Un Dios original: afectado, compasivo y comprometido.

Se trata de un Dios original y único que lleva la clave gratuita y libertaria del hacer creativo a toda la historia de la humanidad, y por ello salvífica. Dentro de los gestos originales podemos destacar que es :

El Dios del pueblo…

    • En él se pasa del enfrentamiento de Zeus y Prometeo al amor generoso del Dios que  da su vida al hombre para que desee y aspire a la felicidad divina y eterna: Hace al hombre a su imagen (Gn 1,26)
    •  No se rige por el poder, el éxito o lo grandioso, su clave fundamental de elección va  por otros caminos: Elige por puro amor a lo pequeño (Deut 7,7ss).
    • Se identifica con el pueblo: “vosotros seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios” (Ex 6,3):
      • Un Dios afectado, no es indiferente , y se inclina  dejándose tocar por el dolor del oprimido: “Oye su gemido y dolor”
      • Compasivo, se baja a la realidad y la entiende desde abajo: Se compadece con el que sufre
      • Comprometido: Toma determinación frente al sufrimiento y se compromete:
        • “Yo os libertaré” (Ex 6,6) De la esclavitud y la opresión a la liberación.  Enamorado de la libertad no soporta la esclavitud, no a los que esclavizan.
        • Destrucción del Faraón poderoso  injusto para salvar a su pequeño pueblo a través de un proceso pedagógico y educativo para que entienda su función de mediador y de siervo para todos los pueblos de la tierra.

Un Dios amante de  las fiestas y  las celebraciones:

        Siente una gran alegría de los pasos dados y  logrados y pide que que se festejen y se celebren para que sean fuente de vida y de luz para todos. El Dios del memorial, que revitaliza constantemente los acontecimientos haciéndolos creíbles.

Un Dios celoso…

Un Dios tan humano que es hasta “celoso”: “No te postrarás ante ningún otro Dios, pues Yahvéh se llama celoso, es un Dios celoso”. Son los celos de   amor radical por su pueblo.

  • Unos celos dentro de un amor descentrado: “hagas lo que hagas yo te seguiré amando” (Ezequiel,16)

Corre la suerte del pueblo:  emigrante y transeunte

  • Un Dios presente en el arca  que vive en tiendas de campaña para acompañar a su pueblo a todos los sitios,  y ser uno más dentro del él y vivir su misma historia y acontecimientos. Se deja hasta  “ser robado” (1 Sam 5,11).
  • Este Dios protege al débil frente al poderoso y lucha a su favor desde lo pobres medios que este tiene (1 Sam 17,40ss)
    • Medios débiles para combatir a los fuertes.
  • Es como un pastor que cuida de su pueblo y lo guía (Sal 23) que escucha en el peligro y no abandona (Sal 25) Conoce lo más profundo del hombre y ahí se manifiesta (Sal 139)
  • No es creador de la muerte ni la quiere, se compadece de todo y ama la vida (Sab 11,23)
  • Desenmascara a los ídolos y pone en evidencia su falsedad (Sap 15).
  • Da su Espíritu de vida a los fieles (Is 32,15;  Jl 3,1)

2 Responses to “Un Dios original: afectado, compasivo y comprometido.”

  1. Bueno, sólo quería decirte, que me entro en tu blog casi a diario, y que me resulta de lo más interesante y reflexivo.

    Te estoy escribiendo desde un Mini Hp que me han traído los Reyes porque mi marido y mis hijos se han empeñado en que aprenda mejor las nuevas tecnologías y cada vez que me ven con el ordenador entre las manos vienen a intentar explicarme algo, aunque no se si con la intención de que yo aprenda o de cogerlo ellos, ja, ja…

    Hoy he leído tu artículo de ayer día once hablando de “nuestro” Dios afectado, compasivo y comprometido y aunque estoy totalmente de acuerdo, qué difícil es ver imágenes de Haití después de dos años de ocurrido el terremoto, y preguntarme si Dios no está un poco distraído. O el mismo día que abrí mi Regalo de Reyes, tanta ilusión que me hizo y con tanta alegría que me lo dieron, veía en el Telediario 24 horas una mujer llorando por las riadas de Brasil y diciendo que lo había perdido todo, y yo lloré porque me parecía tan injusto, tan injusto, que unos tengamos tanto y otros tan poco, o es más, nada! que se dice pronto…, que me sentí verdaderamente mal, sin dejar de agradecer al Señor la buena vida que me ha dado.

    Después de leerlo todo y de ver las noticias, sigo pensando, que Dios no está donde no lo dejan entrar, y que verdaderamente el Señor se encuentra al lado de los que sufren, aunque algunas veces es difícil darse cuenta, y que aunque no deseo que el Señor me ponga a prueba, creo que tengo una fe fuerte, espontánea, y que siempre desde niña, me he sentido atraída por este Dios maravilloso, que me cuida y me mima y no ha dejado nunca de acompañarme, aunque mucha gente (compañeros, amigos…) piensen que soy una ilusa, y que todo es producto de mi imaginación.

    Pienso, que es cierto lo que dice mi Salmo preferido: Aunque camine por cañadas oscuras nada temo, porque Tú vas conmigo, palabras que digo al Señor cada noche, y que seguro que se cumplen con muchas personas que sufren tanto, tanto.

  2. Me encanta este artículo.Me llama mucho la atención la forma en que hablas de Dios como un padre tierno y compasivo que siempre se preocupa mucho por todos sus hijos incluso cuando caen en las redes del pecado y del mal.
    Ese artículo me hace pensar siempre en todas las personas que a lo largo de la historia y aún hoy siguen sufriendo en el mundo por muchas causas (discriminación,persecución etnica o religiosa,guerras,crimen organizado…) .A lo largo de la historia de la humanidad ha habido muchas situaciones en las que el hombre se ha visto atacado y cruelmente ultrajado en lo más hondo de su alma y de su dignidad.
    Buenos ejemplos de todo ello son las 2 Guerras Mundiales,el Holocausto nazi contra los judíos principalmente,las guerras que azotaron los Balcanes en las últimas decadas del siglo XX en las que murieron muchos inocentes por su etnia o religión o las recientes Guerras de Irak y Afganistán,que aunque hayan eliminado los regimenes autoritarios de Sadam Hussein y de los talibanes respectivamente,han supuesto la muerte de muchos hombres,mujeres y niños por el terrorismo sectario.
    Comparando mi vida con las de aquellos que sufren,pienso que soy muy afortunado de no tener una vida tan desgraciada pero me duele que haya hombres,mujeres y niños en todo el mundo que sufren en sus propias carnes todas las manifestaciones del mal mientras que yo tengo una vida dichosa y felíz.
    Hoy me siento impotenete para poder hacer algo al respecto y eso me hace sentirme mal.Cuando me imagino ese tipo de historias y situaciones,me pongo tan triste hasta el punto de echarme a llorar.