Depre postelediario

Empapelado

Rastro. Madrid, 2015

En las últimas décadas el consumo de información ha aumentado de forma sorprendente. Lo que para nuestros abuelos era  lectura sosegada de un periódico y escuchar alguna emisora de radio se ha convertido en una avalancha de noticias a todas horas con el imprescindible teléfono móvil, Internet, la Tablet y todos los accesos instantáneos a la actualidad. Bueno es estar informados y participar de las inquietudes y acontecimientos de la “aldea global”.  Pero, igual que nuestro estómago tiene sus límites y sobrepasarlo perjudica nuestra salud, el consumo excesivo de noticias provoca cólicos mentales.

Uno de los más graves de nuestro tiempo es sin duda lo que podríamos llamar la “depre postelediario” o el efecto que produce en nuestro subconsciente del bombardeo de noticias negativas: crisis, guerras, terrorismo, accidentes, corrupción, asesinatos, catástrofes, violencia de género, deterioro ecológico, pobreza, injusticias. Acaba por crear un sentimiento de culpabilidad colectiva.

El otro extremo es el del avestruz o huida de la realidad, no querer enterarse de nada, no saber nada. Esto conduce al ostracismo y   falta de compromiso con las grandes causas de la humanidad, algo que no es humano ni cristiano. (más…)

Share

Cómo espera la gaviota

Gaviota2

Gaviota. (Puerto de Alvor. Algarve. Portugal, 2015)

“No es verdad que tú hayas sufrido, / son cuentos tristes que te cuentan. / Tú eres un niño que está triste, / eres un niño que no sueña. / Y la gaviota está esperando / para venir cuando te duermas”. Siempre recuerdo estos versos de José Hierro en su “Canción de cuna para dormir un preso”, cuando descubro junto al mar alguna gaviota. Símbolo de libertad y superación, de volar alto y romper las ataduras que nos encadenan a la tierra,  todo los que nos impide liberarnos de nuestros apegos.

Esta gaviota que capturé con mi cámara tiene además una especial sugerencia. Es curioso que siendo un ave que domina el cielo con sus ambiciosos y potentes giros transmita esta quietud profunda cuando reposa, como de sentirse bien en su ser, en armonía con el mar, la costa, el pequeño puerto. Quizá porque no le torturan los pensamientos como a los humanos, porque se acepta plenamente en su “ser gaviota”, porque cumple su papel de pincelada en el cuadro del paisaje, sin otro cometido que dejarse ser, estar en su sitio en el universo.

“No es verdad que te pese el alma. / El alma es aire y humo y seda. / La noche es vasta. Tiene espacios /para volar por donde quieras, / para llegar al alba y ver /las aguas frías que despiertan…/ Duerme, ya tienes en tus manos / el azul de la noche inmensa.”

Share

La otra revolución

150920233332_sp_papa_fidel_624x351_ap_nocredit

Rompedor, sencillo, cercano, inteligible como siempre, el papa Francisco ha irrumpido en la plaza de la Revolución de la Habana más como  pastor que como mediador político. Pocas veces una misa ha suscitado mayor expectación mediática que la celebrada ayer ante cientos de miles de cubanos, entre los que había por supuesto muchos fieles creyentes, con la fe más o menos dormida por una represión religiosa de décadas, pero también miles de personas que más allá de sus creencias ven en Francisco un símbolo de libertad, diálogo, justicia y reconciliación. Y ante dos mandatarios bien distintos, Raúl Castro, hoy amigo,  y Cristina Fernández, milagrosamente transformada en fan.

Un dato insólito de esta eucaristía es que para recibir la comunión hacía falta llevar una pegatina distintiva en la solapa. El hecho, motivo de polémica interna en la Iglesia cubana, tiene razón de ser: en la misa de Benedicto XVI, donde muchos empleados gubernamentales fueron alentados a asistir, se vieron no pocas hostias consagradas arrojadas al suelo. O que la inmensa mayoría de los niños y jóvenes de la isla ignoran cómo hacer la señal de la cruz,  pues los cambios van lentos en Cuba o que ayer mismo más de 30 opositores fueron detenidos para impedirles asistir a la celebración.

Paso a paso: Juan Pablo II en 1998 consiguió que la Iglesia, hasta entonces anulada,  empezara a contar. En 2012 Benedicto XVI  logró que adquiriera presencia en los medios. Esta semana los canales cubanos han emitido el mensaje de Francisco. Ahora el siguiente objetivo sería obtener un rol educativo y social en el país.

Diplomacia vaticana y astucia jesuítica se han dado la mano en el modo de proceder del Papa en este primer día de su viaje a Cuba. (más…)

Share

¿Soy real?

balanza_de_piedras_y_pluma

Durante los días de vacaciones y sus ocasiones más frecuentes para la reflexión sobre el pasar y el sentido de la vida hay oportunidades para volver a hacerse las grandes preguntas del ser humano. Entre ellas una muy radical: si verdaderamente somos reales, si tenemos consistencia o, dada la fugacidad de todo, que cambia continuamente, no pasamos de ser un sueño, una imagen, un pálpito distendido en el tiempo. Es lo que me formulo en este soneto, que se lo dedico a Javier Osuna, SJ. un gran compañero colombiano que acaba de fallecer. Fue un hombre bueno, dulce y transparente.

                    ¿SOY REAL?

 

¿Soy yo real o un breve y vago sueño

que cruza como un verso mal rimado

esta estrofa de vida  sobre el prado

como el río en busca de su dueño?

 

¿Soy quizás aquel brote de un empeño

que goza, llora y muere apasionado

rumbo a no sabe cuál  acantilado

como el río se vuelve marismeño?

 

¿Qué es la vida, Señor? ¿Por qué me has puesto

en este paraíso con espinas,

para andar sin saber por qué camino?

 

“Eres silencio –respondes-, lo adivinas

si dejas de pensar tan descompuesto

y solo  al contemplar  luces divino”

Pedro Miguel Lamet

 

Share

Amar no tiene nombre

Niño en el mar

AMAR NO TIENE NOMBRE

Amar es un vacío,

un llevar en las manos

el temblor de estar solo

mirando las estrellas,

un saberse una pluma

movida por la brisa

y olvidarse que el miedo

hizo en ti su morada

y arrumbar en lo oscuro

los planes ya trazados

y dejar que tu alma

llore a solas lo absurdo

que es estar y no estar.

 

Amar es un insólito

querer ser lo imposible,

derrotar los deseos,

recomponer el mundo

a trozos de ilusiones,

arrimar a las rosas

la eternidad rompiente

y regar con ausencia

la cuna de la noche

donde acecha el dolor.

 

Amar no es el anhelo

de vivir la primicia

de un ser entre los brazos

o llevar de la brida

el feliz yo caliente,

o andar con un espejo

de un tú mismo mejor.

 

Ni pensar que ya es tuyo

el ser que has aprehendido,

ni pregonar al mundo

desde un tú apuntalado,

ni reírse del salto

que el otro no ha querido,

ni poner a tus ojos

parcelas por el mundo

con un cartel: “No entrar”.

Amar es un perderse

en la noche estrellada

y saber que hace tiempo

has dejado de ser.

Es flotar sin un norte

por el mar de tu alma

y mañana ¡quién sabe!

no saber, no saber…

 

Amar es estar solo

con todo en compañía

y morir de vivirse

tan lleno del presente,

canción de un gran vacío

de lo amado que nace

en llamas del recuerdo

y el grito de un instante

que es, que fue, que apenas

vuela en lo casi perfecto

en la luz que no ha sido.

 

Amar no tiene nombre,

quizás sólo la noche

que queda si has querido

al borde de la orilla,

una huella en la playa

que dejaste al pasar

y ser mar en la mar.

Pedro Miguel Lamet

 

(más…)

Share

Me apellido Uno

Ancianomar

El joven anciano (Oropesa del Mar, 2014)

Cuando estoy solo es cuando estoy más acompañado.

En el barullo de la vida cotidiana es fácil narcotizarnos. Rodeados de gente nos dormimos y drogamos nuestra auténtica naturaleza, obsesionados con el papel que representamos en la vida, la careta del hombre o la mujer que creemos ser. Sólo puedes volver con la gente cuando descubres quién eres realmente.

Pues no somos el centro, ni tan importantes como creemos desde el yo. Nuestra vida es un parpadeo del Universo. Un parpadeo único, irrepetible y cósmico en miles de años y espacios, pero un solo parpadeo.

Cuando desaparece ese personaje, ese ego mental que creo ser, despierto. (más…)

Share

Pedro y su barca

Pedro apostol

Hoy. día de su fiesta, dedico este soneto a mi santo patrón, el apóstol Pedro, un hombre débil, que dudó, tuvo miedo. llegó a negar a Jesús, pero que al fin su fe fue más fuerte y se lanzó a caminar sobre el mar. Una buena parábola la de su barca para la Iglesia de hoy.

DE TU BARCA BAJO LA LUNA

(Al apóstol Pedro)

 

De tu barca bajo la luna huía

la brega de una noche temerosa

sobre un mar encrespado, y la penosa

vaciedad de ese vivir sin alegría.

 

En tus redes sin pesca amanecía

la ausencia del sentido y la azarosa

pregunta de por qué nació la rosa

y hacia dónde remamos cada día,

 

cuando  adviertes de pronto sorprendido

avanzar sobre el mar como una vela

o un faro que te llama y te ilumina,

 

y sientes dentro el corazón herido

con una voz que entre la bruma vuela:

¡Lánzate, Pedro,  y sobre el mar camina!

 

Pedro Miguel Lamet

Share

El móvil y el mar

telefono orilla

Sin duda el teléfono móvil o celular tiene grandes ventajas: nos conecta, nos relaciona, nos puede salvar incluso  de situaciones comprometidas por un olvido, un accidente, un retraso. Pero también nos invade, nos domina, nos atonta, nos aísla de la realidad. De pronto a este veraneante el celular le ha hurtado el silencio, el rumor de las olas al besar la playa, el graznido de las gaviotas, y sobre todo la soledad, esencial para que el ser humano bucee en su interior y se encuentre consigo mismo y con lo más profundo de su ser, allí donde conecta con Dios.

Los avances de la tecnología son excelentes –la TV, el ordenador, la Tablet, el móvil- (más…)

Share

La distancia entre la cara y el alma

phoenix-posterInspirada reflexión expresionista sobre la identidad humana y su reconstrucción en el oscuro Berlín de la postguerra

Con Nina Hoss y Ronald Zehrfeld, la misma pareja de actores de la galardonada Bárbara (Oso de oro en la berlinale de 2012) el realizador alemán Christian Petzold vuelve a investigar en los horrores psicológicos de la posguerra, esta vez sumergiéndose en el laberinto de la identidad perdida entre los escombros del Berlin de 1945.

Nelly, una cantante judía superviviente de Auswichtz, que regresa a la ciudad con el rostro gravemente desfigurado, es sometida a una complicada operación de cirugía estética. Con ayuda de su amiga Lene, no duda en solicitar al cirujano que reconstruya su fisonomía lo más parecida posible a su apariencia original, pues su intención es también recuperar al amor de su vida, su marido: el pianista Johannes (Johnny), que cree vivo y se empeña en encontrar entre los cascotes y la miseria de la zona americana del Berlín ocupado. (más…)

Share

Un corazón con dos pistolas

corpistolasLa última imagen que he visto en televisión era la de un coche de policía que, para detener a un delincuente en Estados Unidos, se mete en la acera y lo atropella sin más. Poco antes difundieron grabaciones de los recientes asesinatos de negros desarmados a manos de las fuerzas del orden. Imágenes realmente aterradoras de un país donde la tenencia de armas, desde los tiempos del Far-West, se ha convertido en un cáncer incurable. Añádase a eso el furor de las bandas latinoamericanas, los jóvenes seducidos por la yihad, la violencia de género, la que surge entre padres e hijos, alumnos y maestros, en fin los secuestros y las matanzas indiscriminadas de África y Oriente Medio. Todo ello plantea la pregunta: ¿Crece la violencia en nuestro mundo? Y yendo al origen, ¿aumenta el odio en nuestros corazones?

Una vez leí en Antonio Blay, un psicólogo que después de viajar a la India hizo una extraordinaria síntesis de desarrollo personal que divulgó a través de cientos de conferencias y docenas de libros, un texto esclarecedor:

“Todos nuestros problemas, sin excepción, derivan del hecho de querer retener algo. Y este este intento de retener, es falso. El vivir es un riesgo permanente de inseguridad, de mutación, de cambio. La vida es un río, yo soy un río, y el río no se va a detener. Cuando quiero retener algo, estoy creando violencia…, (más…)

Share