciertamente no es esta la actitud del papa Francisco. (más…)

Share

La ladrona de libros

Ladrona de libros

 Un best seller de nazis, cursi y demasiado explícito, rodado con magnificencia visual.  A la multitudinaria filmografía de películas sobre el horror nazi y la represión judía se ha añadido recientemente la revisión de aquel trágico periodo desde la mirada inocente del niño. Baste señalar La vida es bella de Roberto Begnini o El niño con el pijama de rayas de Mark Herman. Como esta última, La ladrona de libros se basa en una novela, en este caso original del australiano Markus Zusak, especialista en literatura infantil, aparecida en 2005 y que consiguió figurar 107 semanas entre los best sellers de este género en el New York Times.

Lisesel es una niña encantadora de trece años, rubia y de ojos azules, que tras la muerte de su hermanito es dada en acogida por un matrimonio que vive en un pueblo alemán ambientado en la dictadura nacionalsocialista de Hitler en 1938. (más…)

Share

Manolo Unciti, pionero de la coherencia

 

Querido Manolo:

Seguro que los villancicos del cielo suenan distintos, como a paz sin medida, donde ya no es necesario buscar la buena voluntad de los hombres porque allí se ha de comprobar que siempre estuvimos sumergidos en un mar de amor aunque no nos dábamos cuenta. Ahora conoces en directo la Navidad del corazón.

Te llevas mucho en tu mochila de sacerdote y periodista. ¿Recuerdas cuando luchábamos juntos por una Iglesia que supiera a Concilio antes del Concilio? Fuiste de los pioneros que intentábamos unir sin adjetivos piadosos la profesionalidad periodística y nuestra opción cristiana y sacerdotal. (más…)

Share

Meditación de fin de año

cerillas

Nunca me ha gustado mucho la fiesta de fin de año. Me parece una convención acordada sobre un fluir que es el paso del tiempo y que la gente suele intentar drogárselo a base de juerga porque en el fondo le recuerda la muerte. Sí es una buena ocasión para meditar sobre el misterio de nuestra temporalidad. A mi esta año me ha inspirado estos versos, que comparto con vosotros, deseándoos lo mejor, que siempre comienza en el descubrimiento interior:

CUANDO AL MIRARME EN EL ESPEJO

 

Cuando al mirarme en el espejo, vago

hacia la sombra que detrás me dejo

y desayuno en la ventana un poco

de esta luz que me regala el tiempo,

te pregunto, Señor, cómo me llamo

y quién es este que pregunta al cielo

ahora que dicen que se acaba un año

y  lo despiden con risas y festejos,

como si el fin no fuera  cada día

y  cada hora un nuevo comienzo;

como si pudiera retornar al niño

que jugaba a peonzas en el suelo

o al soñador sentado en la escollera

por bucear tu luz entre los versos.

Me parece este paso como un río

que no puedo atrapar; cual un intento

que no tiene otro fin ni otra diana

que despeñarse en un desfiladero

donde el “yo” ya es la nada iluminada

una gota de amor unida al Universo.

 

Pedro Miguel Lamet

 

Share

Francisco: Las fronteras de un sueño

PapaFranciscoConPaloma

No le temblaron las piernas en la capilla Sixtina. Jorge Bergloglio ha confesado que en ese momento decisivo del “sí” sintió una paz que no le ha abandonado desde entonces. Lo refleja su rostro distendido y sonriente, como si esa fuerza interior le acompañara siempre. Y el mundo, creyente o no, parece haberle aceptado con una excelente acogida, incluidos los medios de comunicación que lo proclaman “hombre del año”.

Pero cabe preguntarse si  su” revolución copernicana” por la que intenta retirarse del vértice de la Iglesia, devolviendo la centralidad a la figura de Cristo y recuperar la importancia conciliar de la colegialidad y el protagonismo del Pueblo, así como lanzarla a la periferia, cuenta con todos los apoyos necesarios. ¿Podrá el Papa llevar a cabo su sueño? (más…)

Share

Oración de un pastor del siglo XXI

portal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN DE UN PASTOR

     DEL SIGLO XXI

 

Ahora que tengo el corazón herido

y velo mi rebaño en la llanura

de este mundo de horrores y basura,

como si de él, de pronto, fueras ido;

 

ahora que estoy tan persuadido

de que el dinero ocupa la andadura

de aquellos que han perdido la cordura

en busca de un tesoro corrompido,

 

rompe las vallas que levanta el frío,

arropa con tu llanto el pensamiento,

llena la noche con tu algarabía,

 

une a los pueblos, salva el desvarío

de este desamor que corta el viento,

y regresa, Jesús, al seno de María.

 

    Pedro Miguel Lamet

A TODOS LOS AMIGOS Y SEGUIDORES DEL BLOG

¡Feliz Navidad y año 2014!

Share

Medieval computer

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sorprendido en una mercadillo medieval (Foto PMLamet)

La foto parece en sí misma una contradicción: Un hombre del medioevo escribe en un rincón solitario con una computadora.  La escritura en aquellos tiempos era un rito  laborioso que exigía quietud y concentración. Mojar el cálamo en tinta y escribir en papiro con letra caligráfica y a veces libros miniados que empeñaban incluso la vida entera de un monje copista. Muchos de aquellos escritos han llegado a  convertirse en obras de arte, códices incunables conservados con mimo en polvorientas bibliotecas.

                El ordenador en cambio es el instrumento de lo fugaz. Miles de caracteres que vuelan de forma instantánea en  volandas de mails, facebook, twiters,  whatsup, con palabras a veces truncadas que ofenden al castellano,  no quedan, se sustituyen, se borran.

                ¿Hemos progresado? Estamos hipercomunicados, sí; con enciclopedias on line, acceso a la cultura y al mismo tiempo a la estupidez. Pero, ¿alimentamos el espíritu? ¿Somos capaces de meditar lo que decimos, o leemos a salto de mata, copiamos y pegamos sin meditarlo mucho? La cultura es lo que queda cuando  olvidamos la información; y la espiritualidad, el silencio que aletea entre dos versículos. Hoy más que nunca hambreamos  silencio.

 

Share

Confidencias de un árbol

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Un día se me ocurrió cantar al árbol que me acompaña en mi trabajo diario detrás de mi ventana:

    

CONFIDENCIAS DE UN ARBOL

 

“Te quisiera abrazar”, hablaba un árbol,

mirándome a los ojos.

Soy tu estar cuando huyes

tu penumbra de amor, cuando al pasar,

te quedas.

 

He aprendido del viento

a luchar por mi esencia

y a afincar mis raíces

más allá de lo oculto

en la entraña escondida

de la palabra Tierra.

 

Cuando duermes, vigilo. (más…)

Share