Meditación sobre el selfie

selfie

El selfie se ha puesto de moda. Se trata de disparar una autofoto, generalmente con la cámara delantera del móvil, para incluirse en paisaje de fondo y divulgarla por la red. Los selfies pueden resultar peligrosos si se realizan en situaciones comprometidas, como hemos comprobado en noticias recientes: un matrimonio polaco que se despeña por el cabo de Roca en Portugal, otra familia que cae al apoyarse en una balaustrada insegura en Sitges, gentes que sufren accidentes al hacerse el selfies conduciendo al subirse en un vagón de mercancías y en otras situaciones comprometidas.
La autofoto es una manifestación más del protagonismo mediático del que somos víctimas. Se trata a toda costa y nunca mejor dicho de “salir en la foto” y alcanzar popularidad sea entre los amigos de las redes sociales, sea en una grabación para youtube. (más…)

Share

El dilema ético del fotoperiodista

Mil veces buenas noches

 

Nil veces

 

El dilema ético del fotoperiodista en zonas de conflicto con una interpretación antológica de Juliette Binoche

Nunca como  ahora hemos asistido en directo a los más graves acontecimientos mundiales. La presencia de una cámara en cualquier tragedia o conflicto bélico se ha convertido en una obligación informativa y también en un negocio, la venta de la noticia por encima de todo. Ello comporta una serie de interrogantes éticos. ¿Puede el fotoperiodista en conciencia dar cuenta de un hecho tan grave como la autoinmolación de un hombre-bomba sólo para contarlo, sin intervenir de alguna manera, sin denunciar? ¿Está el scoop, la exclusiva, por encima de todo, incluso de la vida privada? ¿Es la información un agente real de cambio en nuestra sociedad?

Todas estas preguntas y más se formula el director noruego Erik Poppe (más…)

Share

A veces, cuando vuelves

 

bici-mare

 

De muchos modos y maneras Dios se nos comunica en la vida. En mi juventud, cuando tenía diecisiete años, disfrutaba a pleno pulmón de la biblicleta proque, como había sido un niño enfermo, con tuberculosis ósea en la cadera, me costó mucho volver a pedalear. Empecé a usarla a medio pedal hasta que conseguí dar la pedalada entera. Entonces mi hermano menor, Miguel Ángel corrió muy contento a contárselo a nuestra madre: ¡Pedro ya puede pedalear del todo! Y la bici se convirtió para mi en sacramento del encuentro con la naturaleza, particularmente junto al mar de Cádiz, un infinito que la abraza.

Aprendí entonces a saborear el silencio a piñón libre para poder escuchar el Mar…

 

A VECES CUANDO VUELVES

A veces, cuando vuelves,
de nuevo soy aquel
que en bicicleta
renacía del mar
el aire y el silencio,
compañero de amor,
mi Dios de cerca;

y escucho en mí otra vez
el canto agudo
del piñón, lanzando la cadena,
mientras, azul el cielo,
volaban gaviotas.

Me renacen las teclas olvidadas
de un piano de agua
y de requiebros.
Oh voz, palabra familiar,
desde la sangre antigua,
llamándome otra vez
a ser del todo
una gota en el mar
polvo del aire,
y andar con los bombachos
soñoliento
por las olas sin rumbo
que inventa el horizonte.

Pedro Miguel Lamet

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share

El abanico

abanico

Con la llegada del calor del verano siempre me viene a la memoria el abanico, un instrumento tan utilizado en mi tierra gaditana, cuyo varilleo sirve de fondo hasta de las misas de la umbrosas iglesias, y sobre todo en la implacable hora de la siesta andaluza, cuando el mundo se detiene. Pero muy especialmente el abanico me trae el dulce recuerdo de mi madre…

 

                 EL ABANICO

Si pudiera estar ella meciéndose en tu aire
con la mesa camilla vestida de merienda
y volviera el ceceo a recorrer la herida
que ha dejado desnuda de paredes la casa.

¡Ay, pequeño abanico, compás del Universo,
cómo habitas su ausencia y repites sus dichos
y recoges las lágrimas que en silencio vertiera!

Pero ya nadie acuna tus inmóviles flores
y una voz que dormita en tus viejas varillas
parece despertarme del sopor del verano,
igual que un sacramento, palabras consagradas:

“Qué calor hijo mío! ¿Qué quieres hoy de cena?”.

               Pedro Miguel Lamet

 

Share

El funambululista de Dios

Francisco miraLiu Ming, el médico chino del Papa que le atendió y devolvió la salud cuando éste era arzobispo de Buenos Aires, anda preocupado. Y es para estarlo. Pero no sólo por la inhumana agenda del pontífice, que rebasa con mucho las fuerzas de un hombre de setenta y ocho años, sino porque Francisco, además de su carisma sacerdotal, tiene vocación de funambulista. Sus saltos, piruetas verbales y últimas denuncias confirman los altos riesgos que asume y acabarían con los nervios de cualquiera.
Los mafiosos de Calabria ya han respondido a su pública excomunión, manipulando una imagen de la Madonna –¡pobre aldeana de Nazaret!- que hicieron reclinar ante el domicilio de un famoso capo de la Ndrangheta en un pequeño pueblo de Reggio Calabria, escenario de una sangrienta guerra de clanes. O el boicot a la misa en la cárcel Mamertina de 200 presos de la Mafia. Y es que, ya se sabe, en Italia hasta el crimen organizado pretende el agua bendita de la Iglesia. Con todo parece, ojalá, que de momento los mafiosos no se atreverán a más, aunque solo sea por la popularidad mundial del papa Bergoglio. (más…)

Share

Adolfo Nicolás: Afinar el instrumento para la sinfonía del presente

NicolasEl pasado  21 de junio se unieron los jesuitas españoles en una sola provincia. En ese acto, celebrado en Madrid, el superior general, Adolfo Nicolás, tuvo un par de intervenciones. Pero quiero destacar una, la homilía, porque me parece un programa no solo para jesuitas y religiosos, sino para cualquier ser humano. Su diagnóstico del momento angustiado que vivimos y la síntesis que hace de Oriente y Occidente, entre el camino, la verdad y la vida, y su invitación a afinar el instrumento para lograr la armonía en la sinfonía universal, me parecen antológicos. Os dejo el texto completo:

La lectura que hemos escuchado de Romanos nos da el programa, que no es otro que el programa común de vivir plenamente el Evangelio. De Jesús. Estamos en un mundo nuevo, distinto al de San Ignacio y necesitamos crear. Estamos en una disposición nueva. Termina el capítulo diciendo “Venced el mal con el bien”. Todos sabemos que la victoria del bien es un artículo de fe, porque no se ve por ninguna parte. Todos sabemos que por mucho tiempo vencerá el mal, interés mezquinos, estrechez de miras, egoísmo o dinero, como el gran ídolo, ocmo dice el Papa Francisco. Este es el precio del reino de Dios, este es el precio que nos pone la carta a los Romanos. Va a ser difícil responder hoy, igual que en tiempos de San Ignacio también era difícil. No somos un mundo especial, pero muchas cosas se nos han hecho un poco más complejas, un poco más difíciles. Hoy sabemos más de psicología esto hace difícil tratar algunos problemas. Sabemos más del sufrimiento humano, sabemos más de presiones sociales, tenemos periodistas y políticos menos lúcidos, por decirlo, sin decir nombres. (más…)

Share

Historia de amor entre monje y monja en Meteora

Meteora  Meteora3

Minimalista historia de amor erótico, con sabor a icono bizantino, entre un monje y una monja ortodoxos, separados y unidos por el trágico paisaje de los monasterios de Meteora.
Pocos emplazamientos tan dramáticos como dichos monasterios enclavados en unas imponentes masas rocosas originadas por un hundimiento geológico, hace cientos de miles de años, en la llanura de Tesalia al norte de Grecia. Encaramados en esos picos de forma inverosímil, los religiosos se construyeron cenobios, huyendo de los turcos, en el siglo XIV, que están habitados desde entonces por monjes ortodoxos griegos -uno de ellos por monjas-, a los que tenía un acceso a través de redes y canastas alzadas por poleas, antes de construyeran escalas. En pocos sitios el ser humano ha logrado acercarse físicamente al cielo como aquí, conjugando el simbolismo religioso trascendente con la belleza ascético-mística del paisaje de este lugar declarado por la UNESCO patrimonio de la humanidad.
Spiros Stathoulopoulos es un joven director greco-colombiano, cuyo esfuerzo por la creatividad y ruptura se puso ya de manifiesto en su primer largometraje, PVC-1, la historia de una joven que ha de sobrevivir con una bomba-collar fabricada de material plástico.
Con Meteora, ganadora de diversos reconocimientos en festivales en Cartagena, Cannes y Bangkok y Berlín, se plantea otro singular desafío: confrontar el amor del cielo y de la tierra, el espíritu y la carne, a través de la relación amorosa casi imposible entre un monje ortodoxo griego, Theodor, y una novicia ortodoxa rusa, Urania, separados por el abismo que media entre los riscos de sus respectivos monasterios, ambos situados a más de seiscientos metros de altura, además de por el abismo mayor de su opción personal, el voto de castidad. Para ello, como si de un libro miniado se tratara, Spiros acude a la elementalidad de la iconografía bizantina, con rostros hieráticos y fondos en oro, para ilustrar este pequeño relato con animaciones que dividen los capítulos del film. (más…)

Share

La facundia del papa Francisco

 

papa Francisco2No pocas personas están asustadas de la facilidad y la frecuencia con que el papa Francisco concede entrevistas. Piensan que en boca cerrada no entran moscas y que con tanto hablar le va a coger en un renuncio. Uno que ha dedicado muchos años a la información religiosa a pie de calle es testigo de lo difícil que ha sido, y aún es por desgracia, arrancar unas declaraciones a un prelado. Solo acercarle la alcachofa, con honrosas escepciones, era ocasión para que el obispo en cuestión pusiera cara de susto y, con una sonrisa más o menos forzada, se quitara de en medio. Entre las escepciones de hace años había hombres de Iglesia preclaros que sabían aprovechar la oportunidad para llevar el agua a su molino: recuerdo por ejemplo al cardenal Tarancón, a Helder Cámara, el padre Arrupe y muchos otros.

Cuando con toda buena voluntad intentas convencerles de que pierden así el púlpito más formidable que pueda soñar un clérigo, te contestan: “No, es que te manipulan”. La réplica era bien fácil: “Pues manipúlelos usted”. “¿Como?” “Pues bien fácil. Convoque al informador y dele un títular en su provecho, como por ejemplo saben hacer hábilmente algunos políticos”. Nada. Tampoco servía que se les diera un cursillo de medios de comunicación como se hizo alguna vez en la Conferencia Episcopal. La huida al cobijo de la sacristía o el palacio episcopal parece ser la única forma solucionar el problema y liberarse de los lobos de la noticia.

¿Y qué decir de conseguir alguna entrevista a un Papa? (más…)

Share

En busca de tu mar

Playa de Alvor. Algarve (Portugal)

Playa de Alvor. Algarve (Portugal)

Nací junto al mar, está unido a mi vocación, a mi tuberculosis ósea infantil, a mi vida,

y lo llevo dentro doquiera voy.

EN BUSCA DE TU MAR

Con el adiós de aquella vela mía
que desde el mar jugaba con la espuma
para hundirse después entre la bruma
y colmar de añoranzas mi poesía;

con el rumor del mar en que nacía
a sueños imposibles esta pluma
por escribir el poema que rezuma
la nostalgia de amor en que vivía,

mis dedos te buscaron en la arena
de esas playas besadas por la luna
que seducen atrapan y dan pena,

sin saber que en ti ya todo lo tenía
pues soy barco y ribera, tumba y cuna
marino de tu mar y tu poesía.

Pedro Miguel Lamet

 

Share

El Greco: La Belleza salvará al mundo

 

Maria Greco

Bajo el encaje de piedra de la catedral toledana, inmortales cuadros de El Greco convocan a visitantes de todos los paises al IV centenario de la muerte del pintor. En el hospital-museo de Santa Cruz se pueden admirar cien obras procedentes de todo el mundo del gran cretense afincado en la ciudad castellana: un lujo para los ojos y el alma.

De aquel primerizo pintor bizantino de iconos, su formación posterior en el manierismo italiano y su entronque con la mística de la contrarreforma, dan por resultado, en una explosión de color, seres como antorchas que apuntan al infinito. Personal, libre, rompedor, tuvo conflictos y desprecios de toda índole. Pero, gracias a un grupo de mecenas toledanos, conservamos la obra del pintor que mejor ha iluminado la trascendencia encarnada adelantándose en técnica e inspiración a su tiempo.
Los ojos del Jesús del Expolio, la teoría de rostros humanos ante la muerte del conde de Orgaz, el arrebato de colores del cielo, la sombras de su ciudad de adopción, la dulzura azul de sus Vírgenes, el misterio de sus caballeros enlutados, la psicología de sus apóstoles y santos, la compleja composición vertical de sus retablos, nos conducen de la imagen al concepto, de lo terreno a lo divino, de la belleza natural a la fe, de lo visible a lo invisible.

En su tiempo le llamaron excéntrico y hasta loco. Hoy nos recuerda que en el arte altea un sabor a más y que, como dice un personaje de El Idiota de  Dostoiewski “la Belleza salvará al mundo”.

 

Share