Otoño florido

Preñado de vida eterna…

Otoño florido…mañana de sábado, hoy con la alegría de bautizar a mediodía a una niña, con el nombre de “Celia”,  y de celebrar con la comunidad parroquial a la tarde, me da tiempo para acercarme en paseo otoñal al centro de la ciudad, para mirar algún libro y hacerme de la agenda nueva. En el paseo, bruma y niebla regalada por el Guadiana, pero en la cabeza del puente el jazmín enorme y  siempre florido, a pie de calle para ser de todos sin ser de nadie en un edificio municipal – aunque siempre regado por la mano anónima-, donde solo nos separa de él una valla cruzada, y dando continuamente color y olor de primavera… y  pienso en el otoño florido… en el que necesitamos sembrar para que no se olvide la primavera y podamos recoger frutos en verano… en este tiempo de bruma y niebla de crisis y sufrimiento, del que escribo en una carta al Director en el diario “HOY”…
Le voy dando vueltas en mi cabeza a estas ideas, y entro en la librería –a la que le seguimos otorgando el calificativo de “diocesana”- miro la estantería tentadora de las novedades y allí me encuentro libros que me hacen sentir que en la Iglesia tampoco faltan flores de esperanza en su otoño, con los ojos fijos en Jesús y la mirada hacia la vida eterna…ese otoño eclesial que quiere ser de siembra en la nueva evangelización, que mira al Concilio con la nostalgia de que otra iglesia es posible para otro mundo que también es posible, pero que aún no ha dado con el discurso original de Cristo entendible para el hombre de hoy, que ha de tener como siempre las claves de la compasión y la misericordia con el que sufre, y alimento de esperanza para todos…algunos parecen que lo intuyen, aunque tengan que sufrir por ello. Elijo alguno de estos que me provocan esperanza.

Y en este paseo otoñal, sabatino, orante, vuelvo a casa por el puente viejo, dedicado a los peatones, con mis libros para el calor del hogar, en la mesa camilla con brasero, para el espíritu, y  la agenda nueva para un año preñado de esperanza florida. Un año de regalo del Padre, que cuenta con nosotros para que avance el Reino de Dios…y por qué no decirlo, para que luchemos contra toda situación infernal que se da en este mundo;  sintiendo cada vez que nos enfrentamos a la muerte que produce sufrimiento y dolor, causados por la injusticia y la indiferencia, que estamos construyendo el Reino del amor y la justicia, y a nosotros los cristianos en ello nos va la vida, porque tenemos los ojos fijos en El, creemos en sus sentimientos, y estamos enamorados de la vida eterna que se nos ha prometido. Vida que olemos en cada rendija de  lo cotidiano y en cada rostro humano al que nos acercamos… y respiro profundo y agradecido de poder andar en estos pensamientos y sentimientos, y  a la vuelta miro y contemplo de nuevo  el jazmín florido, con la esperanza de una Iglesia en la que siempre algo nuevo está brotando, y en un mundo donde el grito por lo justo y lo humano está creciendo día a día. Y siento que es imparable dibujar un horizonte de fraternidad, de vida y eternidad en el amor pleno -así miro y siento los rostros de las personas anónimas que me voy encontrando en el paseo-. Por eso,  desde esta agenda para estrenar de lo diario y lo cotidiano, oro y confieso que  yo también creo en la Vida Eterna, y lo hago desde el jazmín florido, preñado de luz y color, en las entrañas del otoño.

 

6 Responses to “Otoño florido”

  1. Decididamente caminas en plena primavera. Por mi tierra el otoño no presenta sino la imagen del enroque, a la espera del invierno ya tan próximo.
    También creo en la Vida Eterna. Pero aún queda tanto por descubrir, rumiar, disfrutar, escribir…
    Voy a tratar de reforzarme en esperanza con el Adviento que ya llega.
    Saludos

  2. En la belleza que nos rodea,en la sencillez de lo cotidiano,en lograr ver el paisaje a través de la niebla es donde está el Reino y saber disfrutar de ello nos llevará a la Plenitud

  3. Me gusta! Qué bonita y bucólica es la vida de los profesores universitarios en Badajoz…

  4. José, muchas gracias por este bello artículo, lleno de fe y esperanza. Desde Santander un abrazo agradecido.Mensajes así dan esperanza a este otoño eclesial, como dice, s pero que aun pasará el invierno. y luego vendrá la primavera. Cómo?, Cuándo?. No sabemos, pero vendrá. Un abrazo, hermano. Antonia

  5. Gracias por hablarnos de esperanza, de primavera a las puertas del invierno

    Gracias por creer que la vida tiene futuro y es, por tanto, eterna.

    Gracias por recordarme que el infierno está aquí, entre nosotros, y que podemos hacer algo, mucho, para salir de él y, sobre todo, para que salgan los demás

    Gracias.

  6. El jazmín te da una idea de vida eterna? O es la revelación de Jesús, de que estaremos junto al Padre? O es que Dios Padre es el Dios de la vida no de la muerte? Un abrazo fraterno. Andrés

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)