El dibujo y la visita del día

El juego de Dios en nuestras vidas Soy un afortunado!   Lo digo sin querer ser pretencioso. Cada día el Señor me rodea de cantos de esperanza y de liberación, en lo cotidiano que se hace extraordinario. Hemos celebrado –hay quien dice que a bombo y platillo facebookiano- el 87 cumpleaños de mi madre. Ha habido […]